Wimbledon se rinde ante la maestría de Federer

0
108

Roger Federer se proclamó vencedor de Wimbledon ante Andy Murray en un partido lleno de historia. Tenis lleno de emoción, esfuerzo y calidad entre dos grandes tenistas que han brindado un gran partido dominado por la clase del suizo y la entrega del escocés.

2012 quedará grabado en la historia del tenis como el año en el que Federer hizo historia en Wimbledon

Andy Murray decía antes de comenzar el duelo que no tenía nada que perder debido a la importancia del rival con el que debía competir en la final de un torneo, el de Wimbledon, que ningún compatriota había ganado desde 1936. No se equivocaba, porque Roger Federer se mostró intratable. El suizo se jugaba algo más que un título que ya había conquistado en otras seis ocasiones.

Tras su victoria, Federer se coloca como número uno en el ránking ATP, consigue su séptimo Wimbledon e iguala el récord de Pete Sampras al encabezar la clasificación mundial durante más tiempo (286 semanas). Algo solo al alcance de los elegidos.

El partido, rodeado de una grandísima expectación, comenzó con el escocés dominando. Murray se puso por delante con un 6-4 que hacía mantener la esperanza a la gran mayoría de los asistentes. Pero el suizo, que se enfrentaba a su octava final en Wimbledon, pronto tomó el control del juego, y el segundo set se lo adjudicó por 7-5. En el tercero, un claro 6-3 acercaba a Federer a su sueño y dejaba a Murray cerca de la decepción.

El cuarto set sería decisivo, y con un claro 6-4, en casi tres horas y media, Federer se proclamó vencedor asegurándose un sitio de privilegio entre los más grandes tenistas de todos los tiempos.

Federer estaba emocionado tras el encuentro y destacó que el secreto de este nuevo éxito es que nunca dejó de creer en sí mismo. En esta ocasión fue Murray el que no pudo evitar las lágrimas ante un público que no dejó de animarle en todo momento.

En la final de dobles masculina ganó la pareja compuesta por el británico Jonathan Marray y el danés Frederik Nielsen ante Robert Lindstedt y Horia Tecau por 4-6, 6-4, 7-6, 6-7 y 6-3, en un duelo que se alargó más allá de las tres horas.

En el cuadro femenino la protagonista indiscutible fue la extraordinaria Serena Williams, que ha demostrado que a sus 30 años está en su mejor momento. La estadounidense se alzó con su quinto Wimbledon además de vencer en el partido de dobles, donde forma pareja con su hermana Venus Williams, que atesora otros cinco torneos.

Serena, que se coloca número cuatro del ránking WTA, se impuso a la polaca Agnieszka Radwanska de un modo fácil, apoyándose en su portentoso saque y casi sin oposición, por 6-1, 5-7 y 6-2 en poco más de dos horas ante la nueva número dos del mundo que, a base de garra, se hizo con el segundo set, pero, debido a su poca experiencia en finales, no pudo evitar caer derrotada ante una Serena acostumbrada a disputar torneos.

En el duelo de dobles, las hermanas Williams vencieron con claridad por 7-5 y 6-4 a las checas Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka, en un encuentro que apenas superó la hora de duración.

En cuanto a la participación española, David Ferrer fue el más destacado; se plantó en cuartos y sólo el finalista Murray pudo apearle de llegar más lejos en un durísimo duelo que rozó las cuatro horas de duración.

La gran sorpresa del torneo la protagonizó Rafael Nadal, al caer eliminado frente al checo Lukas Rosol, número 100 de la ATP, en segunda ronda. Días más tarde se conoció que padece una tendinitis en la rodilla por la que tuvo que anular el partido benéfico que iba a disputarse en el estadio Santiago Bernabéu frente a Djokovic el próximo sábado, pero, en principio, no le impedirá participar en los JJOO de Londres.

Fotografía: Paula Fannell

Dejar respuesta