Victoria insípida

3
264

Tras haber sido eliminado de la Champions el Barcelona apuesta fuerte por la liga, el resultado de 4 a 1 a favor de los culés este martes ante el Tenerife es la mejor muestra, y el Madrid tiene que hacer lo mismo. Obligados a demostrar…¿buen juego? Difícil. Nos conformamos con pundonor. Miércoles noche, justo a las diez, el Mallorca y el Real Madrid se enfrentaban en la isla balear. Como dirían los tremendistas (en esto del periodismo deportivo hay muchos) todo estaba en juego.El comienzo del encuentro no era nada nuevo, el Mallorca atacando y el Madrid defendiéndose como gato panza arriba. Es decir, sin mucho éxito. En el minuto 6 nos avisaban con un gol anulado, bien anulado, por fuera de juego. La primera oportunidad o acercamiento de los blancos no se producía hasta dos minutos después. Obcecados los madrileños en jugar por el centro, sin contar con las bandas, casi sin centro de campo y jugando a pases largos. Vamos, lo que llevan haciendo desde que empezó el campeonato. Lo mismo que vengo diciendo desde entonces. Una señal clara de que un equipo no sabe ni puede es cuando se produce un saque de banda. Me explico. Por ejemplo el Madrid está en campo contrario, se produce un saque de banda a su favor. Están a 20 metros de la portería rival, sacan y el balón en vez de ir hacia la portería contraria vuelve a la propia. Es decir, el balón vuelve a su propio campo.

Le han bastado dos jugadas a los baleares para meter el gol, estaban avisados y no hicieron caso. Minuto 15 primer gol del partido, no del Madrid. Tocaba la remontada, últimamente los blancos se han aficionado a estas situaciones, no así sus seguidores que van de infarto en infarto. Tenía que despertar pero tal y como jugaban parecía que iban a ser la Belladurmiente de la fiesta. El Madrid no juega en equipo, esperan genialidades del luso o del argentino, porque el brasileño (este artículo parece la ONU con tanta nacionalidad) no anda muy en forma que se diga. Dicho y hecho. Minuto 26, CR9 (Cristiano Ronaldo para los que hablamos normal) empata el partido con un sombrero al guardameta mallorquín. La última parte del primer tiempo se puede resumir en: dos oportunidades claras del Mallorca con las respectivas paradas de San Iker (que sí, este año no anda tan fino pero está cuando tiene que estar), un cabezazo de Higuaín que se marchó fuera y el Madrid abriendo, tímidamente, las bandas pero terminando en un embudo en la frontal del área rival.

La segunda parte se iniciaba igual que la primera, los baleares atacando el Madrid… Iba a poner defendiendo, pero ni eso. En el 48 el árbitro y el linier no ven un penalti a Granero. Fíjense que va a resultar que el más chulo del vestuario es el único que se merece la liga porque en el minuto 56 conseguía adelantar a los de Chamartín. En el 58, Pellegrini se da cuenta de que Kaká nos resta un jugador porque sigue sin estar. Sale el de los pases milimetrados y la cabeza sin amueblar pero bien teñida, o sea, Guti. Una jugada genial del luso termina muriendo en las botas del Pipita (Higuaín para los que no ponemos motes), que no es por nada pero a veces parece un tanto chupón y eso jugándote una liga… No está bien, no, no, no. El partido terminaba, sin el pitido final, en el tercer gol del Madrid tras una gran jugada individual del de siempre. Cristiano Ronaldo.

Lo que resta de partido se puede resumir en: cambio de Granero por Diarrá, gol de Higuaín (el cuarto para el Madrid) en el minuto 81 y sustitución de Cristiano por Benzema. Los últimos minutos han sido jugadas de ataque del Madrid y patadas del Mallorca. La verdad que este artículo tiene poco de especial, no tiene grandes frases lapidarias ni una crítica voraz o jugosa. Y la frase más oportuna sería ¿y para qué? Nada y menos queda para que se acabe la liga, que el Barcelona pierda no es cosa fácil (aunque el encuentro en Sevilla no será un paseo) y si el Madrid termina ganando (no lo tengo muy claro) lo hará como los últimos años: con más pena que gloría. Porque hace mucho que no se disfruta viendo jugar a este equipo. Si gana, la afición contenta porque no se lo llevan los culés y si pierden no creo que nadie se sorprenda. Es lo malo de los platos que no están del todo bien preparados aunque la apariencia sea buena, que no convencen, dejan la tripa llena y la mente insatisfecha. Aunque todavía haya quien diga aquello de “no importa el camino sino el resultado”. Y que quieren que les diga, en todo, incluso en la cocina, el camino es más crucial que la meta. Una liga ganada sin clase, ni es liga ni es nada.


Fuente del texto:

Elaboración propia.
Fuente de la imagen:

www.as.com

3 Comentarios

  1. En Boxeo hay dos tipos de púgiles. Los delgados y fibrosos que muestran un gran repertorio de fintas y golpes y que acaban con el rival sin que este sepa de donde le vienen las velocisimas combinaciones (llamemosle Barcelona) y los Grandes y torpones pero con gran pegada que encajan miles de golpes y acaban con el rival con un mazazo cuando el contrario esta agotado (Llamemosle Real madrid). Estos ultimos no son bonitos de ver pero a veces…ganan campeonatos. La cuestion es ¿Casi 400 millones de euros se necesitan para tener a un pugil así?

  2. Si hay un presidente con ideas empresariales
    no hay titulos pero si dinero. Si hay un presidente con ideas deportivas hay tiutlos pero no dinero
    ¿Realmente que quieren los socios del Real Madrid?
    ¿Que el club sea rico economicamnete o un campeón de campeones?
    ¿Que quieren los socios: unos titeres o unos guiñoles como entrenador y director tecnico o unos verdareos profesionales que dirijan una estructura deportiva con un fin deportivo exclusivamente?
    Esa es la encuesta que habria que hacer a los socios del Real Madrid y entonces se sabria perfectamente quien es el Ral Madrid

Dejar respuesta