Los mundos subterráneos de La Felguera

0
666

Hubo un tiempo en nuestro planeta en el que algunos creían que la Tierra estaba hueca y habitada por fantásticas criaturas del averno, civilizaciones desconocidas y soles interiores… bueno, en realidad todavía hay quien cree todo esto, imagino que drogas mediante, quizá no sea buena forma de empezar.

Athanasius Kircher fue un sacerdote jesuita y científico del siglo XVII. Este hombre erudito dejó una abundante obra que va desde el estudio del chino hasta el intento de descifrar el indescifrable y más que probable fraude conocido como manuscrito Voynich, pasando por una imposible máquina de movimiento perpetuo que, obviamente, jamás funcionó. Entre 1664 y 1678 publicó el voluminoso Mundus subterraneus, quo universae denique naturae divitiae, en el que el religioso intenta explicar qué hay en ese mundo subterráneo que se abre a la superficie a través de los volcanes de, por ejemplo, Sicilia, lugar que estudió en uno de sus viajes.

Portada_prensa_Mundo_Subterraneo_en_alta-2-54ddf

¿Y qué hay en ese mundo subterráneo? Como religioso del siglo XVII que era, lo que había bajo nuestros pies era el Infierno y sus habitantes, además de una extensa fauna del averno que incluye exóticos animales mitológicos como los dragones. Este Mundo Subterráneo que nos presenta La Felguera es un extracto de la mencionada obra de Kircher que apenas tuvo difusión en nuestro país por el hecho de estar escrita íntegramente en latín y su extraordinaria extensión. Antes de la ciencia moderna, para Kircher eran las propias montañas y volcanes quienes producían los vientos a través de conductos subterráneos, y la lava no era otra cosa que algo venido directamente del lugar donde se torturan las almas de los pecadores del mundo.

Resulta absolutamente fascinante adentrarse en estas páginas científicamente obsoletas, pero este viaje con La Felguera, Kircher no lo hará solo. El libro reúne textos de autores españoles escritos para la ocasión, y en ellos se dan cita desde H. P. Lovecraft hasta Jules Verne, como no podía ser de otra manera, además del famoso hombre pez de Liérganes que tanto dinero le ha dado a Íker Jiménez y que no fue más que un cuento que se tragó entero Benito Jerónimo Feijoo, quien parece ser que decidió dejar de lado su pensamiento ilustrado en aquel momento.

Mundo_subterraneo_3-f1001

Pero hay más: los túneles y tesoros arqueológicos que recorren el subsuelo de Madrid, explicados por Grace Morales, o el siniestro futuro que dibujó H. G. Wells en La máquina del tiempo. Incluso hay una brillante broma que abre fuego en esta recopilación de textos que mi mente escéptica y decididamente hostil a la pseudociencia no puede dejar de disfrutar. Como colofón, es destacable el texto del gran Álex Portero, que nos propone un viaje lisérgico junto a la Alicia de Lewis Carroll, y la iluminada creadora de la secta teosófica, Madame Blavatsky, con luces estroboscópicas, música electrónica y MDMA, todo un viaje para el que no te harán falta drogas escrito con su brillantez habitual.

En fin, un libro en el que la realidad se funde con la leyenda, la ficción y hasta la conspiranoia, una locura editada con el buen oficio habitual de La Felguera, un entretenido descenso a los abismos. Ficticios, naturalmente.

Dejar respuesta