Vettel se adueña del desierto

0
62

El Gran Premio de Bahrein fue el escenario del regreso de Sebastian Vettel, quien desde India 2011 no conseguía subir al primer cajón del podio. Tampoco fallaron los Lotus Renault de Kimi Räikkönen y Romain Grosjean, demostrando que el campeonato de este año está más reñido que nunca.

Sebastian Vettel

Ya avisó con la ‘pole position’ del sábado y las sospechas sólo tuvieron que esperar 57 vueltas para confirmarse. El campeón del mundo ha vuelto y parece que para seguir haciendo de las suyas. En la carrera del domingo, Sebastian Vettel volvió a sacar el mazo con el que dominó la temporada pasada. ¿El resultado? Un dominio aplastante de la prueba y su primera victoria en el presente campeonato.

A pocos giros de la salida, el alemán comenzó su particular duelo contra sí mismo para alejarse lo más rápido posible de sus competidores. Se sabía que la carrera iba a ser dura y que la degradación de los neumáticos no acompañaría, motivo por el cual no dudó en poner pies en polvorosa y empezar a meterle segundos a su más inmediato perseguidor, el inglés Lewis Hamilton, que partía segundo en la parrilla de salida.

Los adelantamientos y remontadas fueron los principales protagonistas de la jornada, con Kimi Räikkönen como máximo exponente. El finlandés, que salió desde la undécima posición, acabó en una meritoria segunda plaza, por delante de su compañero de equipo Romain Grosjean.

De no ser por la mala sesión de clasificación del sábado, Räikkönen muy probablemente hubiese podido adelantar a Vettel, cuyos tiempos en algunas vueltas fueron peores que los de Iceman. De hecho, en las rectas, la velocidad del Renault sobrepasó con creces la del Red Bull –una de las más bajas de la parrilla-.

El campeón del 2007 demostró que el mundial de este año se va a vender mucho más caro que el del pasado. Con cuatro carreras disputadas y cuatro ganadores distintos, todos ellos de diferentes escuderías, la lucha se presenta más encarnizada que nunca.

Kimi Räikkönen

El suizo Grosjean, por su parte, remontó desde la séptima a la tercera plaza, aunque tuvo que ver cómo su compañero de equipo le robaba la segunda posición. Aun así, el ginebrino logró su primer podio en la Fórmula 1.

En Ferrari se pusieron las pilas en la salida, en donde los pilotos del Cavallino remontaron varias posiciones. Felipe Massa se colocó noveno tras salir decimocuarto, mientras que Fernando Alonso alcanzó la quinta posición partiendo desde la novena. Aun así, los bólidos rojos no dieron para mucho más y ambos conductores tuvieron que conformarse con la novena y séptima plaza, respectivamente. Con la incógnita nos dejó Fernando Alonso por su maniobra detrás de Kobayashi: cuando parecía que el asturiano entraba en boxes, a pocos metros del muro que separa la pista de los talleres, cambió la trayectoria para seguir en carrera.

Los McLaren Mercedes no funcionaron esta vez como lo habían hecho en las carreras anteriores. La degradación fue especialmente dura para ellos y tuvieron que adaptarse a una estrategia de tres paradas, especialmente perjudicial para Hamilton, víctima de un problema mecánico que le penalizó con la pérdida de algunas posiciones en las dos primeras paradas en ‘pit stop’. Por otro lado, Jenson Button volvió a acabar fuera de los puntos por segunda vez esta temporada debido a un pinchazo a tres vueltas del final.

La escudería Mercedes GP Petronas no estuvo tan competitiva como la semana pasada y Nico Rosberg tuvo que sufrir desde la salida, donde perdió cuatro posiciones. Más tarde, Hamilton le adelantaría por el exterior en una maniobra muy arriesgada, investigada después de la carrera, pero que no tuvo ninguna consecuencia. Finalmente, el alemán obtuvo una quinta posición muy meritoria, ya que se vio obligado a terminar la prueba con el tubo de escape dañado.

Mark Webber se mantuvo en su habitual cuarta plaza y Paul Di Resta se hizo con el sexto puesto y Mark Webber se mantuvo en su habitual cuarta plaza, mientras que Hamilton acabó octavo y Michael Schumacher cerró la zona de puntos con su décima posición.

El mundial sigue tanto o más apretado que en las carreras anteriores. Habrá que esperar al Gran Premio de España, que se celebrará en Montmeló del 11 al 13 de mayo, para ver si alguna otra escudería se suma a la pelea por un mundial que promete emociones fuertes.

Imágenes: Dawin / Gil Abrantes

Dejar respuesta