Wilkinson mete a Inglaterra en la lucha por el VI Naciones

0
113

La tercera jornada del VI Naciones de rugby presentaba por encima de todos, un choque que fue tomado por los franceses como la revancha del último mundial en el que Inglaterra les apeó de la final en el estadio de Saint Denis. Sin embargo, la historia se volvió a repetir y el quince inglés, liderado por Jonny Wilkinson, cuajó su mejor actuación del torneo para derrotar a los galos. Gales, con su abultado triunfo ante Italia, se colocó entonces a la cabeza de la clasificación con tres victorias, mientras Irlanda también consiguió superar el trámite de la visita de Escocia.

Año tras año, el VI Naciones de rugby parte con un claro favorito. En sus últimas ediciones las quinielas siempre se han cumplido, salvo alguna sorpresa. Sin embargo, pese a que esta edición comenzó con Francia e Inglaterra como claras favoritas tras ser las dos mejores selecciones europeas del último mundial, la igualdad fue la nota predominante en las dos primeras jornadas. Francia, parecía cumplir con su papel con dos victorias, sin embargo su juego no llegaba a la altura de lo que se espera del VX del gallo. Inglaterra defraudaba en su inicio de torneo consiguiendo sólo una victoria ante Italia. Por su parte, Irlanda y Gales, demostraban la igualdad existente en esta edición, a la vez que Italia y Escocia oponían una dura resistencia ante equipos de un nivel superior.

Gales e Italia abrían en Cardiff, una tercera jornada que debería clarificar el difícil panorama que presentaba el VI Naciones. Gales  comenzaba a plantearse seriamente la posibilidad de vencer el torneo si cumplía con las previsiones en este encuentro, y los de Cardiff no defraudaron para nada. La primera parte se presentó reñida, incluso los italianos tuvieron varias oportunidades de ensayar, sin embargo los fallos de individuales dieron el traste con la ocasión de irse al descanso por delante en el marcador. Tras la reanudación, los galeses demostraron el poderío que estaban mostrando en las segundas partes en el torneo, cuando realmente se deciden los partidos. El quince del dragón destrozó a un atemorizado equipo italiano que nada pudo hacer ante el rápido juego de los locales, que con dos ensayos de Bryne y otros tantos de Williams, hicieron recordar al equipo que se alzó con el torneo hace tres ediciones con el mejor juego abierto del continente. Lo abultado del marcador, 47-8, confirma a Gales como el equipo a batir en las dos jornadas que restan de VI Naciones.

En el segundo choque del día, Irlanda recibía a Escocia, no sólo con el objetivo de ganar, sino con el de convencer a una de las aficiones más exigentes del continente, que en los últimos años se acostumbró al gran juego elaborado por Brian O’Driscoll y compañía. Desde el primer momento los locales se pusieron por delante en el marcador con dos ensayos, mientras que los escoceses seguían confiando en las patadas a palos de su veterano ala, Chris Paterson. Al descanso los equipos se retiraron con un fácil 14-6 para los locales, y el partido en la segunda mitad prosiguió con el guión establecido. Irlanda se divirtió a ratos con una selección escocesa que consiguió su primer ensayo del torneo, mientras que los locales consiguieron tres, dos de ellos del ala Tommy Bowe que se convirtió en la estrella de un choque que acabó con una cómoda victoria local por 34-13. El primer objetivo de los irlandeses, ganar el partido, se consiguió con dificultad, sin embargo, el bueno juego no fue la nota predominante del choque, y es que la falta de tensión del choque produjo varias fases de relajación, que no impidieron que los irlandeses cumpliesen con el trámite.

Pero en esta jornada, todas las miradas estaban puestas en el último choque del día. Los que comenzaron como los dos grandes favoritos, Francia e Inglaterra, se enfrentaban en Paris, en un partido que los galos tomaron como la revancha de su último enfrentamiento, en el cual, Inglaterra dejó sin final a Francia en su mundial. Los ingleses no habían comenzado nada bien el torneo con una derrota y una justísima victoria ante Italia, mientras que los franceses, sin convencer del todo, sumaron los dos triunfos posibles, uno de ellos ante el complicado equipo irlandés. Los locales se presentaban pues como claros favoritos, sin embargo desde el primer minuto, las cosas se les pusieron muy cuesta arriba. Inglaterra comenzó muy centrada el choque, y de la mano de su mejor jugador, Jonny Wilkinson, consiguieron ponerse con un 0-10 a los quince minutos. A partir de ahí, los franceses vieron como tendrían que nadar contracorriente el resto del partido, y pese a que tuvieron una tímida reacción en los últimos compases del primer tiempo, en la segunda mitad de partido no consiguieron remontar. Incluso, los ingleses consiguieron aumentar su ventaja con un espectacular drop de WIlkinson y un ensayo en el último minuto, para dejar el tanteador final en 13-24.

La derrota gala escoció mucho, pues se aventuraba que tras esta jornada, Inglaterra perdiera todas las posibilidades de victoria final. Sin embargo, el panorama que se presenta superado el ecuador de la competición, es difícil de pronosticar. Gales se sitúa sola en cabeza con tres victorias siendo la más beneficiada de la debacle francesa, mientras que Inglaterra, Irlanda y Francia cuentan con dos triunfos cada una. Las espadas siguen en todo lo alto ante las dos apasionantes jornadas que vienen por delante, las cuales coronarán al vencedor del VI Naciones 2008.

Fuentes del texto:
www.as.com
http://www.rbs6nations.com/
Fuente de las imágenes:
http://www.rbs6nations.com/

Dejar respuesta