Valentino Rossi vuelve a sonreír

0
315
Rossi podio Catar
Valentino Rossi en el podio de Catar / Fuente: Yamaha Factory Racing

La vuelta de Valentino Rossi a Yamaha, prácticamente su casa, ha empezado de la mejor de las maneras. El piloto italiano, una de las mayores leyendas del motociclismo, ha empezado la temporada en Catar con un segundo puesto que le ha devuelto la sonrisa tras la sequía de podios por la que ha pasado en sus dos temporadas en Ducati. Dos años  en los que  sólo ha pisado el podio en tres ocasiones, algo a lo que no estaba, ni él ni los espectadores, acostumbrado.

Sabemos que Rossi es un hombre de ‘domingos’ y es que podemos observar sus tiempos en entrenamientos libres o  en clasificación y pensar que está algo lejos de los líderes. Pero el domingo todo cambia, Rossi se pone en modo carrera y hace unos adelantamientos dignos de un nueve veces campeón del mundo.  Algo así vivimos el pasado domingo en el circuito nocturno de Losail, donde Rossi reaparecía con su querida Yamaha y lo hacía de la mejor de las maneras, luchando por las posiciones de podio y ofreciendo un duelo emocionante con Marc Márquez.

El jueves comenzaban los primeros entrenamientos libres y las sensaciones sobre su moto tendrían que empezar a llegar solas, así que no se hicieron esperar. El jueves en cuanto el comisario de pit lane mostraba la bandera verde, Rossi salía a pista para volver a sentir ese feeling que le hizo coronarse cuatro veces con su fiel Yamaha. En los primeros libres conseguía la tercera posición, nada mal para empezar. En el segundo libre mantenía su posición situándose por detrás de Marc Márquez y de su compañero de equipo, Jorge Lorenzo. En el último entrenamiento que contabilizaba para entrar en la Q2, ‘Il Dottore’ conseguía el cuarto mejor tiempo, accediendo así a la sesión clasificatoria de los diez mejores pilotos. Pero en esa sesión en donde se decide el orden de parrilla, las expectativas que se tenían sobre Rossi cambiaron. Conseguía el séptimo mejor tiempo y por lo tanto saldría desde la tercera línea para la carrera.

Pero sabemos bien que las cosas en carrera son otro mundo, que una posición en parrilla sólo es cuestión de números. Para ser más exactos, de tiempos cronometrados. Lo mejor estaba por llegar. El domingo a las 21 horas se apagaba el semáforo para dar comienzo a la temporada 2013 en la categoría reina, un inicio que Valentino Rossi lleva esperando bastante tiempo. Así que con las ansias que caracterizan al italiano, se daba la salida.

Al apagarse el semáforo, VR46 conseguía tomar la primera curva en quinta posición, situándose detrás de Cal Crutchlow. Lo adelantaría antes de la primera vuelta y siguiendo ahora a su antigua moto, la Ducati manejada por Dovizioso. Ambos nos ofrecieron un corto duelo que terminaría con una pequeña salida de pista del piloto de Yamaha que le situaría en la séptima posición, por detrás de Márquez y Bradl. Ahora tocaba remontar, tocaba hacer eso que sólo sabe hacer Valentino Rossi, emocionar a los espectadores y empezar a disfrutar de nuevo de su moto.

Con sus apuradas de frenada, el piloto italiano conseguía ir avanzando posiciones, y aunque parecía que tenía un ritmo lento tras la salida de pista, iba mejorando poco a poco hasta llegar al grupo de cabeza. Allí estaban Lorenzo, a más de dos segundos; y una batalla entre pilotos de Honda protagonizada por Dani Pedrosa y Márquez. Antes de fijarse en ellos se encontraría de nuevo el británico Crutchlow, el primero en plantarle cara, aunque  no costaría demasiado y, tras ir recortando hasta tres segundos llegaba hasta él para adelantarlo a falta de seis vueltas para el final.

Marc Márquez hizo todo lo posible para conservar el segundo puesto / Fotografía: Yamaha Factory Racing
Marc Márquez hizo todo lo posible para conservar el segundo puesto / Fotografía: Yamaha Factory Racing

El duelo no terminaría ahí, tras un cuerpo a cuerpo con Dani Pedrosa, la Yamaha y su piloto quisieron ir a por Marc Márquez, y así fue. Podríamos decir que ‘profesor y alumno’ nos ofrecieron lo mejor de toda la carrera, unos adelantamientos dignos de una leyenda ya consolidada y otra que va camino de serlo. En el cuerpo a cuerpo salió vencedor Rossi, que ocupapó el segundo puesto del podio por detrás de Lorenzo. El primer podio de muchos, o eso se espera de él, un ídolo de masas que va a por todas, como nos demostró el pasado domingo.

Si alguien dudaba de que Rossi volviera a subir al podio estaba equivocado. A sus 34 años, el piloto de Tavullia tiene más ganas que nunca de ganar, y por qué no, de conseguir su décimo título de campeón del mundo.

 

Dejar respuesta