La soledad del hogar

0
702

La editorial Impedimenta ha publicado recientemente la cuarta novela de la escritora galesa Penelope Mortimer, Papá se ha ido de caza, cronológicamente anterior a El devorador de calabazas. Reconozco que acudí a este título por su autora, a la que había descubierto recientemente, que tuvo una existencia dura y apasionante, y que logró introducirse en un mundo de hombres.

Papá se ha ido de caza narra la vida de Ruth Whiting, un ama de casa que ha de sobrevivir ante las largas ausencias de sus hijos, la rebeldía de su hija adolescente y un matrimonio que no la hace feliz. Mientras, debe cumplir con las normas establecidas por la sociedad, silenciar sus opiniones y comportarse como una perfecta esposa. La protagonista no acaba de habituarse a ese molde femenino ni a esa tediosa rutina diaria, pero no actúa hasta que un acontecimiento familiar le obliga a replantearse su pasado.

Mortimer construye un reflejo de un suburbio, en los años cincuenta, en el que la mujer queda relegada a un segundo plano y los varones dictaminan las decisiones que incumben a la familia, e incluso las de su propia esposa. La crítica se aprecia en las descripciones y actuaciones de los personajes, en las falsedades y el fingimiento que rodean a un vecindario y en la doble moral de algunos doctores de esa década.

La historia avanza a un ritmo sosegado, en el que cobran importancia los recuerdos y reflexiones de Ruth Whiting, así como las conversaciones con su entorno, especialmente con su marido y su hija. La autora deja patente que la aparente felicidad que reina en estas familias burguesas es una falacia y el lector queda con la duda de si esta plasmó sus experiencias en la ficción y de si algunas de ellas las soportó con el también escritor John Mortimer.

La crítica ha considerado este título como una de las obras clásicas feministas inglesas. Desde mi punto de vista, distingo un inconformismo hacia lo establecido más que una rotunda reivindicación de las injusticias presentes. En todo caso, es indiscutible la labor de Mortimer que apuesta por el progreso de la mujer, que es capaz de tomar sus propias decisiones, independientemente del varón, y que muestra el engranaje de los matrimonios burgueses de los cincuenta.

Papá se ha ido de caza de Penelope Mortimer es una agradable e interesante novela que nos hará disfrutar en las tardes de verano. Alabo, asimismo, la bella e impecable edición que nos ofrece Impedimenta.

Dejar respuesta