Termómetro de series USA (3ª parte) : Ni frío ni calor y Bajo Cero

0
355

Y llegamos a la tercera y última parte del termómetro, en el que comentaré las series que me han dejado indiferente y las que me han decepcionado sobremanera. Id cogiendo los abrigos, porque está empezando a refrescar.

Ni frío ni calor

-Gracepoint

Un joven de 10 años es asesinado en un pequeño pueblo llamado Gracepoint, y el recientemente trasladado detective Emmet Carver (David Tennant) es el encargado de llevar el caso, en el que irá viendo cómo buena parte del pueblo es sospechosa  del crimen. ¿Quién será el asesino del pequeño Danny?01

La versión americana de Broadchurch es bastante fiel a su original británica. Demasiado fiel, de hecho. Mismos planos, diálogos muy similares, incluso los nombres y apellidos de algunos secundarios son los mismos (¿tendrá también el mismo asesino?); por lo que hace que aquel que haya visto Broadchurch le resulte indiferente este remake americano. Sin embargo, para aquellos que no la hayan visto, esta serie les agradará muy satisfactoriamente, pues te mete de lleno en la trama y enseguida empezarás a indagar sobre quién podrá ser el asesino.

Por otro lado, para los que ya hayan disfrutado de Broadchurch y no les apetezca repetir, cualquier excusa es buena para volver a disfrutar de la magnífica interpretación de David Tennant (Doctor Who), quien repite el papel del detective protagonista, esta vez con acento americano en lugar de su habitual acento escocés; aunque, desgraciadamente, eso no quita el hecho de que se pueda hacer repetitivo igualmente. La mejor alternativa que podrían haber hecho es haber relatado una historia de temática similar, pero totalmente ajena a Broadchurch (incluso podrían coger al mismo personaje protagonista haciendo, por ejemplo, que le hayan trasladado a EEUU para resolver el crimen), para así tener una historia totalmente nueva que atraiga mejor al espectador que ya haya visto la versión británica y no sienta que está viendo otra vez lo mismo.

02-Selfie

Eliza Dooley (Karen Gillan) es una atractiva joven obsesionada con su ego y las redes sociales, hasta tal punto de pretender tener el mayor número de seguidores posibles en todas ellas. Tras una vergonzosa ruptura delante de sus compañeros de trabajo, se da cuenta de que, por muchos seguidores que pueda llegar a tener, no tiene ningún amigo de verdad, por lo que decide pedirle ayuda a Henry (John Cho), un compañero de trabajo que es el mejor de la empresa en el departamento de marketing, para que le ayude a mejorar su imagen y a comportarse como haría una persona normal.

Aunque es verdad que tiene puntos muy buenos y que hace una buena crítica al comportamiento de la mayor parte de la sociedad actual, como sitcom puede dejar un poco que desear, sobre todo si la comparamos con grandes pesos pesados como Modern Family o The Big Bang Theory. Cabe destacar especialmente la magnífica interpretación que hace Karen Gillan (Doctor Who) de chica atractiva mega guay y ultra pija narcisista, a la que coges asco desde el minuto uno, pero que a lo largo del piloto la vas cogiendo cariño a medida que va cambiando poco a poco su forma de ser. Por lo demás, una serie ideal para pasar el rato si no tienes nada mejor que hacer (y ver).

Bajo cero

-Once Upon a Time (Érase una Vez)

Érase una vez una buenísima serie que empezó hace tres años, donde nos presentaban una idea de lo más original: los personajes de los cuentos populares en realidad existen en una realidad alternativa, y han llegado nuestro mundo a consecuencia de una terrible maldición que lanza la Reina Malvada (Lana Parrilla), haciendo que pierdan todos sus recuerdos y estando atrapados en un pueblo ficticio donde no pasa el tiempo llamado Storybrooke, a excepción de ella misma (entre otros pocos). Sin embargo, poco antes de que la maldición les alcanzase, Blancanieves (Ginnifer Goodwin) y El Príncipe Encantador (Joshua Dallas) consiguen poner a salvo a su hija recién nacida en un árbol mágico, ya que, según la profecía que les vaticinó Rumplestiltskin (Robert Carlyle), dentro de 28 años, su hija sería la salvadora que rompería la maldición. 28 años después, Emma Swan (Jennifer Morrison) recibe la visita inesperada de un niño de 10 años que dice ser su hijo, al que dio en adopción al poco de nacer. Emma, que no está interesada en mantener una relación con él, decide llevarle de vuelta a su pueblo, Storybrooke. Una vez allí, el chico le dice que el pueblo está bajo una maldición, y le cuenta quién es en realidad y cuál es la función que tiene que desempeñar para poder salvarlos a todos. Emma, evidentemente, no le cree, pero, al notar que su madre adoptiva Regina (que no es otra que la mismísima Reina Malvada) parece ocultar algo, decide quedarse un tiempo para averiguar qué se cuece en este misterioso pueblo…03

Los espectadores estaban encantados con el rumbo que estaba tomando la serie y disfrutaban muchísimo de cada capítulo, expectantes por saber lo que ocurriría en el siguiente. Sin embargo, esa felicidad duraría poco (temporada y media, concretamente), pues habían unos seres malvados y mezquinos, llamados guionistas, que estaban dispuestos a arruinar el buen prestigio de la serie y, con ello, la felicidad de los pobres espectadores. Y desde luego lo consiguieron a conciencia. A partir de la segunda mitad de la segunda temporada, el argumento de la serie empezó a ir cada vez más y más cuesta abajo, con algún pequeño momento de subida, a cada temporada más ínfimo. Empezaron a desaprovechar cada vez más a personajes secundarios importantes en la trama, y más tarde llegaron incluso a desaprovechar a los personajes principales, hasta tal punto que a día de hoy han echado a perder a todos los personajes de la serie; y cada vez está fallando más argumentalmente, llegando a haber agujeros muy graves en la trama, tan graves que parece que ni los propios guionistas se leen lo que han escrito anteriormente e improvisen muy malamente sobre la marcha.

Desgraciadamente, esta situación cada vez está más lejos (por no decir que es prácticamente improbable) de tener un final feliz, ya que el nuevo arco argumental que han estrenado, el cual comprende la primera mitad de la cuarta temporada, me ha dejado bastante helado. Y nunca mejor dicho, pues este arco está basado en Frozen, la última película de animación de Disney, no sé si os sonará (nótese la ironía). En ella reiteran los fallos de guión y personajes desaprovechadísimos, acompañado esporádicamente de algún momento aceptable y, escasamente, alguno que otro realmente bueno.

Entre tanta mediocridad cabe destacar la excelentísima caracterización de los personajes, especialmente los relacionados con Frozen, que, tanto por el vestuario como por las buenísimas interpretaciones de los actores, hace que parezca que estés viendo a los mismísimos personajes de la película en carne y hueso. Por otro lado, las interpretaciones de Lana Parrilla y Robert Carlyle siguen siendo brillantes, pero, al estar tan desaprovechados sus respectivos personajes, hace que no destaquen tanto como deberían, salvo en algún que otro momento puntual.

Es una verdadera pena que una serie que había arrancado de una manera sublime haya quedado en tan poca cosa, y cada vez más aburrida y absurda. Si, a pesar de todo, decidís ver esta nueva temporada, he aquí un consejo para que se haga ameno el visionado: haced el típico juego de beber. Cada vez que algún personaje diga Let (he/she/it) go echad un trago. La cogorza está asegurada.

04The Simpsons

Y llegamos al culmen de las decepciones, que no es otra que la popular familia amarilla: Los Simpson. Esta serie empezó sus andanzas como una serie de cortos para el programa El Show de Tracey Ulman en abril de 1987. Debido a su enorme éxito, pasó a convertirse en una serie de 30 minutos de duración, debutando hace exactamente 25 años (17 de diciembre de 1989).

El éxito, por desgracia, solo duró 10 temporadas, pues a partir de la undécima el nivel empezó a ir bajando gradualmente, y en la duodécima la calidad ya descendió vertiginosamente, hasta llegar a un nivel de absurdez que hace que Once Upon a Time resulte agradable de ver en comparación. Y no solo lo digo yo, lo dicen hasta los propios guionistas, quienes, en la cabecera de Simpsorama, el episodio crossover con Futurama, rezaba la siguiente frase: Una serie sin ideas se une a una serie sin episodios. Pero como, a pesar de todo, la serie vende, la cadena Fox no se va a desprender de su (exprimidísima) gallina de los huevos de oro tan fácilmente.

Conclusión, la Fox debería cancelar la serie y dejar que Los Simpson se muden a Quahog con los Griffin; ya nos han demostrado que juntos dan muchísimo más juego que por separado.

Fotografía 1 tomada de: http://cdn.seriable.com/wp-content/uploads/2014/10/gracepointcanren1.jpg

Fotografía 2 tomada de: http://4.bp.blogspot.com/-77h-7ZzY9fY/VDWV4xipRFI/AAAAAAAANJs/smV6uNduQKM/s1600/Selfie-T01-poster-001.jpg

Fotografía 3 tomada de: http://1.bp.blogspot.com/-16niONgYR68/UHONjCEhx4I/AAAAAAAADNE/MOVlxgHCRzo/s1600/emmatear.png

Fotografía 4 tomada de: http://www.simpsoncrazy.com/content/pictures/homer/homer-doh.png

 

Dejar respuesta