El maravilloso mundo de ‘Shameless’

1
1276

Hay series que una vez vistas no dejan indiferente a nadie, y no necesariamente tienen que ser de las que habla todo el mundo. En esta vorágine que vivimos actualmente hay una pequeña gran serie que sobrevive sin hacer mucho ruido y olvidada por el gran público y las entregas de premios: Shameless, que cuenta la vida del puto Frank Gallagher y su numerosa descendencia.

Fuente: hulu.com
Fuente: hulu.com

No hay más que ver el principio para corroborar que nos encontramos ante una historia diferente. En el primer episodio a su protagonista Frank sólo lo veremos borracho en el suelo del salón de su casa mientras sus hijos hacen su vida normal, pasando literalmente por encima de él. William H. Macy ha encontrado el papel de su vida tras ser el eterno secundario de Hollywood, después de sobresalir como el esposo de la película Fargo, magnate en Boogie Nights o aparecer intermitentemente en los 15 años que duró la serie Urgencias. Parece una apuesta arriesgada dejar al cabeza de cartel como un saco maloliente durante 50 minutos, pero no lo es tanto, ya que permite descubrir magistralmente a la maravillosa familia Gallagher, un mecanismo perfectamente engranado y que define el espíritu de la serie desde ese primer momento.

La vida de los Gallagher es una mierda, pero las risas están aseguradas y no podrás evitar sentirte culpable por terminar cada capítulo con una mezcla de tristeza y alegría a partes iguales. Tristeza porque ninguno querríamos estar en el pellejo de las terribles situaciones que vamos a presenciar y alegría porque nunca unos problemas con el alcohol, drogas, sexo o enfermedades terminales han sido contados de manera tan divertida. Parece que los guionistas cuando se ponen a escribir cada historia lo primero que se proponen es cuantas leyes se van a saltar en cada episodio. La lista de delitos que se cometen en las seis temporadas que tiene de momento son innumerables.Shameless-Fiona-Frank-Gallagher-wide-i

Además de unos guiones geniales, que han conseguido que supere en popularidad a su serie madre, ya que es el remake de una serie británica de igual título con once temporadas, la clave ha sido el excelente reparto perfectamente mimetizados con sus personajes. William H. Macy siempre será el puto Frank Gallagher, un egoísta borracho que sorprende por la cantidad de barbaridades que es capaz de hacer por su propio beneficio sin importarle a quien se lleve por delante.

Con un cabeza de familia así sus hijos lo tendrían muy crudo de no ser por la hermana mayor, Fiona, que es la que ha tenido que lidiar con todo desde muy pequeña. Hasta esta interpretación muchos teníamos asociado el rostro de Emmy Rossum a la nueva y puritana promesa de Hollywood con sus trabajos en las nuevas versiones de Poseidón o El fantasma de la ópera. Después de verla en Shameless, donde demuestra que no tiene miedo a poner toda la carne en el asador si el papel lo requiere, te preguntarás porqué no tiene en su haber varios Emmys o Globos De Oro.

Fuente: http://noktonmagazine.com/
Fuente: http://noktonmagazine.com/

Son las dos caras más conocidas del reparto, y para nada van de estrellitas, ya que tienen escenas muy fuertes en las que no tienen tapujos a la hora de mostrar casi todos los centímetros de su cuerpo. Si dos estrellas de Hollywood está implicadas de tal manera, imaginad el resto de sus desconocidos compañeros.

Lip es el segundo hijo de Frank, y el que comparte la carga de la familia con Fiona, a pesar de estar todavía en el instituto. Lo bueno de esta serie es que cada personaje tendrá una evolución diferente. Al empezar Lip es un superdotado, que consigue dinero presentándose a los exámenes de selectividad de todo aquel que le pague bien. Además si ha sido criado en el barrio más marginal de Chicago con un padre alcohólico y una madre desaparecida su futuro, al igual que el de sus hermanos, no es que sea muy prometedor. Por eso se disfrutará mucho esa evolución durante estas seis temporadas. ¿Conseguirá cambiar su futuro a pesar de que todo indica que va a seguir los pasos de su padre?

El tercero en la línea de sucesión de los Gallagher, Ian, tampoco lo tendrá fácil. Quiere entrar en el ejército en cuanto termine el instituto, y mientras trabaja de reponedor en la tienda de un árabe con el que está enrollado. Tendrá que trabajar muy duro para conseguir su sueño y encima, salir del armario.

Fuente: http://cdn.hitfix.com/
Fuente: http://cdn.hitfix.com/

Debbie es la siguiente y la más adorable. No ha tenido infancia, porque siempre se ha hecho cargo de muchas de las tareas de la casa, incluyendo la guardería ilegal que tienen montada en casa todos los veranos y con la consiguen dinero para sobrevivir al crudo invierno de Chicago. A pesar de haber vivido con una madre ausente durante toda su vida, es la más maternal de todos y la que siempre está para ayudar a la familia, incluyendo a su borracho padre que siempre viene buscando dinero para sus vicios. Por eso va a ser apasionante ver el paso de la niñez a la adolescencia en un entorno tan hostil. ¿Conseguirá Fiona que no siga sus pasos y pueda terminar el instituto?

A muy poca distancia de edad le sigue Carl, el auténtico delincuente y amo de la serie. Con una vena muy destroyer desde el principio, que le lleva a intentar fusionar sus muñecos en el microondas o montar su propio laboratorio de metanfetaminas, la única duda es saber cuando será pillado, juzgado y condenado por todas las barbaridades que parece va a cometer, ya que no tiene el sentido de la justicia muy desarrollado. Otro camino apasionante que traerá los momentos más épicos.

Fuente: http://2.bp.blogspot.com/
Fuente: http://2.bp.blogspot.com/

El más pequeño de la familia, de momento, es Liam. Casi un bebé del que prácticamente se ha hecho cargo su hermana Debbie en lugar de jugar con muñecas y que llamará la atención por su color de piel, muy distinto al de toda la familia. De hecho él es uno de los protagonistas de la magnífica cabecera que se mantiene casi imperturbable desde el inicio.

Pero los Gallagher nunca estarán solos. De entre todos los que los acompañan sobresalen sus vecinos Kev y Vero, la mejor pareja de la historia de la televisión. Ella además de ser una afroamericana preciosa, tiene múltiples trabajos desde camarera a enfermera en una residencia de ancianos, pero sobre todo es el ancla al que se agarra su amiga Fiona cada vez que tiene un problema. Él es camarero, un trozo de pan, un buenazo, que sufrirá cambios físicos que recuerdan a Mathew Perry en Friends, pasa de cachas a gordo de una temporada a otra. Por supuesto los dos estarán involucrados en las múltiples locuras de sus vecinos y protagonizarán muchas propias.

La lista de personajes memorables es interminable: Svetlana la prostituta rusa, Mickey el matón, Mandy la eterna novia forzosa, el novio Jimmy-Jack-como se llame, el jefe drogadicto intrepretado por un Dermot Mulroney con una imagen muy alejada de las comedias románticas que protagonizaba con Julia Roberts.. Pero es obligado nombrar a la única que ha conseguido llevarse un Emmy, como actriz invitada, la gran Joan Cusack. Ella es Sheila, la vecina que lleva años sin salir de casa, madre de la ninfómana Karen, por la que bebe los vientos el mayor de los Gallagher, esposa de un ultra católico y que será arrastrada por la corriente autodestructiva que los rodea.

Fuente: http://www.turkcealtyazi.org/
Fuente: http://www.turkcealtyazi.org/

Igual que Sheila, muchos espectadores perdidos entre tanta serie son arrastrados por esta historia brutal. Las tres primeras temporadas son una joya, las dos siguientes bajan un poco el listón por su tono culebronesco, para recuperarlo en esta sexta temporada con momentos inolvidables e irrepetibles, que a pesar de la crudeza que los rodea, consiguen que queramos formar parte de la maravillosa familia Gallagher.

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta