Y Ronaldinho se va al Flamengo

0
424

Tras semanas de negociaciones y de muchos rumores, el Gaúcho cambiará el Milan por el Flamengo, generando alegría en el lado carioca e indignación en el equipo que le inició en el fútbol, el Gremio de Porto Alegre, que abandonó la disputa quejándose de la conducta de Assis, hermano y empresario de Ronaldinho.

En la madrugada del día 11 de enero Ronaldinho firmó su contrato con el Flamengo por el periodo de tres años y medio después de un acuerdo que envolvió tres partes: el jugador, representando por Assis, el Flamengo y el Milan, que envió a su vicepresidente Adriano Galliani a Rio de Janeiro para que llevara las negociaciones. Como el jugador tenía contrato con el equipo “rossonero” hasta junio de 2011, fue necesario que el equipo carioca pagara la multa de rescisión de contrato, que aunque no llegó ni cerca de los 25 millones que los italianos pagaron al Barcelona, fue algo positivo para el Milan desde el punto de vista de la relación costo beneficio, ya que el jugador recibía un sueldo muy alto para lo que venía aportando al equipo dentro de las cuatro líneas. El valor final de la multa rescisoria fue de tres millones de euros y Ronaldinho recibirá en su nuevo club, por mes, cerca de 600 mil euros fijos, además de variables dependiendo de acciones de marketing.

Uno de los problemas es ¿de qué forma el Flamengo podrá pagar un salario tan grande dentro de los patrones del fútbol brasileño, siendo que la plantilla no ha recibo el sueldo del ultimo mes? La presidenta del equipo, Patricia Amorim, afirmó que el Flamengo no pagará casi nada del salario de Ronaldinho, ya que los patrocinadores actuales y los que aun deben llegar serán los responsables de mantener estas cifras, al igual que ocurre con Ronaldo en el Corinthians. Es casi seguro que Ronaldinho recibirá su salario sin ningún retraso, pero lo mismo no puede ser dicho en relación a los demás jugadores, lo que puede provocar conflictos dentro del grupo a muy corto plazo.

Otro problema, ahora relacionado estrictamente con el fútbol, es la calidad de la plantilla del Flamengo. En la temporada 2010 del Brasileirao el equipó terminó en la 14ª posición, a tan solo dos puntos de la zona de descenso, tras hacer una temporada realmente triste. Comandado por Vanderlei Luxemburgo, el equipo cuenta con muchos jugadores inexpertos y con unos cuantos que ya no son ni la sombra de lo que han sido en el pasado. Los pocos que se pueden destacar son el portero Felipe, que acaba de llegar desde el Braga, el lateral derecho Leonardo Moura, el delantero Deivid y una promesa de 19 años que actualmente está con la selección Sub-20 de Brasil, el delantero Diego Mauricio. El que mire la actual plantilla flamenguista en el papel no podrá ver ninguna luz, y Ronaldinho es el único que tal vez pueda iluminar un poco la trayectoria del equipo, aunque solo un milagro puede hacer con que el Flamengo gane algún titulo expresivo en la próxima temporada.

Volviendo al tema de la negociación, sin duda el que generó más polémica, ya que además del Flamengo, el Palmeiras y el Gremio también estaban interesados oficialmente en Ronaldinho. Unos días antes de que el jugador fuera anunciado oficialmente por el equipo carioca, el Palmeiras declaró que dejaba de negociar con el atleta, ya que se sentía engañado por su representante, Assis, que según el club no respetó su palabra, pues ambas partes habían llegado a un acuerdo verbal en el día dos de enero, pero el empresario siguió negociando con otros equipos.

Situación similar fue la que ocurrió con el Gremio, el equipo por el cual Ronaldinho dijo públicamente más de una vez que era el de su corazón, aunque parece que no es verdad. Al igual que hizo el Palmeiras, unos días antes del anuncio oficial el Gremio también abandonó las negociaciones con el argumento de que Assis había convertido la negociación en una subasta y que después de siete modificaciones en la cláusulas del contrato, el equipo ya no estaba interesado en el jugador.

Tras este conturbado proceso de negociación, no se sabe si Ronaldinho volverá a ser un gran jugador o si vestirá otra vez la camiseta de la Selección Brasileña, lo único que se puede afirmar es que el “dentuço”, al igual que otros muchos jugadores de fútbol, antepone el dinero a otros valores, lo que hace con que ese deporte pierda un poco de la belleza que tiene.

Fuentes del texto:
http://globoesporte.globo.com
Fuentes de las imágenes:
http://odia.terra.com.br
http://globoesporte.globo.com

Dejar respuesta