VI Naciones y Grand Slam para Gales

0
82

La exuberancia ofensiva de Gales y su concepto de rugby atrevido y veloz han encontrado el premio del VI Naciones con el Grand Slam tras derrotar a Francia (16-9). Inglaterra ha cerrado finalmente un buen campeonato tras arrasar a Irlanda (30-9), mientras que Escocia ha terminado el torneo con todos sus partidos perdidos tras caer frente a una combativa Italia (13-6).

Alex Cuthbert levanta el trofeo VI Naciones en Cardiff

En la semifinal del pasado Campeonato del Mundo, una controvertida decisión arbitral obligó a Gales a jugar con un hombre menos durante más de sesenta minutos. El rival, Francia, pasó a la final sin ser capaz de ensayar una sola vez en aquel partido. La polémica expulsión y el desacierto en los lanzamientos a palos dejaron sin premio al descarado XV del Dragón. El equipo rojo, jovencísimo y con un descomunal talento, ha vengado en la última jornada del VI Naciones 2012 aquella desgraciada noche. Con su triunfo (16-9) sobre la selección gala ha certificado el título y el Grand Slam, ganando además todos los partidos.

La nueva hornada galesa ya tiene su primer gran triunfo internacional. Cinco victorias en otros tantos partidos y una manera única de jugar. Cuando Gales tiene el oval, el campo se ensancha, aumenta la velocidad y se suceden, una tras otra, las fases. Es un equipo alejado de sesudas tácticas o de jugadores con funciones propias de burócratas, de esas que ralentizan los partidos. Los británicos son sinónimo de velocidad, de fuerza. Se adelantó Francia en el Millennium, pero un ensayo de Alex Cuthbert mediada la primera parte puso por delante a Gales. El XV del Dragón no volvió a perder la hegemonía en el marcador.

Francia, más dura en la línea defensiva que en el anterior partido frente a Inglaterra, sólo inquietó al final del choque. Un golpe de castigo convertido por Dimitri Yachvili puso a les bleus a cuatro (13-9) a falta de diez minutos, pero Leigh Halfpenny sentenció en la jugada posterior, poniendo el definitivo 16-9. El triunfo de Gales desató la euforia en Cardiff, donde les fue entregado el trofeo que les acredita como vencedores. La esquina occidental de Gran Bretaña, ese pequeño territorio que se apasiona por el rugby, ya celebra el éxito.

En Londres, y coincidiendo con la festividad de San Patricio, Irlanda visitaba a una selección de Inglaterra crecida tras la victoria en París la pasada semana. La primera mitad, muy física y plagada de imprecisiones, terminó con un ajustado 9-6 favorable a los locales. El segundo periodo alejó cualquier atisbo de partido disputado.

Rara vez se habrá visto tal superioridad de una delantera –la inglesa– sobre la rival en equipos de similar nivel. Cada melé se convirtió en un calvario para la delantera verde. Imparable, Inglaterra logró dos ensayos: uno de castigo, tras reiteradas faltas irlandesas en la melé, y otro por medio de Ben Youngs. El XV de la Rosa vengó aquella derrota en Dublín en 2011 que le dejó sin Grand Slam. El resultado final (30-9) es un perfecto resumen de lo acontecido.

En un repleto Olímpico de Roma y en horario matinal, Italia venció a Escocia, condenando al XV del Cardo a la Cuchara de Madera. La selección británica dejó una pésima imagen durante todo el choque, mostrando una alarmante incapacidad para crear juego frente a una Italia animosa y dispuesta.

Fotografía: irb6nations.com

Dejar respuesta