Croacia, un viraje hacia la derecha

0
199

La República de Croacia ya tiene nuevo presidente electo, se trata de la conservadora Kolinda Grabar-Kitarovic, exministra de Asuntos Exteriores y hasta hace bien poco secretaria general adjunta de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para Asuntos de Relaciones Públicas. Se trata de un cargo méramente ceremonial aunque con algunas parcelas diplomáticas además del cargo de jefe de las Fuerzas Armadas. 

Tras una ajustada primera vuelta el pasado 28 de diciembre en las elecciones a la Presidencia de la República, Ivo Josipovic, candidato del Partido Socialdemócrata (SDP) y presidente saliente, y Grabar-Kitarovic, candidata conservadora de la Unión Democrática Croata (HDZ), volvieron a batirse en las urnas el 11 de enero. Esta segunda vuelta se saldó con unos resultados favorables para Grabar-Kitarovic que obtuvo el 50,4% de los votos frente al 49,6% del socialista. 

Kolinda Grabar-KitarovicKolinda Grabar-Kitarovic asumió el cargo el 19 de febrero, convirtiéndose así en la primera mujer en ocupar la Presidencia de Croacia. Un cargo que encierra importantes cuestiones como afrontar el sexto año de recesión del país, unas elecciones parlamentarias a finales de este año, ser uno de los países más débiles de los Estados miembros de la Unión Europea, un desempleo del 19,4% y el paro juvenil en casi un 42%. Aún con esta situación Grabar-Kitarovic no tiene competencia para actuar sobre ello ya que no puede decidir en cuestiones de Gobierno, las cuales le corresponden a Zoran Milanovic primer ministro de Croacia del Partido Socialdemócrata (SDP). Milanovic ha admitido públicamente que no le agrada el resultado de las urnas, cosa más que razonable siendo de la oposición a su Gobierno, además teniendo elecciones parlamentarias a fines de este año. El actual primer ministro considera que el hecho que el HDZ haya triunfado en estos comicios puede vaticinar una victoria también en las próximas elecciones.

La situación de Croacia es lo menos compleja, la crisis económica que azota a la Unión Europea también ha hecho mella en el país balcánico incorporado al Club Comunitario el 1 de julio de 2013, integrándose así como el Estado número 28 de la UE aunque no lo ha hecho en la Eurozona. El país sigue manteniendo su propia moneda la Kuna (HRK) cuyo cambio fijo se sitúa en 0,13 euros por Kuna. Además, según el Banco Nacional de Croacia, el Instituto Nacional de Estadística de Croacia y el FMI, su déficit público se sitúa en un 5,3% en 2014, un 0.9% menos que en 2013 pero aún así demasiado grande para el bloque comunitario. Hoy en día, a pesar de las reformas hechas por los anteriores gobiernos, sigue siendo necesario llevar a cabo medidas estructurales que fomenten su economía ya que las inversiones por parte de la Unión Europea representan más de la mitad de las inversiones extranjeras en el país balcánico.

Dejar respuesta