La Hispanic Society of America viene a Madrid: una exposición en el Prado

1
649
Fuente: http://hispanicsociety.org/

Desde el pasado 4 de abril y hasta el próximo 10 de septiembre de 2017 puede visitarse la exposición “Tesoros de la Hispanic Society of America” en el Museo del Prado de Madrid, una visita altamente recomendable.

La Hispanic Society (HSA), creada en 1904 por el millonario Archer Milton Huntington (1870-1955) es, para quien no la conozca aún, una de las más importantes instituciones promotoras del estudio de la lengua, literatura y cultura española e hispanoamericana del mundo y quizá la más prestigiosa de este ámbito en Estados Unidos. De hecho, hace unos meses ha recibido el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2017.

Bajo la atenta selección del coleccionista Huntington se reunieron en Nueva York libros, cuadros, esculturas y otros objetos representativos de la historia de España y de los países hispanoamericanos de los que se han escogido, para esta exposición, 220, aprovechando el cierre temporal del museo de la institución hasta 2019 debido a reformas.

La riqueza de la HSA es tal que tiene más obras de arte (180 000) que muchos museos y más libros que bastantes bibliotecas universitarias históricas, y además aquí todos tratan sobre España o Hispanoamérica, lo que la hace más valiosa: 250 000 son manuscritos —como cartas autógrafas de Velázquez y Rubens—y 300 000 impresos, de los cuales 30 000 son libros anteriores a 1830, con 250 incunables y ejemplares únicos tales como la primera edición de la Celestina (ca. 1499/1501) o un libro de horas negro de hacia 1458.

Todas las épocas históricas se encuentran presentes en la exposición. Mediante un fantástico montaje, las obras se han distribuido en ocho secciones que van desde la prehistoria peninsular hasta el siglo XX: desde la cerámica campaniforme y los brazaletes y torques de electro celtíberos, a esculturas romanas, broches visigodos, cofres de marfil árabes, ropas de príncipes medievales (Felipe de Castilla, siglo XIII) y tejidos árabes, cerámicas mudéjares, relicarios, aldabas sorprendentes, mapas de América, portulanos y cuadros, muchos cuadros importantes de Velázquez, El Greco, Antonio Moro, Zurbarán, Miguel Viladrich, los hermanos Zubiarre, Santiago Rusiñol y Sorolla —que fue, por cierto, uno de los pintores contemporáneos más valorados por Huntington—. En España solo tenemos un equivalente comparable: el excelente Museo Lázaro Galdiano, también en Madrid.

La calidad de las obras es enorme: los retratos que todos hemos visto en libros de texto de Pío Baroja, Azorín, Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez y otros escritores de finales del siglo XIX y principios del XX se conservan allí; también la HSA posee retablos y orfebrería eclesiástica que no han podido ser trasladadas. De Sorolla, por ejemplo, se conserva en Nueva York una colección especialmente valiosa de cuadros costumbristas que reflejan los hábitos de los españoles a comienzos del XX: la Semana Santa sevillana, el encierro y toreo, la pesca en el norte, etc. Para realizarlos, Sorolla viajó por España durante varios años y compró trajes regionales que luego representó en esos cuadros y en sus retratos familiares (los trajes también se conservan. Sobre esto, la Fundación Mapfre montó, hace dos años, la exposición “Sorolla y Estados Unidos“, que se puede visitar aún virtualmente en línea). Estos cuadros son una de las estampas más conocidas de la vida española antes de la Guerra Civil y, curiosamente, permanecen no en España, sino en Estados Unidos.

Tener la oportunidad de ver algunas de esas piezas relevantes de nuestra historia en un Museo como el Prado es una ocasión que no hay que dejar pasar.

1 Comentario

Dejar respuesta