Vuelvo en 5 minutos: disculpen las molestias

0
654

No es nuevo para nadie que Estados Unidos está de Elecciones, ni que los candidatos a la presidencia aprovechan cualquier ocasión para tirarse los trastos a la cabeza públicamente. Envidias, rencores, venganzas. Es normal. Cualquier cosa vale con tal de ser el ganador en la carrera hacia la ansiada Casa Blanca.

Pero entre tanta expectación y nervios por saber quién será próximo que gobierne el mundo (no olvidemos que cuando Estados Unidos se resfría, el resto del mundo estornuda), debemos incurrir en un hecho peculiar. Algo que contrae el corazón y lo reduce al mínimo aliento.

Y es que, el candidato demócrata a la Presidencia de los Estados del Mundo, quiero decir, Unidos, Barack Obama ha suspendido temporalmente su campaña esta semana con el fin de visitar a su abuela enferma en Hawai.

El anuncio se hizo mientras Obama visitaba el estado de Florida  donde apareció con su antigua rival, la senadora Hillary Clinton.  Algunas fuentes confirman que es incierto el efecto que esta  decisión tendrá en la carrera presidencial, sobre todo cuando  faltan sólo dos semanas para las elecciones. Ahora no puede echarlo a perder.

Los asesores de Obama, sin embargo, aseguran que la prioridad  del candidato es estar con su familia en estos momentos, lo que  según afirman, es una prueba de su integridad como persona.  Otros analistas enfatizan que incluso puede ayudar para calmar los  ánimos de la campaña, ya que es muy difícil atacar a una persona  que está pasando por un mal momento.

Mientras tanto, McKain se frota las manos y babea saboreando el triunfo.

No podemos negar el gran avance que supondría para todos la victoria del candidato demócrata y lo ha dejado claro día tras día en sus promesas electorales, incluso en las que hizo poco antes del anuncio de su “retirada momentánea por problemas familiares”.

Un programa lleno de promesas
A quince días de las elecciones presidenciales el demócrata aseguró  que detendrá el desalojo de las personas que dejaron de pagar la  hipoteca de sus casas. Obama hizo estas declaraciones mientras  participaba en un mitin con Hillary Clinton.

También instó a sus seguidores en Florida a participar en el  voto anticipado que empezó este lunes. Florida es uno de los  estados considerados “indecisos”, ya que no se ha definido  históricamente por ninguno de los dos partidos mayoritarios, el  Republicano y el Demócrata.

El candidato republicano, John McCain, atacó la política  económica de su contrincante y prometió conducir al país en una  nueva dirección.

Haciendo campaña en Missouri, otro estado indeciso, McCain acusó a  Obama de engañar al electorado al ocultar que incrementará los  impuestos.”Después de meses de una campaña de elocuencia (…) nos  enteramos finalmente de que el objetivo económico del senador Obama  es (…) él quiere derrochar la riqueza”.

“Si soy elegido presidente, no aumentaré los impuestos a las  pequeñas empresas, el senador Obama sí y eso las forzará a recortar  puestos de trabajo”.

Además, el senador por Arizona dijo que acabaría con la crisis  hipotecaria “comprando las deudas impagables y refinanciándolas”  para “realizar el sueño americano y mantener a la gente en sus  casas”.

Un golpe bajo para el candidato demócrata que  definió la campaña republicana de “fea” pero que no se dejaría distraer por ella. El senador por Illinois trató de centrar su discurso en la economía y en los floridanos que fueron golpeados duramente por la crisis inmobiliaria y por la desaceleración económica.

“Hemos probado a la manera de John McCain. Hemos probado a la  manera de George Bush. No ha funcionado. Es tiempo de algo nuevo”,  indicó Obama.

Y eso es lo que necesita Estados Unidos y el resto del mundo: “algo nuevo” y sobre todo “bueno”.

Fuentes del texto:
www.europapress.es
www.elmundo.es
Fuentes de las imágenes:
www.google.es
www.elmundo.es

Dejar respuesta