Veinte maneras de ganar

0
114
Isco Alarcón (22) anotó el primer gol de la victoria de los suyos en Almería./ Gevor11 (CC)
Isco Alarcón (22) anotó el primer gol de la victoria de los suyos en Almería./ Gevor11 (CC)

El Real Madrid conquistó un nuevo triunfo, 1-4 ante un buen Almería, y continúa así con su racha triunfal de victorias. Isco, Bale y Ronaldo, en dos ocasiones, fueron los goleadores de un sufrido duelo en el que Casillas paró un penalti.

El Almería recibía a los blancos situado en los puestos de descenso y con una dinámica negativa en la que tan sólo habían logrado 2 puntos de 24 posibles. Razones poderosas para que el líder de la competición pudiera afrontar un partido, en viernes, con algo de relajación. Pero no fue ni mucho menos una tarea fácil y aunque la goleada final pueda reflejar otra sensación, lo cierto es que los merengues se emplearon a fondo para sumar los tres puntos.

Ancelotti no reservó a ningún futbolista y alineó (4-3-3) un once de gala con Casillas, Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo, Illarra, Kroos, Isco, Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema. Miguel Rivera, técnico interino a la espera del debut de Juan Ignacio Martínez, apostó (4-2-3-1) por Rubén, Michel, Ximo, Trujillo, Fran Vélez, Verza, Thomas, Edgar, Dubarbier, Soriano y Hemed.

Los almerienses se mostraron muy valientes y trataban de llevar el control de balón. Centros medidos al área, tiros lejanos y faltas que cortaban el contragolpe de los blancos, que llegaban con opciones protagonizadas por Ronaldo, Bale y Benzema o la más clara, un tiro de Kroos al palo.

El juego se embarullaba pero en el minuto 34 apareció la magia de Isco para desatascarlo. Control con el pecho, varios regates y sacó de su bota una rosca que alcanzó un efecto que resultó imparable para el portero. 0-1 que parecía instaurar la tranquilidad en los visitantes. Pero tan sólo cinco minutos después llegaba el empate. Un fantástico gol de Verza, que disparó una gran volea imparable para Casillas, significaba el 1-1. Poco duraba la alegría para los locales porque, de nuevo, tres minutos después, era Bale el que anotaba el 1-2. Kroos centró desde la derecha, y el galés remataba de cabeza para empujar el balón al fondo de la portería.

Una primera parte donde sorprendió el buen nivel de los locales, que pareció descolocar a un Madrid que se ponía por delante gracias a su poderío ofensivo, dejaba las expectativas muy altas para la reanudación.

Tras el descanso, los blancos quitaron el balón al Almería y comenzaron a sucederse las ocasiones, Ronaldo y Bale eran continuamente asistidos por Benzema pero al final los remates no veían puerta. Marcelo y Carvajal aprovechaban las bandas para abrir el juego e Illarramendi y Kroos contenían los intentos de presión al que les sometían los locales, ya comenzando a bajar su intensidad. Y llegó el momento clave de la noche. Marcelo derribó a Edgar en el área y el árbitro señaló penalti. Lo lanzó Verza a la derecha pero Casillas adivinó sus intenciones y detuvo el disparo para tranquilidad de su equipo. El capitán, que no paraba una pena máxima en Liga desde marzo de 2011, evitaba el que hubiera significado de nuevo el empate.

Kroos, Ronaldo, Pepe e Isco lo intentaban y Edgar dispuso de la mejor opción para los locales. El Almería ya no tenía tantas fuerzas y los merengues supieron aprovecharlo. Ronaldo en el 81 acudía a su cita con el gol y sellaba el 1-3 tras una combinación con Benzema que finalizaba con un pase de la muerte del galo para que CR7 anotara.

Y nueve minutos después llegaría el 1-4, con el mismo protagonista, Ronaldo, tras un gran pase de Carvajal. El luso remataba sobre la portería su gol número 25 en 14 partidos y cerraba una goleada en la que los de Carletto tuvieron que remangarse para salir victoriosos de Los Juegos del Mediterráneo.

Lo más positivo para el Madrid fue la sensación de cohesión que ofreció el equipo, una mayor implicación en tareas defensivas, la madurez de Carvajal e Illarra, la participación decisiva de Casillas y el olfato goleador de un Ronaldo que parece no tener límites. Lo mejor para un Almería, que comienza desde la próxima semana la reconstrucción de una plantilla obligada a luchar por la permanencia, fue la imagen mostrada, entrega y valentía, que debe servir de aliciente para comenzar una remontada que les permita abandonar los puestos de descenso.

La próxima cita para los blancos llegará el próximo martes a las 20.30 horas ante el Cruz Azul o Western Sydney Wanders (Cuatro) en la semifinal del Mundial de clubes que se celebra en Marruecos. El sábado día 20 se disputarán los partidos por el tercer y cuarto puesto y la final.

Dejar respuesta