‘El tiempo es el que es’ y lo seguirá siendo

0
448

El tiempo es el que es OK.indd

Cuando uno se sumerge en el primer libro basado en la serie El Ministerio Del Tiempo lo hace desde la necesidad de conocer más sobre el Último y Principal Ministerio y a la vez volver a vivir esas aventuras en la única serie con TODAS las épocas. Si además lo hace con la incertidumbre de la continuidad de la serie en TVE, se disfruta mucho más porque podía haber sido la última misión de Amelia, Julián y Alonso. Afortunada y tardíamente ya está confirmada la tercera temporada de 13 episodios y es probable que alguna de las tres historias que conforman El tiempo es el que es sea llevada a la pantalla, como bien explica Javier Olivares, co-creador de la serie, en un emocionante y muy recomendable prólogo dedicado a su hermano Pablo, el otro co-creador.

Tras ponernos en situación, la trama va enmarcada entre los capítulos 19 y 20 para que los “ministéricos” puedan saborearlo todavía más, entramos de lleno en esa lucha por mantener el tiempo en su sitio que nos ha ofrecido alguno de los mejores episodios de la temporada televisiva.

Los guiños a la serie serán constantes, sabiendo sus autores Anais Schaaff y Javier Pascual, que no habrá un solo lector que no haya visto antes la serie madre. Por eso se disfruta mucho su lectura, ya que mantiene su esencia, esos guiños constantes a la cultura pop mezclados con toques de nuestra historia: desde Titanic a Juego De Tronos, pasando por algún encuentro fortuito con algún famoso desconocido que pondrá la piel de gallina al lector avispado y constantes chascarrillos con todas las tramas vistas en televisión.

Se echa en falta la participación de Velázquez y más de Irene, que aquí tiene una presencia casi testimonial, en detrimento de Ernesto que sí que tiene algo más de protagonismo. Pero realmente los principales protagonistas son el trío al que dan vida Aura Garrido, Rodolfo Sancho y Nacho Fresneda, y que están perfectamente cincelados en el libro. De hecho, se echa en falta profundizar más en los pensamientos de los personajes que aquí sí se desarrollan y que en la serie no podemos ver.

Al querer abarcar demasiado y estar divido en tres historias, pese a que la premisa inicial es buena, va perdiendo efecto a medida que avanza la lectura, sobre todo en la segunda que se desarrolla en Cartagena de Indias donde las pesquisas detectivescas de Amalia como si fuese una Jessica Fletcher del siglo XlX se hacen demasiado largas y aburridas. La mejor es la primera historia, que lleva a la patrulla a quedar atrapados en el año 780 y donde las pasarán canutas. Quizás si hubiesen ampliado más esa historia y se hubiesen guardado las dos anteriores para ediciones futuras estaríamos ante una obra mucho mejor. Pero la incertidumbre del futuro de la serie seguramente hizo que estaban ante la única oportunidad de publicar un libro sobre El Ministerio Del Tiempo.

Aún así es una lectura ligera, ideal para los fans de Lola Mendieta, que esperemos que vuelva en la tercera temporada, y es el aperitivo ideal para amenizar la espera hasta el regreso de la mejor serie de televisión que ha dado la televisión española en los últimos años.

Fuente: rtve.es
Fuente: rtve.es

 

Dejar respuesta