Varapalo mundial de la campeona

0
394
Jugadores y cuerpo técnico de Holanda celebran su victoria ante España. Foto: FIFA
Jugadores y cuerpo técnico de Holanda celebran su victoria ante España. Foto: FIFA

España fracasó en su primer partido en el Mundial 2014 ante Holanda (1-5). Robben (dos) y Van Persie (dos) desmontaron a la selección y la pusieron a un error de volver a casa. Los de Del Bosque se adelantaron en el marcador, pero en la segunda mitad una marea ‘orange’ les pasó por encima apabullantemente.

Todo pintaba muy bien en el inicio del partido para La Roja, pero de poder torcerse, se puso rozando el bochorno. Xabi Alonso empezó marcando un ‘penaltito’ provocado por el ayer titular, Diego Costa. Entonces todo iba bien: España dominaba el balón y Holanda esperaba. Eso sí, las pocas contras del trio ofensivo de Van Gaal (Robben, Van Persie y Sneijder) en la primera mitad, ya dejaban intuir lo que momentos después se convertiría en desastre. En una de ellas llegó, en los prolegómenos del descanso, el gol del delantero que ayer tuvo su gran noche, Van Persie. Un pase de 20 metros que recibió en profundidad desde la parte izquierda, a espaldas de los centrales -en este caso Piqué se quedó habilitando la no posición de fuera de juego- y que el ‘9’ con mucha habilidad con la cabeza, consiguió elevarla por encima de Casillas y colarla en la red española. Rabia, incredulidad en los españoles, cuando además en la jugada anterior en los pies de David Silva habían tenido el 2-0 a favor.

Al descanso se llegó con el resultado de 1-1, aun así nadie podía imaginar el correctivo y severo resultado final. Comenzó la segundad mitad y ya no pintaba bien para la selección española. La presión holandesa llegaba hasta muy arriba; La Roja había perdido su gran baza. el balón, y además empezaron los errores tontos en el mediocampo. Holanda seguía intentando ‘pillar’ a España las espaldas de sus centrales, y bien que lo ideó Van Gaal y lo consiguió. Prácticamente todas las ocasiones y goles llegaron así, también el segundo gol, obra de Robben, y que culminaba de momento la remontada (1-2).

España, desconocida y desdibujada, sufría muchas pérdidas y no controlaba un partido que estaba para eso, no para arriesgar pases. El mediocampo no existió durante muchas fases del partido, un equipo desmontado y en el que Holanda se vio con la autoridad para apuntillar. Remataron los Países Bajos tras una falta botada desde la parte izquierda. La gran cantidad de jugadores que había en el área y la mala salida de Casillas -que recibió falta-, posibilitaron que el central De Vrij solo tuviera que empujar en el segundo y último palo (1-3). Las opciones se remontar quedaban muy mermadas ya.

Este tercer gol no hizo más que acentuar las carencias y los nervios de los jugadores españoles. Del Bosque intentó reaccionar con las incorporaciones de Pedro y Torres, pero ninguno de los dos fueron el revulsivo. El problema estaba más atrás, en torno a una zona de creación que no existía, ni para crear jugadas ni para replegar cuando jugadores como Robben salían directos hacia la meta de Casillas. Además el portero, al igual que todos, no tuvo su noche y pifió en el cuarto gol ‘orange’: mal control en un pase enviado desde la defensa, que el más listo y el que más presionó anoche, de nuevo Van Persie convirtió (1-4). Partido roto y visto para sentencia que no pudo más que ponerse peor con el último gol de Robben. Cabalgada del jugador del Bayern desde su campo, que dejó atrás a la defensa y sorteó a Casillas para convertir el quinto (1-5). Varapalo, humillación y no tener la noche, cómo se quiera llamar esta primera carta de presentación de España en Brasil 2014. 

Ante el pésimo resultado de la selección y el conseguido por Chile ante Australia (3-1) no cabe sino hacer tres cosas: ganar, ganar y ganar los dos partidos que quedan (Chile y Australia) y esperar un no descartable pacto en el último partido del grupo (Holanda- Chile) para dejar fuera a la actual campeona. El goalaverage puede condenar a España.

Dejar respuesta