Victoria de futuro para el rugby español ante Georgia

0
69

La selección española de rugby se impuso a Georgia (25-18) en Madrid en el primer partido del año que el XV del León disputaba en la Copa Europea de Naciones. La selección caucásica, que ha participado en los tres últimos Mundiales y se ha impuesto en las dos últimas ediciones del Europeo, se vio superada por un equipo español, sólido y maduro.

El XV del León dio la gran sorpresa del VI Naciones B

El balón oval en España se ha dado un homenaje. La selección de rugby, una rara avis que no suma títulos ni grandes nombres al panorama general de éxitos del deporte español, se impuso al potente combinado de Georgia en un encuentro que mostró todas las virtudes y casi ningún defecto de un equipo joven que está en pleno proceso de construcción y cuya meta es la clasificación para el Mundial de 2015.

La jornada, festiva, tuvo como añadido la gran entrada que se registró en el estadio Nacional Complutense en una tarde gélida. Pocos de los presentes podían entonces imaginar que España podría vencer. El partido, a priori, habría de servir para ensamblar jugadores y que estos sumaran internacionalidades, para definir un estilo y para recuperar confianza. España, voraz desde el comienzo, tomó ventaja pronto. En poco más de cinco minutos, España mandaba en el marcador 8-0.

El arquetípico deportista español, casi nunca el mejor formado físicamente, pero sí el más vivo e inteligente, es el que sigue plagando cualquiera de las exitosas selecciones españolas. Destacan en la España de rugby los Mathieu Peluchon, Sebastian Ascarat y César Sempere. La zaga española soportó todo el peso del ataque del conjunto español, muy disminuido en kilos respecto al equipo georgiano.

La ventaja de los primeros minutos se logró gracias a un golpe que Peluchon transformó tras una ruptura desde la zaga española de Ascarat. Un minuto después, el veloz Sempere ensayaba tras una larga carrera. Se calmó entonces el vendaval de los de rojo y Georgia redujo distancias. Sobre el ecuador de la primera mitad, Ascarat, con un contrapié pegado a la línea de lateral sentó a dos defensores caucásicos y asistió para que Mathieu Visengsang ensayara. La ventaja española se volvía a estirar. Con la transformación de Peluchon, el resultado era de 15-5. Al descanso se llegó con un 18-8.

Volvió Georgia del vestuario cercando al conjunto español en torno a su línea de ensayo, pero España resistió el empuje rival. Un error en ataque de los visitantes, a poco más de dos metros para anotar, propició un contraataque que terminó con el segundo ensayo de Sempere. La jugada, resumen del juego español, fue vertical y veloz. Con un 25-8 el partido parecía resuelto. España bajó su tono físico a partir del minuto 60, aunque esta zozobra no impidió que terminara alzándose con la victoria. La última jugada española, guardando el oval con la delantera, dejó ver otro registro más de un equipo que jugó sin cometer errores graves.

El equipo dirigido por el francés Regis Sonnes no solo se ha impuesto a la actual campeona de Europa y número 14 en el ranking mundial. España ha ganado su primer partido de la Copa Europea de Naciones pero, sobre todo, ha ganado moral; y quizás, tiempo y apoyo para intentar que el actual proyecto ponga al rugby español en un lugar privilegiado.

Fotografía: Javier Corbo

Dejar respuesta