“West Side Story”, un musical lleno de señales

0
2114

Es cierto que los musicales no se caracterizan por su carga política, histórica o reivindicativa, pero no hay nada más lejos de la verdad. Ningún musical carece de contexto histórico o político, lo vemos con los nazis en “Sonrisas y lágrimas” y “Cabaret”, la Guerra de Vietnam en “Hair” o la política y sanidad de los primeros años noventa junto los estragos del SIDA en “Rent”. “West Side Story” no es una excepción. A pesar de ser una versión contemporánea de “Romeo y Julieta” situado en los Estados Unidos del s.XX y cambiando a Montescos y Capuletos por americanos y portorriqueños, se centra en un problema social y racial que incluye elementos como la corrupción y el racismo policial y el papel de la mujer.

Ya en las primeras imágenes del filme se nos muestra una vista aérea de un Manhattan superpoblado en los años sesenta. Los lujosos, famosos y nuevos edificios del centro de la isla neoyorkina nos llevan a los barrios marginales donde los jóvenes estadounidenses de padres europeos conviven con los inmigrantes hispanos. La presentación de los “Jets”, la banda de los jóvenes americanos, nos muestra a unos chicos rubios, limpios, blancos, vestidos con colores claros… sólo hay que esperar a la llegada de los “Sharks” para ver a una banda de hispanos morenos, negruzcos, casi mulatos, vestidos de colores cálidos como violetas y rojos. El jefe de los portorriqueños, Bernardo, es interpretado por George Chakiris nacido en Ohio pero de origen griego y su caracterización de hispano se basa en un desmesurado maquillaje y un vestuario basado en el rojo, color que comparte junto al morado con el resto de hispanos de la película. La policía es representada en el musical como una organización corrupta, que está al lado de los jóvenes americanos y que quieren deshacerse de los inmigrantes de formas poco ortodoxas. Los americanos por su parte piensan que no es un asunto en el que deba implicarse la autoridad, es un problema interno del barrio y entre dos bandas. Ya la frase de Riff, jefe de los americanos hace ver la única preocupación de los jóvenes y la vida que llevan, “Nuestro barrio es todo lo que tenemos, pero pienso conservarlo”.

Así la presentación de Tony, el Romeo de la historia, es la de un buen joven americano. Es el único de sus amigos que ha encontrado el buen camino y se ha apartado de la calle, algo que no ven bien sus amigos, además es el único que trabaja aunque sea como reponedor del bar que frecuentan los “Jets”. La primera imagen de Tony cargando cajas de la bebida americana y juvenil en los sesenta por excelencia, la Coca-Cola, ya nos demuestra la bondad, perseverancia, ambición y responsabilidad del joven. Así sólo Tony y las mujeres portorriqueñas trabajan. Ni Bernardo ni sus compañeros tienen empleo y sólo su hermana pequeña María y su novia Anita trabajan como costureras.

Hay varios tipos de mujer representados en la película. Anita, interpretada magistralmente por la oscarizada Rita Moreno, es la novia de Bernardo y a pesar de que se pueda esperar de ella un carácter sumiso y apacible es retratada como una mujer pasional, descarada y que no duda en encararse a su novio para tratar de apaciguar y evitar la pelea que desencadenará el final de la historia. Los colores usados para el personaje, iguales a los de Bernardo, su lenguaje y los pasos de baile que, según la propia Rita, fueron ideados para ir en consonancia con el carácter del personaje distan mucho de la personalidad de la otra representación de la mujer latina.

María, la Julieta de Tony, es mucho más dulce, callada, sumisa y enamoradiza. Como buena hispana se la representa como devota de la religión cristiana (recurre a una desmesurada oración al conocer la muerte de Bernardo a manos de Tony).

El resto de las mujeres hispanas son también algo descaradas, pero siempre del brazo de sus hombres. Las novias y acompañantes de los jóvenes estadounidenses sí son representadas como meros objetos de decoración que no tienen ni voz ni voto. Esto se puede observar en la escena y posterior coreografía del gimnasio donde son llamadas al baile como los amos llaman a sus perros. Posteriormente hay una escena que se desarrolla en la tienda donde trabaja Tony y donde las dos bandas han quedado para concretar hora y lugar de la pelea que pondrá el barrio en manos de unos u otros. En esta escena las novias americanas saben que sobran entre los hombres cuando estos les dan una palmada en el trasero y les hacen un ademán con la cabeza.

Con respecto a la escena anteriormente comentada del gimnasio, quisiera resaltar elementos estéticos como las ropas usadas por las portorriqueñas, basadas en el folclore español con voluminosos volantes y encajes con colores llamativos que contrastan con las faldas ajustadas y los colores pastel que usan las novias de los americanos.

También es reseñable los pasos de baile que ponen en práctica tanto unos como otros y que según la banda se basan en el folclore de su etnia. Los americanos bailan el mambo con pasos del “twist” y el “swing” que son dos tipos de danza típicamente norteamericanos. Así pues los portorriqueños adquieren pasos que más tienen que ver con el flamenco y la danza española que con el “mambo” o con el “cha cha cha”, también se les puede escuchar continuamente “olé” y “torero” mientras bailan.

Por otro lado hay una canción que en tono de comedia y burla hacia la policía nos cuenta el por qué con son los jóvenes americanos así, cuál es su pasado. La canción “Gee, Officer Krupke!” cuenta la historia de unos chicos con padres maltratadores, alcohólicos, madres prostitutas y drogadictas, infancias destrozadas por la vida en la calle y que les han convertido en lo que son ahora, callejeros que cuentan con un barrio que es para ellos un pequeño reino que deben defender de aquellos que quieren invadirlo.

En la reunión entre las dos bandas que es justo posterior a la canción citada, se muestra una imagen salvaje de los portorriqueños. Los americanos han expresado previamente su temor a que “esa gentuza hispana” pueda usar navajas o pistolas y ya en la reunión entre Bernardo y Riff se muestra un cruce de opiniones sobre las armas que se deben usar en la pelea en la que los americanos siempre usarían algo más dulce que los hispanos. En esa misma reunión interviene de nuevo el policía corrupto que una vez más expresa su odio contra Bernardo, su racismo y xenofobia y ante la negativa de los estadounidenses para delatar a los hispanos arremete contra la situación familiar de varios de ellos que es por supuesto nefasta.

Una vez que la pelea tiene lugar y Bernardo mata por accidente a Riff, en un acto que intenta ennoblecer al personaje por fin al no ser un asesinato a sangre fría con la posterior reacción de arrepentimiento del portorriqueño, y este es a su vez asesinado por un enajenado Tony es Anita quien tiene un peso fundamental en la trama.

La portorriqueña, valiente y sin temores tras la muerte de su amado, accede a ir a la tienda para dar un mensaje de María a Tony. Esta escena tiene un valor dramático fundamental, Anita es víctima del racismo y de un intento de violación por parte de los componentes de los “Jets”. El intento de violación está, por la época de la película, bastante disimulado y coreografiado ya que en la versión actual del musical en Broadway se muestra más cruda. Un año antes del estreno de “West Side Story”, Sophia Loren había ganado un Oscar por su interpretación de una mujer violada en “Dos Mujeres” de Vittorio de Sica, pero hasta estas dos películas las violaciones o sus intentos no habían tenido demasiada representación ni importancia en los filmes. Es Anita, despechada, atormentada y furiosa tras este percance quien engaña a todos diciendo que María se ha quitado la vida al saber que su amado ha matado a su hermano. Esto originará el destino del resto de personajes que acabará con la muerte de Tony en brazos de María tras un disparo de Chino, el prometido portorriqueño de María.

Es este otro tema bastante camuflado en la cinta, pero aun así presente, el hecho de que María este prometida desde hace tiempo a Chino, uno de los suyos. Así se lo dice Anita en la canción “A boy like that” en la que intenta hacer ver a María cuál es su lugar, que debe estar con los suyos y no juntarse con los americanos.

No quisiera acabar sin mencionar un personaje que en mi opinión es novedoso y particularmente arriesgado en la época. Se trata de la chica que adquiere estética masculina, casi de travestismo, y que no quiere saber nada del matrimonio ni de los temas femeninos ya que sueña con ser una más de los “Jets”. Este personaje es por supuesto repudiado o ignorado por el resto de personajes masculinos, excepto por el de Tony a quien presta su ayuda cuando mata a Bernardo. Este personaje es uno claramente original por su ambigüedad sexual y por el texto que acompaña sus acciones marcadamente masculinas.

En definitiva “West Side Story” es una historia de amor que se encuentra enmarcada en un contexto histórico y político en la que son protagonistas un cuerpo de policía corrupto, un racismo y xenofobia desmesurados en un ambiente de marginación que sólo ve una luz de esperanza con la muerte de los más importantes de cada banda.

Fuentes de Texto:
www.westsidestory.com
www.broadwaywestsidestory.com
www.imdb.es/title/tt0055614
Fuentes de imágenes:
http://images.universodivx.net/imgupload/images/615753.jpg
http://assets.nydailynews.com/img/2009/03/20/alg_west_side.jpg
http://www.afi.com/wise/films/west_side_story/photo/images/westside04.jpg
http://www.absolutmadrid.com/wp-content/uploads/2009/06/west-side-story.jpg

Dejar respuesta