Y América voto por el cambio

0
162

“Allí está la verdadera genialidad de Estados Unidos: que Estados Unidos puede cambiar”, dijo un exultante Barack Obama tras arrasar en las elecciones presidenciales estadounidenses y convertirse, así, en el primer presidente negro de la historia del país.
En unas elecciones históricas y gracias a una campaña extraordinaria, Obama ha logrado movilizar a millones de americanos que acudieron en masa a las urnas para depositar su voto, un voto por el cambio y contra la apatía.

El senador de Illinois superó holgadamente los 270 votos electorales necesarios para hacerse con la presidencia. Obama y Biden se impusieron con 349 votos electorales, el 52 por ciento de los votos y arrebatando a los republicanos varios estados claves, entre ellos, Ohio o Florida.

Consciente de la expectación que ha creado y de los retos que tiene por delante, Obama mandó un mensaje al mundo en su primer discurso como presidente: “A todos aquellos que nos ven esta noche desde más allá de nuestras costas […] nuestras historias son diversas, pero nuestro destino es compartido, y llega un nuevo amanecer de liderazgo estadounidense”. Y es que esta victoria no sólo ha sido celebrada al otro lado del Atlántico. Incluso en Roma, Berlín, Londres, y por supuesto, en Kenia, Obama ha logrado ilusionar a la gente y hacer que muchos salieran a la calle.

Igualmente sucedió en Madrid, donde tanto republicanos como demócratas celebraron por todo lo alto la cita electoral. “Spain for McCain” celebró su fiesta en el Hard Rock Café, mientras que los “Democrats Abroad” hicieron lo propio en el madrileño Circulo de Bellas Artes. La embajada norteamericana, por su parte, congregó a cientos de personas en la Casa de América.

Por la Casa de América se dejaron ver multitud de rostros conocidos del mundo de la política y del periodismo. José Bono, Diego López Garrido, Bernardino León, Juan Fernando López Aguilar, Esteban González Pons o Magdalena Álvarez fueron algunos de los que acudieron al evento.

Mientras se iban anunciando los primeros resultados por estados, un animador invitaba a los presentes a participar en un concurso sobre política estadounidense. El premio, unas botellas de vino. Finalmente, los vencedores fueron dos jóvenes estadounidenses de la Costa Este que están estudiando en Madrid este semestre.

La sala, decorada con carteles de Obama y de McCain y de sus respectivos compañeros de “ticket” así como con banderas de los distintos estados de la Unión, contaba con pantallas de televisión y un bar con bebidas y comida. En la entrada, un ciudadano americano ataviado con un atuendo de cowboy repartía caretas y chapas de ambos candidatos e invitaba a los presentes a votar en unas elecciones simuladas. El resultado, Obama ganó de calle.

Dejar respuesta