‘Vuelo nocturno’, otro cuento memorable

0
145

Berenice rescata un relato novelado del padre de El principito, publicado mucho antes de dicho gran éxito. En él, el autor plasma artísticamente su pasión por la aviación.

thRivière es el patrón de una cuadrilla de pilotos de aviones comerciales que operan entre diferentes países del mundo. Su larga experiencia y su carácter adusto y excesivamente rígido y profesional le hacen ser un superior respetado, pero poco cercano, cuyas órdenes se acatan sin más. A su cargo está Fabien, que pilota un avión que surca los cielos de Argentina, y al que le sorprenderá una tempestad difícil de capear. Por tanto, de repente Fabien se convierte en el punto de mira de los controladores: todos los ojos tratan de seguir su rastro, aterrados ante la posibilidad de que el piloto no logre llegar a su destino.

Vuelo nocturno es un pequeño cuento sobre las dimensiones de la condición humana. Aparece entre sus páginas, bien perfilado, el hombre como criatura que siente miedo y se guarece de las inclemencias de la naturaleza, pero que también ama, trabaja, reflexiona y siente el peso del tiempo sobre sus hombros. Somos animales creadores de grandes tecnologías que nos hacen desafiar a la evolución y nos permiten desplazarnos más rápido que cualquier otro ser vivo; pequeños héroes que salvamos batallas cotidianas, enfrentándonos a la muerte que acecha. En suma, un bonito ejercicio de narrativa casi filosófica, muy asequible y que asegura un agradable rato de lectura.

Sirviéndose de una prosa sencilla -frases cortas, capítulos breves- el autor creó un cuento simple pero rico en metáforas, al alcance de todos, cuyo estilo puede considerarse totalmente precursor del plasmado en el gran éxito que le aseguraría la fama eterna. En él aparecen pocos personajes, suficientes no obstante para crear la pequeña trama narrativa que nos hará viajar, nunca mejor dicho, hacia otro continente. Vuelo nocturno supone también una extraña premonición literaria, puesto que Antoine de Saint-Exupéry desapareció durante un vuelo en 1944 y en torno a su muerte todavía flotan las incógnitas. Gracias a Berenice recuperamos hoy un texto ligero que no debe faltar en las librerías de los enamorados de un autor al que es indispensable leer y releer.

Dejar respuesta