Webber, como príncipe en su Principado

0
79

El Principado de Mónaco asistió el domingo a la mejor carrera de Mark Webber en lo que llevamos de temporada. El australiano dominó la prueba de principio a fin, siguiendo el mismo estilo que el año pasado impusiera su compañero de equipo, Sebastian Vettel. Nico Rosberg y Fernando Alonso completaron el podio.

Mark Webber, ganador del Gran Premio de Mónaco

Es un hecho que, en la historia del circuito de Montecarlo, tan sólo dos pilotos han conseguido hacerse con la victoria saliendo más atrás de la quinta posición. Es verdad que la ‘pole position’ es fundamental para tener grandes posibilidades de salir vencedor de la prueba, pero también es cierto que Webber lo sabía y que ésta era su oportunidad para proclamarse el sexto ganador diferente de la temporada. Y así lo hizo.

Desde que el sábado la penalización de cinco plazas impuesta a Michael Schumacher tras su accidente con Bruno Senna en el Gran Premio de España le diera la ‘pole’, las cosas se pusieron aún más de cara para Webber en un fin de semana en el que el australiano le quitó el foco a Vettel, su compañero de equipo y vigente campeón del mundo.

La salida era lo más peliagudo de la carrera para Webber, quien acostumbra a perder posiciones en el arranque. Sin embargo, el piloto de Red Bull dio una clase magistral de cómo salir desde la primera posición y de cómo hacerlo brillantemente en uno de los circuitos más peligrosos del campeonato, donde los muros son un obstáculo constante y un ligero toque puede arruinar una victoria. Aun así, el australiano mantuvo la concentración y se llevó el gato al agua después de 78 intensas vueltas, en las que los choques y la amenaza de lluvia no dejaron de acechar.

Su compañero de equipo no dejó de sorprender cuando ya el sábado dio por perdida la tercera ronda de clasificación y se guardó un juego de gomas nuevo para el día de la carrera. La estrategia podría haberle dado la victoria de no ser porque, sorprendentemente y en contra de lo habitual, los neumáticos superblandos duraron hasta la vuelta número treinta, permitiendo que la gran mayoría de pilotos fuesen a una sola parada.

A pesar de todo, no le salió mal la jugada al equipo Red Bull, ya que alzó al alemán hasta la cuarta posición, justo por detrás de su actual rival por el campeonato, Alonso, y adelantando en el pit stop a Lewis Hamilton, quien se vio relegado a la quinta plaza.

El asturiano de Ferrari firmó su tercer mejor puesto de 2012, que le coloca como líder provisional del campeonato de pilotos. Las pequeñas mejoras introducidas en el coche parecieron funcionar, ya que Felipe Massa entró en la Q3 del sábado y quedó en su mejor puesto del año: sexto.

Fernando Alonso quedó tercero en el Gran Premio de Mónaco

Justo por delante del español quedó Rosberg, quien se hizo con el segundo escalón del podio. Así, el de Mercedes asciende a la quinta plaza en la clasificación por delante de Jenson Button –McLaren Mercedes- y de Kimi Räikkönen –Lotus Renault-. El inglés se vio obligado a abandonar a pocos giros del final por problemas mecánicos tras un choque con Heikki Kovalainen, mientras que el finés acabó noveno después de ver cómo monoplazas más lentos que su Lotus le adelantaban por los problemas con el desgaste de las gomas.

El veterano Schumacher se mantuvo como el piloto con más abandonos de la temporada, cuatro en seis carreras disputadas, tras tener que detenerse por problemas con la presión del combustible. Le sigue de cerca el suizo Romain Grosjean, quien, a pesar de salir desde la cuarta plaza, se quedó fura en la primera curva debido a un toque lateral con Fernando Alonso y a un posterior encontronazo con Schumacher.

El español Pedro de la Rosa volvió a verse entre los perjudicados de un accidente y tuvo que abandonar la carrera en la primera, ya que el alerón trasero de su monoplaza acabó descolgado tras sufrir un golpe por detrás. Por su parte, el monoplaza de Kamui Kobayashi, en medio de todo el caos que se formó entre la salida y la primera curva, dio un gran salto al pasar lateralmente por uno de los pianos.

Como resultado, el Gran Premio de Mónaco deja un líder del mundial en solitario -Alonso-; un empate por la segunda posición entre los dos hombres de Red Bull; un Webber reavivado frente a un Button deshinchado; y nueve abandonos que confirman lo espectacular e imprevisible del circuito del lujo.

Imágenes: Adrian Hoskins/xn44

Dejar respuesta