‘Nadie se muere de esto’: la complejidad del amor

0
112

nadie-se-muere

Cuando aquéllos en los que más confías te traicionan hasta límites insospechables, la duda se apodera de ti cual demonio.

Nadie se muere de esto, cuenta la historia de Elena, una muchacha que a sus treinta y tres años tiene trabajo, dinero y amor. Sin embargo, ¿es realmente feliz? Esa felicidad se verá turbada por culpa de un mensaje sospechosamente cariñoso de su novio a una desconocida a través de las redes sociales. Es entonces cuando se rompe la que, según pensaba, su vida perfecta. No habría dudado jamás de la fidelidad de Alberto, un chico inteligente y apuesto, que estaba locamente enamorado de ella.

Elena, la narradora y protagonista del libro, cuenta en primera persona cómo un día, sin comerlo ni beberlo, se ve envuelta en un mar de dudas del que tendrá que salir airada, si no quiere verse superada por la situación. Huérfana de madre, se acaba viendo apoyada por sus hermanas y su padre, que la animan día a día a seguir adelante. Contará también con sus amigas, que no tienen nada que decir al respecto, pues cada una se preocupa de sus problemas amorosos. Y es que nadie dijo que el amor fuera fácil. Elena tendrá que afrontar esa parte no tan bonita, pero presente en su actual relación. ¿Conseguirá nuestra muchacha su propósito?

Fátima Casaseca, la autora de la obra, es licenciada en Filología y Teología por la Universidad de Berlín y conocida por su blog donde comparte con sus lectores sus vivencias. Este proyecto se convirtió posteriormente en un libro llamado Una mamá española en Alemania, en el que relata de un modo alegre y desenfadado sus experiencias como madre. Y aquí es donde tendremos el placer de seguirla por los rincones germanos, junto a sus tres pequeños y su marido, Maromen. Por todo ello, sus seguidores la consideran una persona valiente e intrépida, lo que ha conseguido que su novela haya tenido esta cálida bienvenida.

El estilo de sus libros es similar y todos tienen un ligero toque de humor, que consigue arrebatarnos más de una sonrisa. La manera tan sencilla que tiene de escribir nos anima a finalizar su lectura en tan sólo unos días. Tampoco podemos olvidar la actualidad en la que está narrada la historia, lo que nos mete de lleno en el papel y llama nuestra atención capítulo tras capítulo. Y la realidad de sus palabras juega un punto a su favor, ya que hace que todo lector se sienta más de una vez protagonista de la historia de Elena. ¿Acaso no es el amor nuestro pan de cada día? Nadie se muere de esto podría ser la historia de cualquiera de nosotros.

Editada por DeBolsillo, se convierte en la segunda novela de la autora que transmite multitud de sensaciones: si tuviéramos que destacar una de ellas, diríamos que frescura. Es un libro fácil de leer, ameno y de lectura ágil. No podemos pedir nada más, tan sólo disfrutar y dejarnos llevar por esta divertida aventura.

Dejar respuesta