"Xq" todo cambia

0
145

Hoy propongo un juego que nos hizo Alex Grijelmo en clase de periodismo especializado con Francisco Esteve hace ya algún curso. El ejercicio es el siguiente:
Inventad verbos. Cualquier verbo, un verbo que exprese cualquier acción, por ejemplo para montar en bicicleta podríamos inventar
bicicletear. Ahora si os apetece es vuestro turno, buscad ejemplos.
Pues bien, posiblemente los verbos que os hayan salido sean todos de la primera conjugación. Según Grijelmo, esto es porque todos los verbos de “nueva creación”, por diferenciarlos ahora de algún modo, son de la primera conjugación (-ar), mientras que las otras dos conjugaciones pertenecen a verbos que vienen del latín, por ello tendemos a utilizar esta y no las otras que provienen de otras raíces.

Pues bien, así es el idioma, un superviviente, algo con lo que nos comunicamos y que va modificándose (o adaptándose) con el tiempo.

Mientras los académicos discuten por perfeccionar las asperezas del idioma, un fenómeno está cambiando parte de la forma de comunicación que hoy conocemos.

No hay que olvidar que el español, como otras lenguas surgidas del latín, son el resultado de varias circunstancias y actuaciones, de una evolución natural, entre ellas me gustaría señalar la obsesión humanista por purificar la lengua que acabó abocándola al fracaso. Al fin y al cabo la lengua se crea en las estructuras sociales y como estas van cambiando supongo que es lógico que la propia lengua se modifique, ya Saussure decía que la lengua estaba sometida a la masa parlante.

Pensemos en el lenguaje “Messenger”.

Los “xq” en lugar de “porque”, o el “cnt” por “contesta”. En realidad corresponden a una sociedad que cada vez se hace más dinámica, donde todo cobra una velocidad vertiginosa, donde en poco espacio y tiempo caben muchas palabras e historias, donde los 160 caracteres de un mensaje de móvil deben ser bien aprovechados.

Sé que aún es pronto.

Sé que es pronto para hablar de una lengua tan simplificada que rompa las estructuras mentales que hoy conocemos y todos tenemos presente, casi suena apocalíptico (de hecho, puede incluso que lo sea), pero no es la primera vez que ocurre algo parecido.

Por otro lado, siempre ha habido deformaciones del lenguaje y variantes dentro del mismo idioma que en muchas ocasiones no hacen sino enriquecer las posibilidades de comunicación ya que permiten dar mucha más información diciendo lo mismo (por ejemplo, la procedencia si son palabras de un determinado ámbito geográfico, el nivel de cordialidad de una conversación o de un escrito, etc.)

Desde luego, personalmente me gustaría aguantar lo máximo posible la lengua que utilizamos porque es una gran riqueza en todos los sentidos, en fin, supongo que, como muchos, nos regimos por el lema: “cada cosa en su momento” y, así, esta nueva forma de escribir queda relegada al ámbito más íntimo, familiar o amistoso.

Pero creo firmemente que cuando sea una viejecita si me toca vivir un cambio brusco en este sentido, lo viviré con interés y curiosidad. A pesar de que aún me cueste imaginar escribir documentos oficiales o exámenes con este tipo de lenguaje.

De lo único que no tengo duda es que sobrevivirá en el tiempo y el espacio, ¿cómo no?.

Fuentes del texto:
http://www.ucsm.edu.pe/rabarcaf/vofici05.htm
Fuentes imágenes:
IMAGEN 1. PAT (http://lacomunidad.cadenaser.com/los-calvitos/2008/1/7/la-del-nuevo-lenguaje)
IMAGEN 2. SMS (
http://www.amobil.no/artikkelbilder/sender-sms.jpg)

Dejar respuesta