“Trash, ladrones de esperanza”, el nuevo largometraje de Stephen Daldry

0
442

La última película del realizador británico, que podemos disfrutar en nuestras salas de cine desde el pasado 28 de noviembre, nos cuenta las peripecias de Rafael, Gardo y Rata, tres chiquillos cariocas, al encontrar una billetera repleta de dinero.

Trash niñosTrash, ladrones de esperanza comienza con la historia de tres niños en Río de Janeiro que consiguen dinero rebuscando en la basura y llevándose residuos del vertedero. Así, se muestra la pobreza reinante en las favelas, la hambruna, la suciedad, las drogas y los trapicheos. Los imprevistos acontecimientos provocan una fuerte unión entre los tres jóvenes que desembocará en una fraternal e incondicional amistad.

Sin embargo, no es solo un reflejo de la miseria de algunas zonas de Brasil y de cómo tres niños tienen que luchar por sobrevivir día a día, sino que es una denuncia a la corrupción política y económica que sufrimos actualmente en muchos países a causa de la avaricia de nuestros dirigentes. Debemos mencionar, además, la crítica hacia las fuerzas policiales locales, aliadas al Gobierno y que vulneran una y otra vez los derechos que posee todo ser humano. Frente a estos adultos perversos, destaca la perseverancia de esos niños por hacer el bien, por ser inquebrantables ante las amenazas y por relegar temporalmente el miedo que a menudo les amenaza.

El reparto es muy satisfactorio. Pese a su corta edad, Rickson Tevez, Eduardo Luis y Gabriel Weinstein hacen un trabajo formidable: son creíbles en sus papeles y se manejan como pez en el agua ante las cámaras. Les acompañan Martin Sheen, en el papel de un bondadoso sacerdote, la versátil Rooney Mara –nominada a mejor actriz principal en los Oscar de 2011 por su papel de Lisbeth Salander en la versión americana de Millenium, dirigida por David Fincher– y los actores brasileños Wagner Moura y Selton Mello.

Aunque Trash, ladrones de esperanza no está al nivel de otras películas del director como Billy Elliot (Quiero bailar), Las horas o The Reader (El lector), es bastante superior a Tan fuerte, tan cerca que resultó excesivamente melodramática. Se agradece el tono de comicidad en algunas escenas, protagonizadas generalmente por los jóvenes, que alivia el peso del drama al que el espectador está asistiendo, convirtiéndose en una película familiar con la que pueden disfrutar un amplio abanico de espectadores. La única pega que le podríamos poner es que el desenlace es poco verosímil y algo previsible. Aún así, eso no impide que sea un largometraje con el que podamos pasar un buen rato.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=xr_Ef1D-Uls[/youtube]

Imágenes y tráiler: Universal Pictures

Dejar respuesta