Viajes fin de carrera: ¿Ocio o Cultura?

0
192

Es la eterna pregunta que muchos alumnos de 5º de carrera se hacen a la hora de decidir a dónde ir con motivo del viaje de fin de carrera.

Estos días se puede ver por la Facultad numerosos carteles con ofertas de viajes a sitios tan variopintos como Cuba, Egipto, Grecia… Y siempre se producen las discusiones entre los grupos de amigos sobre el destino a elegir. Algunos se decantan por los viajes “de pulserita”: destinos del Caribe, en complejos hoteleros en régimen de todo incluido, playa y juerga. Otros, sin embargo, prefieren los de tipo “cultural”: viajes a países europeos o mediterráneos con múltiples visitas que hacer: Atenas-Grecia, Turquía, Túnez, Italia, Egipto…

Hay opiniones para justificar ambas elecciones. Los defensores de la “pulserita” argumentan que lo que quieren es pasarlo bien, olvidar por unos días los libros y disfrutar de la playa y los complejos turísticos donde se puede bailar, beber, etc; y todo ello sin tener que madrugar para visitar cosas… Por su parte, los que optan por ir a los clásicos destinos de cultura, creen que merece más la pena gastarse el dinero en sitios de provecho (ruinas, museos, etc) que no “en hacer lo mismo que se puede hacer en Benidorm”.

Y es que una de las diferencias (y motivo de esta dicotomía de la que hablamos) es el coste monetario. Un viaje al Caribe suele salir por unos 800 ó 900 euros, mientras que destinos como Egipto o Turquía salen por unos 500 euros. Que sea más o menos “rentable” es algo que ya forma parte de la opinión y el gusto de cada persona, pero lo que sí queda claro es que, en este tipo de decisiones, no siempre llueve a gusto de todos.

Algo indiscutible es que es un viaje especial: es el último año de carrera para muchos, y también puede servir de “despedida” para aquellos amigos de fuera de Madrid o de distintas comunidades autónomas que, una vez acabados los estudios, ven más complicado verse con la misma frecuencia que en los años de Universidad. No ir, por tanto, se ve como un fastidio para muchos, aunque no son pocos los que, por motivo de sus trabajos como becarios, no podrán tener la oportunidad de viajar con sus compañeros.

Desde aquí, un consejo: da igual el destino, siempre que se viaja con amigos cualquier lugar se convierte en el viaje del que siempre se guardará un buen recuerdo.

Fuentes de las imágenes:
www.grecotour.com/
www.lisa-prachreisen.de

Dejar respuesta