Visita Mallorca, cosas que ver y hacer en la isla

0
273

 

es_trenc_cyccro¿Tienes pensado visitar Mallorca? ¿Buscas recomendaciones sobre qué ver, dónde comer o qué hacer? Desde La Huella Digital te ofrecemos las mejores posibilidades para pasar unas vacaciones idílicas en medio del Mediterráneo.

Mallorca es la isla más grande del archipiélago balear, el cual forma una comunidad autónoma uniprovincial, la más oriental de España. Al igual que las otras islas baleares , Mallorca es un destino turístico importante. Tiene 3.640,11 km² y 862.397 habitantes según el censo de 2009 Antaño, por su ambiente sosegado, era también conocida como La isla de la calma.

Es un destino muy solicitado, tanto por mayores como por jóvenes, y su fuente principal de ingresos es el turismo, ya sea nacional o internacional. Durante el invierno, casi todo permanece cerrado excepto en Palma, a no ser que se vaya buscando algo muy concreto, como turismo gastronómico o de golf. Sin embargo, en verano es un hervidero de nacionalidades, culturas, arena y crema bronceadora.

A continuación os sugerimos qué no podéis dejar de ver si decidís que este va a ser vuestro destino para las siguientes vacaciones. Hay propuestas para todos los gustos y bolsillos, pero os planteamos las más típicas, aparte de caminar por la ciudad de Palma para ver su casco antiguo y tiendas.

En cuanto a comida…

-Ca’n Joan de S’ Aigo: es el lugar típico para ir a tomarse una ensaïmada con chocolate caliente en invierno. Se sitúa en el Casco Antiguo de Palma, y en los días más fríos suele haber cola en la puerta (3€)

-Cosa Nostra (Paseo Marítimo): para aquellos que quieran disfrutar de la comida italiana mientras contemplan una vista increíble, bajo el cielo estrellado (15€ por persona)

-Fujiyama (Coll d’ en Rabassa): un restaurante asiático muy atípico. Situado a las afueras de Palma, si queréis cuidar vuestros bolsillos, pero comer bien y variado, este es el lugar.  Consta de mesas situadas alrededor de una cinta transportadora por donde circulan tanto delicias asiáticas como especialidades españolas. Hay para todos los gustos. (10€ por persona).

-Ca’n Gaspar (Pla de na Tessa): si sois de los que quiere comprobar el verdadero ambiente y comida mallorquín, sin duda este bar os sorprenderá. Peña dl Clubde Futbol del Pla, los ancianos del pueblo se reúnen allí por las noches para jugar a cartas y tomarse unas cervezas. Es antiguo y lúgubre, pero ofrecen su “pamboli”, un plato típico mallorquín, compuesto por rebanadas de pan isleño con aceite, tomate restregado (¡nunca triturado!), y jamón serrano, queso y guindillas. También podéis degustar caracoles, ensaïmada, sobrasada…. (5€ por persona).

En cuanto a visitas…

-La “Seu” o Catedral de Palma: lo reconoceréis por ser el lugar al que se desplaza la Familia Real en Semana Santa para acudir a misa. Es una construcción gótica, con uno de los rosetones más grandes que se hayan visto. Un gran lugar para hacer fotos.(entrada 4€; de lunes a viernes de 10 a 15:15h.)

-Castillo de Bellver: es uno de los pocos castillos de planta circular que quedan en Europa. Se sitúa sobre Palma, y desde allí hay unas vistas privilegiadas sobre la ciudad y el puerto. Se encuentra perdido en el bosque, con muchos caminos que explorar a su alrededor, y la posibilidad de hacer un tour por las cuevas que tiene en su parte inferior (entrada 2,50€ ; de martes a domingos de 10 a 18h).

-La Granja de Esporlas: el favorito de los niños. Visita una gran casa señorial en este pueblo idílico mallorquín, lleno de animales, maquinaria y vestimenta de época, enormes jardines y fuentes, salas de tortura, cocinas… Y para amenizar el día, hacen degustaciones de vinos y zumos caseros, además de ofrecer típicos buñuelos mallorquines recién hechos y espectáculos de “ball de bot” (12.5€ por persona)

-Monasterio de Lluch: situado en Escorca, en plena Sierra de la Tramontana (declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO). No hay que perderse: la Basílica- donde cada día a las 11:15h canta la Escolanía- y el completo museo del Santuario (4€, abierto de 10 a 14h, excepto sábado).

-Cuevas de Drach: una de las visitas más sorprendentes de la isla. Las cuevas esconden en su interior un gran lago subterráneo, el Lago Martel, considerado uno de los mayores lagos subterráneos del mundo, donde se ofrecen diariamente conciertos de música clásica con piezas de Caballero, Chopin… una experiencia inolvidable para terminar la visita a las cuevas. Después se ofrece un breve paseo en Barca por las cuevas. (Entrada 11,50€, visitas en grupos, duración 1 hora. Fotos no permitidas. Recorrido 1200 m.)

En cuanto a pueblos…

-Valldemossa:  descubre el santuario al que se escapaba Chopin para componer sus obras. Otra cosa típica es degustar la coca de patata para merendar en cualquier panadería. Entrada conjunta Cartuja + Museos + Palacio 8,50€. De marzo a octubre de 9.30 a 18 h; de noviembre a febrero de 9.30 a 16.30 h. Domingos de 10 a 13 h (excepto diciembre y enero).

-Sòller: bonito pueblo costero por el que pasear y probar sus platos marineros. Desde su puerto hay un barco que te lleva a visitar la Calobra, una playa  de piedras con un carácter especial.

En cuanto a playas…

-Playa d’ es Cargol: playa virgen idílica, frecuentado por nudistas, aunque también hay muchos niños. De arena blanca y fina, y aguas cristalinas, es bastante laboriosos su acceso: dejar el coche en un parking de pago, y caminar unos 20 minutos por un paseo entre las rocas para acceder. No dispone de duchas,  ni socorrista, ni chiringuito, pero pasar el día en tal tranquilidad, vale la pena.

-Alcudia: las playas del norte de la isla cuentan con hoteles, servicios, socorristas, y todo lo necesario, sin estar demasiado masificadas. Las de Alcudia, en concreto, cuentan con una hilera de pinos  en la arena que proporcionan cobijo a los menos adeptos al sol. Pese a estar a una hora de Palma, es una buena opción para hacer una visita de un día, disfrutar de la playa y sus pasarelas por el agua, y buscar estrellas de mar.

-Es Trenc: una de las playas más paradisíacas de la isla. Es necesario ir en autobús desde Plaça Espanya o aparcar el coche en un parkin de pago bastante polémico.  Es una playa bastante conocida, por lo que el metro cuadrado suele estar muy cotizado en verano, aunque para buscar playas igual de bonitas y menos concurridas, no hace falta ir muy lejos.  También es una playa medio nudista.

En cuanto a actividades…

-Actividades acuáticas: la oferta es enorme: banana, paracaidismo por encima del agua, submarinismo, esquí acuático…  Casi cada playa tiene su empresa dedicada a estas actividades, aunque destacamos el Club Naútico de Arenal, desde donde se puede recorrer la totalidad de Playa de Palma sobre agua, o por el aire.

-Paseo Marítimo de noche: una propuesta muy tranquila y romántica…Caminar desde Portopí hasta la Catedral por al lado del mar. Estad atentos a ver si veis el barco del Rey, el Fortuny, atracado en el muelle, y disfrutad de la cálida brisa del mediterráneo mientras veis poner el Sol sobre el agua.

-Tren de Sòller: una experiencia muy bonita, sobre todo con niños. Es un tren de madera de época que cubre el mismo trayecto que hacía antaño. Sugerimos hacer Palma-Sòller en tren, y volver en barco desde el Puerto de Sòller(tren Palma-Soller 17€; tranvía Sóller-Port de Sóller 4€. Precios por trayecto.)

-Fiesta turística: para aquellos que quieran ver la noche más movida de la isla, no hay nada mejor que acudir a las fiestas de los turistas. Punta Ballena es territorio exclusivamente británico, donde te mirarán raro si hablas en castellano. Es donde se dan las fiestas más grandes, surrealistas y alcohólicas de toda Mallorca. Sin embargo, los alemanes no se quedan detrás. Han hecho propia colonia en la zona de Arenal, en Playa de Palma, donde han construido una discoteca gigantesca en forma de castillo en primera línea, y se prestan a cualquier actividad alcohólica que se les presente. 

Imagen de  Cyccro  (Flickr)

Dejar respuesta