‘Winky, Poppy, Midnight»: de héroes y aventuras

0
364

VR Europa publica Wink, Poppy, Midnight, una novela juvenil de April Genevieve Tucholke. Las historias de fantasía, de caballería, de misterio, de aventuras suelen definir sus estructuras básicas de un modo sencillo y claro. Las películas clásicas de Disney siguen bien estas estructura, como Aladdin: un protagonista (paladín), un antagonista (malvado) y una trama que mueve a ambos personajes a resolver el conflicto en una dirección u otra. La premisa del libro de Tucholke parte de «En todas las historias hay un héroe. En todas las historias hay un villano. En todas las historias hay un misterio». ¿Será cierto?

Wink, Poppy, Midnight es un libro construido con tres voces, cada una de ellas se corresponde con cada uno de los protagonistas. La novela cuenta la vida de unos adolescentes que, como toda persona, tiene sus propias motivaciones, sueños y pesadillas. Por un lado, Poppy es la chica perfecta, la líder de su pandilla, con un carácter vil e, incluso, abusivo. Por otro, Midnight, el joven cándido que vive a la sombra de su hermano mayor. Por último, Wink, la rara del colegio, con una madre vidente y con predilección por las novelas de fantasía. Ellos moverán los hilos de la historia cumpliendo unos roles prefijados que se autoimponen o les otorgan.

La autora escribe una novela basada, en líneas generales, en los pilares de las novelas de aventuras. Por lo tanto, aparece un protagonista que cumple con el papel héroe; el contra punto, un villano y un misterio desarrollado en un lugar exótico: una casa encantada. Los personajes, desde su perspectiva personal, cuentan su parte de su vivencia, mientras el lector une los fragmentos. En un principio, parece narrarse esa típica historia; sin embargo, Tucholke le da un giro mediante la incorporación de los sentimientos y problemáticas que rodean a un adolescente. De este modo, el sentimiento de pertenencia, la soledad, el miedo o la vergüenza se desatan para unir los tópicos clásicos de las aventuras. El resultado es una novela enigmática, que juega con la medias tintas y las visiones poliédricas. En definitiva, un relato de descubrimiento personal.

April Genevieve Tucholke conoce la literatura, su funcionamiento básico y alguno de los temas clásicos. Esto le permite jugar con todos los elementos para crear incertidumbre e intriga. Mediante una prosa envolvente nos lleva a un lugar luminoso, con sus sombras igual de proporcionales a su brillo. Wink, Poppy, Midnight es una historia de magia, realidad, misterio y mentiras que deja al lector un buen sabor de boca. Los personajes serán motor, causa y desarrollo de la novela, construyendo, de este modo, una aventura más que recomendable.

Dejar respuesta