Videojuegos vs Piratería: la batalla que nunca termina

0
108

Cada vez son más los cierres de firmas y despidos debido a la tremenda crisis que está atravesando el sector tecnológico.  Mientras la piratería sigue avanzando de forma imparable y resulta evidente la desesperación en las grandes empresas, otras voces afirman que es posible obtener beneficios de dicha práctica ilegal.

Aunque el mercado de los videojuegos es uno de los más rentables, la piratería sigue afectando con cifras muy elevadas. Según un estudio realizado por IDC España en el primer semestre de 2011, la tasa de piratería en el sector de videojuegos  fue del 61’7 por ciento, mientras que el valor de los productos pirateados ascendió a 288 millones de euros.

El valor total de los contenidos pirateados englobando todos los sectores asciende a 5.229 millones de euros;  es decir, casi cuatro veces el valor del consumo legal. En general, la tasa de piratería ha crecido un 0’4 por ciento respecto a 2010.

Los avances en desarrollos de software y técnicas para evitar estas situaciones ilegales son cada vez mayores. Bohemia Interactive, por ejemplo, ha creado un sistema para Take on Helicopters, simulador aéreo especializado en helicópteros de toda clase. El dispositivo detecta las copias ilegales y el juego comienza un proceso por el cual va perdiendo calidad gráfica e introduciendo cada vez más ‘bugs’.

Con este sistema, además, ha sido posible detectar a poseedores de algunas copias ilegales que, a través de los foros oficiales de internet, comentaban estos fallos que ellos creían propios del juego.

A pesar de la crisis que afecta duramente al sector, existen opiniones optimistas que no solo no arremeten contra esta práctica ilegal, sino que apuestan por su continuidad para el crecimiento y difusión del mercado. Así opina John Goodale,  manager general de Unity Technologies, empresa dedicada al desarrollo de herramientas para programadores y responsable de los motores de Battlestar Galactica online. “La piratería puede ayudar a posicionar un producto en el mercado. Nadie podrá terminar con ella, pero la industria puede darle la vuelta a este tema y ponerla de su lado”, señaló Goodale.

El experto considera que la difusión de contenidos tecnológicos y videojuegos piratas consigue llegar a una serie de usuarios que, en el futuro, se convertirán en potenciales compradores. Dada la situación actual, son muchos los que ponen en duda las tesís de Goodale.

El control de la piratería es una cuestión compleja, ya que a pesar de la existencia de grandes empresas dedicadas a desarrollar software para evitar las copias, existen millones de hackers y crackers que dedican todo su tiempo a boicotear estas protecciones. De hecho, se han dado casos en los que un videojuego ya estaba pirateado tan sólo unas horas después de su estreno.

En cualquier caso, la lucha contra esta práctica sigue persistente e incansable. En España, el Código Penal sanciona las infracciones de la propiedad intelectual para la piratería al por mayor en sus artículos 270 y 271, donde se establece un castigo con penas de prisión y multas económicas que varían según la gravedad del delito cometido.

Fotografía: Laura Díaz Peña

Dejar respuesta