Victorias que son estados de ánimo

0
121

La ida de la eliminatoria española de cuartos de final de la EHF Champions League ha terminado con un convincente triunfo del BM Atlético de Madrid sobre el FC Barcelona Intersport (25-20). Un soberbio partido en defensa y la primorosa actuación de José Javier Hombrados, que mañana concurrirá por la presidencia de la Federación Española de Balonmano (RFEBM) permitirá al equipo madrileño disputar la vuelta en el Palau Blaugrana el próximo sábado (18.00 horas) con una jugosa ventaja.

Alegría, comodidad, seguridad. Sensaciones que definen a un colectivo frente a sus retos. El Atleti, mustio y deprimido durante toda la campaña, se ha reencontrado con las mejores virtudes justo en el momento adecuado. Le ha cambiado la cara su capitán José Javier Hombrados. El regreso del guardameta a la cancha es la chispa que ha incendiado el espíritu irredento de un equipo cuestionado y maltratado. El veterano portero ya fue decisivo en la remontada frente al millonario Füchse Berlín y ayer ejerció como vaso comunicante entre los jugadores y la grada. Jota es el alma de su equipo. La ausencia del arquero por lesión durante casi toda la temporada ha limitado las capacidades del actual subcampeón europeo. Su regreso es una oda al optimismo.

Joan Cañellas se zafa de la defensa de Juanín García. Fuente: BM Atlético de Madrid
Joan Cañellas se zafa de la defensa de Juanín García. Fuente: BM Atlético de Madrid

Gran entrada en Vistalegre (11.267 espectadores) y mucho calor ambiental. La furia de una hinchada ruidosa y emotiva es otro de los intangibles a los que se aferra el equipo colchonero. Los dos precedentes de la temporada, en Supercopa y Liga Asobal, en el recinto multiusos de Carabanchel eran favorables al equipo visitante. Pero en Europa el Atleti se transforma: le resiste el físico, se multiplican las prestaciones de una plantilla jalonada de figuras. En medio de esta atmósfera arrebatadora, abrió Ivano Balic el tanteo, descorchando el partido.

Intentó marcar el ritmo del choque el Atleti. Saltó al 40×20 con una declaración de intenciones, poniendo juntos a Joan Cañellas y Balic, ambos centrales. Compartían el frente de ataque atlético el genial mago croata y artista romántico con el cartesiano y riguroso campeón del mundo en Barcelona. Talento complementario para quien aspiraba a derribar la autoridad de su gran enemigo en las competiciones domésticas. Para entonces, primeros compases del encuentro, sobresalían las imprecisiones y los nervios; precipitación en los dos ataques. Se empleaban con dureza ambas defensas. Los primeros diez minutos reflejaban una igualdad absoluta (4-4).

En torno al ecuador de la primera mitad, el Atleti abrió el primer hueco del partido (7-4). La defensa 6-0 rojiblanca funcionaba al mejor nivel visto en esta temporada. Reaccionó el Barcelona y pocos minutos después dio la vuelta al marcador (7-8). La anotación era pobre y había deberes pendientes en los dos ataques. En el lado local había mayor fluidez cuando coincidían sobre el parqué Cañellas y Balic, que hacían madurar las jugadas de ataque. Por parte de los visitantes, no existía caudal creativo. Ni Raúl Entrerríos asistiendo, ni Dani Sarmiento en el uno contra uno, eran capaces de desentrañar la jaula planteada por los rojiblancos. Tampoco por el exterior o en los extremos mejoraba el Barça. Solo Cedric Sorhaindo en el pivote hacía daño.

Se llegó al descanso con una mínima ventaja rojiblanca (11-10). El Barcelona había recortado una diferencia de tres con dos inmensas paradas de Arpad Sterbick, ex del Atlético de Madrid hasta este verano. En la reanudación, dos tantos de Cañellas pusieron tres arriba al Atleti. Replicó con otros dos goles Siarhei Rutenka, el único azulgrana que comparecería en el segundo período. Se intuía en aquel punto del partido que otro arreón atlético no encontraría respuesta. Amagaron los locales (16-12), aunque terminaron hallando el resquicio definitivo hacia el triunfo tras una exclusión contra Mariusz Jurkiewicz. Salvaron los de Dujshebaev la inferioridad con parada de Balic (portero-jugador) incluida.

El choque se desbocó y entró el Atleti a los últimos diez minutos con una renta de tres (20-17). Y alargó el parcial porque defendió fuerte, atacó inteligente y detuvo Hombrados un penalti que puso boca abajo Vistalegre. Seis arriba (23-17) a falta de algo más de cinco minutos para el final. Dos minutos para Jonas Kallman, el extremo sueco que se reinventó como poderoso defensa, y otra exclusión para Balic, acercaron al equipo de Xavi Pascual. En inferioridad y a falta de un minuto, Cañellas encontró el espacio y asistió con un pase colgado para Jurkewiezc. Jota, a menos de 10 segundos, paró un último siete metros a Albert Rocas. Terminó el partido (25-20) con un equipo orgulloso por haberse reencontrado.

Talant Dujshebaev, siempre poderoso en las eliminatorias a doble partido, ofreció en la tarde de ayer su última lección táctica. Las dos unidades del Barcelona sucumbieron ante un bloque con menos fondo de armario. Pascual dispone, al menos, de dos talentos por posición y una plantilla exuberante. Responsable de la resurrección del Atleti contra el Barcelona es su entrenador. También el regreso de Hombrados, los dos centrales, la actuación goleadora de Kiril Lazarov (seis tantos) y el ejercicio defensivo. Ganó el Atleti al límite del esfuerzo, con Roberto García Parrondo y el propio Lazarov lesionados. Emotivo final y buena cosecha local. “A ver si en el Palau, con nuestra gente, podemos dar la vuelta a la eliminatoria”, dijo Pascual. El sábado, el desenlace.

Dejar respuesta