¿Y dónde está el tenor?

0
330

No solamente reír, sino divertirse. Salir del Teatro comentando los entretelones de una puesta en escena que dibujó sonrisas desde el primer minuto, y que con el pasar del tiempo, arrancó carcajadas. De esta manera, Ken Ledwig nos presenta una hilarante comedia de enredos: ¿Y dónde está el tenor?

Es 1938 y en la Suite Presidencial del Hotel Plaza, el productor de ópera más importante de la ciudad está al borde de un ataque de nervios. La función de gala, el escenario preparado, las luces y la orquesta a la espera de la orden para comenzar, el público expectante, sin embargo… ¿Dónde está Tito Merelli?

El más grande tenor de todos los tiempos ha desaparecido y el dramaturgo Ken Ledwig invita al lector (o espectador), en cada línea del texto, a buscarlo soltando carcajadas. La obra, considerada por New York Times como “una de las dos mejores farsas escritas por un dramaturgo vivo”, se ha presentado en más de treinta países y en veinte idiomas.

Lend me a tenor (en inglés) fue estrenada en Lima gracias al Teatro LaPlazaIsil, y dirigida por Juan Carlos Fisher. El reparto de actores, conformado por Gianella Neyra, Rómulo Assereto, Yvonne Frayssinet, Diego Bertie, Christian Ysla, Sergio Galliani, Melania Urbina y Katia Condos, trabajó exitosamente una de las comedias más representadas de los últimos veinte años.

Recordemos que Ledwig nació en York (Pennsylvania) Estados Unidos. Estudió Música y Derecho en Harvard, e Historia del Teatro en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. Sus obras se han presentado tanto en Broadway y el West End; como alrededor del mundo. Ha recibido tres premios Tony y dos premios Helen Hayes.

Así mismo, ha sido ganador del premio Laurence Oliver: el galardón más importante de Teatro Inglés. Su musical Loco por ti estuvo en cartelera por cuatro años en Broadway y Londres. También ha escrito La luna sobre Buffalo, El siglo XX, Las aventuras de Tom Sawyer, Shakespeare en Hollywood, Las primeras damas, Los tres mosqueteros, entre otras.

El trabajo del Teatro LaPlazaIsil en vestuario, el cuidado en los detalles y la distribución de los elementos en el escenario, requirió esmero y a la vez entusiasmo. El resultado, una comedia con carácter romántico y elegante; que transmite ternura, intensidad y entretenimiento sin límites.

Fuente de la imagen:
LaPlazaIsil

Dejar respuesta