Victoria Beckham no puede ser muy tonta

0
197

Todo empezó como una de las cinco chicas picantes británicas que cautivaron los corazones de las quinceañeras del momento, 1998. Producto final: una cara que, junto a su marido, no menos conocido, son la bomba perfecta publicitaria. Diez años después estas adolescentes, ya crecidas, son una potencia consumista de todo aquello que “las haga destacar”, y lo consiguen imitando a este tipo de bombas internacionalmente adoradas. ¿Conclusión? La diferencia está en ser el primero en copiar algo, que en cuestión de días todos seguirán, es decir: somos clones.

¿Cómo es posible que la imagen de esta chica no esté gastada? Está claro que no paró de proponerse retos, que lograba, y que la enriquecían. Pero como todo lo que sube baja… creo que hace un tiempo que empezó a desvariar. Su imagen ya no es la misma, su cara lo que menos desprende es salud, sus intentos por ser única y especial, lo más, la han hecho todo un personaje, que parece escapado de un cómic descabezado, sin ánimo de ofender a los amantes de estas lecturas. ¿Cómo es posible que: sea portada de Harper´s Bazaar Indonesia, de Vogue India (para este noviembre), que tenga exitosas ventas en su varios perfumes? No desprecio para nada su inteligencia, o al menos de la que tiene para rodearse de aquellos que se la prestan. Pero no todo cantante logra crear una colección de ropa (concretamente llamada little black dresses) para un diseñador de la talla de Roland Mouret, o, pequeños aportes para Marc Jacobs (del cual también es imagen). Vale que éste último ha olvidado su faceta de artista y creador, y se ha volcado en vender, pero ¿por qué ella? Aunque los rankings no dejan de ser lo que son, recuerdo que en los últimos años aparecía en los primeros puestos de las peor vestidas según Mr. Blackwell. ¿Algo más? Ahora imagen de Emporio Arman Underwear. Contradicciones, contradicciones que mejor dejar ahí, o quizá no.

A pesar de todo no se para de comentar su atuendo, lo cual puede explicar que los diseñadores adoren que lleve sus looks, pero creo que no deben olvidar que es un beneficio a corto plazo, porque a largo sólo, creo, puede acabar por quemarlos. Las desvariaciones de esta señora por no bajar de a donde subió, y dejar esta imagen comercial a otras adolescentes me hace cuestionarme si el mundo de la moda merece la pena como un arte. Aquel que nació a principios del siglo XVIII en París, y que los grandes sudaron. Ya no hay arte, exclusividad ni grandeza, sólo cultura de masas que adoran ser diferentes copiando a los demás (falta de personalidad, o de saber qué se quiere y gusta). La elegancia, delicadeza y savoir-faire quedaron lejos. Aunque yo sigo creyendo en ello, como mi hermanillo en los Reyes Magos, pero que vienen poco e intentan pasar desapercibidos de este desbarajuste. Quizá sea lo mejor.

En cuanto a los vendedores-de-moda-sin consideración-en-moda ánimo, que hay muchos adolescentes a los que enganchar al carro del consumismo, que desde jovencitos es más fácil, y si no que se lo digan a esta Spice Girl.

Fuentes del Texto:
http://www.trendencias.com/tag/victoria+beckham
http://www.farandulista.com/2008/03/22/victoria-beckham-para-marc-jacobs-fashion-icon-o-victima/
http://fashionisima.es/

1 Comentario

  1. La vida es así de tragica, si algun famoso lleva algo nuevo todo el mundo se lo pone y se copia, y “la Beckham” solo está por lo que fué y por con quién está, que como bien dices son
    “la pareja perfecta”( aunque para mí no tienen nada de perfecto como pareja), y sin duda alguna si yo fuese un diseñador importante o alguien con un producto importante y valioso no pondría su imagen, sino que buscaría algo creativo e innovador y una chica joven que remarcase mi producto dandole un toque nuevo.
    Un saludo.

Dejar respuesta