Yo en el espejo

0
240

Intentaba mirarme en un espejo. No fue mi reflejo lo que veía, sino una vieja maquina de escribir heredada sabe quien cuantas veces. El espejo estaba caído de un lado y por mucho que intentamos ponerlo en su posición correcta el seguía apuntando a la vieja maquina de escribir.

Entonces nos asalto la idea de que quizás no fuese el espejo, o quizás no fuese la maquina, quizás éramos nosotros. Quizás éramos nosotros los caídos de un lado. Eso podría significar que todo, o nada, era como nuestros ojos indicaban. Ven nuestras mentes por nuestros ojos o nuestros ojos ven por nuestras mentes? Mente y ojos.

Es todo un mundo de percepciones este. Quisiera por un día poder mirar desde tus ojos, y saber que pasa en tu mente.

Foto: Gabriel Fraga

Compartir
Artículo anteriorBio-botellón
Artículo siguiente¡Por fín!

1 Comentario

Dejar respuesta