Y la abeja se convirtió en la reina de la colmena

2
304

Con tan sólo decir Verónica Forqué, cualquiera temblaría de emoción y admiración en las butacas de cualquier teatro. Fuerza, estilo y unas dotes increíbles para la actuación podrían definir perfectamente a esta actriz, que actualmente representa “La abeja reina” en Madrid, junto a Miguel Rellán y Juan Díaz, entre otros.
Charlotte Jones es la autora de esta comedia con pizcas de tragedia, que consigue cautivar al espectador y mostrarle cómo en una familia, todo gira alrededor de la matriarca y el resto revolotean como zánganos o abejorros a su alrededor.

Tras alcanzar gran éxito entre los espectadores londinenses y llevar un año de gira por toda España, “La abeja reina” llega al Teatro Bellas Artes de Madrid, para mostrarnos la historia de los Humble. Félix (Juan Díaz), el hijo, vuelve de la Universidad de Cambridge para ir al funeral de su padre, Samuel Humble. Sin embargo, sale huyendo de la iglesia sin poder pronunciar palabra alguna. Esto supone un duro golpe para Flora (Verónica Forqué), su madre, una mujer egocéntrica, bastante frívola y a la que le molesta la presencia de su hijo, al que considera un loco obsesionado con la astrofísica. Pero en esta historia llena de frivolidad, el tono emocional y sincero lo pone Luis Manero (Miguel Rellán), el amante de Flora y que es la antítesis del glamour y el estilo que desprende la viuda. La sinceridad y su optimismo a nivel afectivo se ven mermados por lo soez de su personalidad. Enamorado de Flora desde hace mucho tiempo, se desvive por conseguir su amor, algo que incomoda a Angelita (Marta Fernández Muro), loca por Luis. Sin embargo, otros dos personajes se integran en esta apasionante historia que va in crescendo a lo largo de las escenas, Rosie (Alba Alonso), hija de Luis Manero y que mantuvo una relación con Félix, del que tuvo a su hija Felicidad; y el jardinero (Juan Carlos Sánchez), cuya verdadera identidad no se sabrá hasta el final de la obra.

Los propios actores describen esta obra como “una mezcla de humor y dolor humano, que cautiva el corazón y la mente del público”. Verónica Forqué tardó siete años en interpretar el personaje de Flora, del que ya le había hablado al director Miguel Narros, tras ver la pieza de teatro en Londres. Para Forqué “cuando muere el padre o la madre en una familia se genera un terremoto emocional. Esto es lo que cuenta la función. En ella se habla de la familia, el universo y el paralelismo con el mundo de las abejas”.

Fuente del texto:
Nerea Pita
Fuente de las imágenes:
Publiescena

2 Comentarios

  1. Vi la obra el año pasado en Alicante durante la gira que estuvieron haciendo por todo el país.

    La obra la verdad es que se me hizo bastante pesada. Si tuviera que recomendarla solo lo haría por la actuación del siempre genial Miguel Rellán, pero por nada más.

Dejar respuesta