‘Memorias de abajo’: diario de las cenizas de una locura

0
293

Para mantener viva la memoria de Leonora Carrington, la editorial Alpha Decay nos trae Memorias de abajo. La obra es un breve diario del delirio que recoge la caída al abismo de la locura de la autora, hasta la superación de estos episodios. Esta edición, cuenta con el prólogo de una amiga mexicana de la artista surrealista: Elena Poniatowska —conocedora de la persona debajo de la obra—. Elena, en las primeras páginas del libro, realiza un breve viaje por la vida de la pintora; ello sirve como premisa fundamental para comprender Memorias de abajo (si no se conoce la obra de la pintora).

Memorias de abajo recoge las experiencias vividas por Leonora Carrington durante cinco intensos días de 1940: desde el lunes 23 de agosto hasta el viernes 27. Las fechas de las entradas del diario corresponden a tres años en el futuro, es decir, esta obra se redactó tres años después de los sucesos: “Hace exactamente tres años que estuve internada en el sanatorio del doctor Morales”. Los detonantes que la llevaron a esta situación fueron, en primer lugar, que su amante, Max Ernst, fue enviado, por segunda vez, a un campo de concentración y, en segundo lugar, las consecuencias que está teniendo en ese momento la Segunda Guerra Mundial.

Con la distancia del tiempo, Leonora narra su experiencia, a modo de ejercicio catárquico, de un momento de su vida en el cual, a raíz de la entrada en ese sanatorio, la locura se hará compañera permanente de vida de la pintora. De manera explícita, sin pudor y con unas dotes narrativas excelentes, plasma una imagen ingenua, vital y natural que se rompe en mil pedazos ante el miedo a los nazis, a la guerra, a la demencia, a la muerte… Todo ello deja una herida que no dejará de sangrar en los futuros años. La escritura de Memorias de abajo se revela como aventura dual esencial y mística: en ella se crea un espacio del horror, en el cual se reafirmará —una dualidad paradójica e inseparable, muy conocida del ámbito freudiano— la muerte y la vida. En el lugar vacío que se crea de esta experiencia germina la palabra como una real invitación a lo desconocido. De esta caída a la locura y de la fragilidad del desvalimiento humano emergen la clarividencia y la lucidez: su fortaleza.

Leonora Carrington, inglesa de nacimiento, fue pintora, escritora, escultora, diseñadora de joyas… A ella se le pone la etiqueta de surrealista, la cual se le ajusta como un guante —es como si el surrealismo la encontrase a ella y no al revés—. La pintora, junto a Remedios Varo, formó parte del grupo surrealista de París. Ellas reconstruyeron la imagen de la mujer surrealista en su obra: dejaron de ser mujeres-niñas / musas, para convertirse en creadoras de su propio espacio y protagonistas de su mundo. En contraste con otras mujeres como Gala Éluard Dalí. Así pues, es una mujer que se construyó a sí misma en un mundo que le era hostil y dañino.

Memorias de abajo es un diario duro, real y sin tapujos de una joven de veintitrés años que viajó al centro de la locura y que logró resurgir de sus cenizas para huir de su infierno personal. Esta obra muestra la faceta más personal de una sublime escritora que sabe cómo verter en su pluma las emociones, al igual que una consumada escritora. Obra de obligada lectura que sirve como denuncia del sufrimiento de una “loca” en un mundo rebosante de violencia en la que un alma libre y errante como la de Leonora era carne de cañón.

 

Dejar respuesta