Si el amor te dijo “no”, pregúntale otra vez

0
409

sielamor

Si el amor te dijo “no” pregúntale otra vez, una novela que lucha por esas segundas oportunidades en el terreno sentimental.

¿Quién dijo que había que ser conformista en el amor? Desde luego, las protagonistas de este libro (Alejandra, Helena e Irene) creen que no desde tres perspectivas y tres puntos de vista distintos y, a la vez, muy similares. Madre, tía y sobrina se verán envueltas en diferentes aventuras amorosas de las que saldrán airosas en algunas de ellas y en otras no tanto. Porque, en lo que a los sentimientos se refiere, no hay nada escrito y todo es posible, viviéndose con la misma intensidad a los veinte que a los cuarenta años.

El destino querrá una vez más poner trabas en sus caminos y no dejárselo nada fácil: amores olvidados, matrimonios muertos y amistades rotas, pero no será eso lo que les haga tirar la toalla, sino coger más fuerza y superar cada uno de los obstáculos. Les ayudará a tomar el valor que la familia y el apoyo de ésta merecen, y el coraje necesario para comenzar desde cero. Sin embargo, algo inesperado les terminará llevando a más de tres mil kilómetros de España, a la isla griega de Santorini en donde disfrutarán de una preciosa estancia y de todo lo que Grecia les puede ofrecer: increíbles paisajes, la empatía de los habitantes y la belleza del mar.

Alegrías, tristezas, reencuentros, infidelidades…, regado con erotismo y fantasía, es la receta que nos proporciona esta segunda entrega de la autora, Silvia C. Carpallo. Si lo que buscas es una lectura ligera, cargada de aventuras y vivencias pero, sobre todo, una visión muy femenina del amor, no dejes pasar Si el amor te dijo “no” pregúntale otra vez. La brevedad de sus capítulos le proporciona un dinamismo, que consigue atraparte desde un primer momento, sin olvidar la narración en primera persona, que da como resultado la identificación de uno mismo con todo lo que a las protagonistas les ocurre aunque, en ocasiones, las situaciones que tienen lugar sean algo fantásticas.

Otro de los puntos a favor son, sin duda, las descripciones y la capacidad que tienen de enamorarnos por los lugares tan bonitos en los que se desarrolla. Al leerlas, puedes transportarte de forma automática a las islas griegas y disfrutar, en primer plano, de comidas y paisajes, incluso imaginar el olor de sus calles, repletas de flores, o disfrutar de la alegría que dan colores tan vivos como el azul o el blanco de las casas encaladas.

Déjate seducir por la lectura y viaja a través de sus páginas a este bello lugar. Dale una oportunidad a esta novela tan juvenil y divertida. ¡No te arrepentirás!

Dejar respuesta