Vacaciones en paz: una solución a corto pero no a largo plazo

0
145

Más de 4000 mil niños saharauis terminan de pisar tierras españolas esta semana. Vacaciones en Paz es un proyecto que, desde hace más de 20 años, ayuda a los niños saharauis a pasar un verano lejos del calor del desierto. Los refugiados saharauis sobreviven gracias a la ayuda internacional, medida que funciona a corto plazo, mientras lo que realmente se necesita es una solución que determine su futuro como país y les saque del exilio.

Foto de Abigail MeraEsta semana terminará el traslado de niños saharauis a nuestro país mediante el programa Vacaciones en Paz. El primer viaje de este programa de 2013 fue a mediados de junio con 300 niños hacia Madrid. Estos viajes continuarán hasta completar un total de 4755 niños saharauis distribuidos por todas las comunidades autónomas. Este año son menos las familias que pueden sufragar los gastos, así que se ha reducido considerablemente el número. También son menos los fondos que aportaban las administraciones para afrontar los gastos del viaje.

La Comunidad de Andalucía ha acogido a unos 1200 niños, Asturias 244, Cantabria 60, Aragón 153, Baleares 96, Castilla La Mancha con unos 355 niños, Cataluña 495, Castilla y León a 280, Canarias 138, Extremadura 180, Galicia 326, Navarra 113, La Rioja 40, Murcia 153, País Vasco 316, Comunidad Valenciana 306 y Madrid 303 menores saharauis.

El Proyecto Vacaciones en Paz es un símbolo de solidaridad con el pueblo saharaui. Su objetivo es que los niños y niñas saharauis no trascurran el verano de carencias sanitarias, nutricionales y vitales en el árido y pedregoso desierto en el que viven habitualmente. Además, esta es una experiencia enriquecedora tanto para niños y familias. El Pueblo Saharaui se encuentra en el desierto de Argelia, al que llaman la hammada, el más duro de los desiertos. Allí los saharauis sobreviven gracias a la ayuda internacional. Y es en este medio donde nacen y crecen los niños saharauis, condenados, en la actual situación, a sobrevivir en condiciones inhumanas.

La situación en los campamentos de refugiados de Tindouf es la misma, pero los saharauis no paran de luchar por su causa. En la zona ocupada por Marruecos las protestas continúan y la policía y las fuerzas Marroquíes siguen deteniendo a activistas que se convierten en presos políticos, la mayoría torturados y muchos desaparecidos.

foto libre de derechos cedida por Daniel BobadillaAhora, uno de los problemas que más preocupa a los saharauis es que la Unión Europea (UE) pretende firmar en 2013 un acuerdo de pesca con Marruecos. Acuerdo ilegal, ya que la UE pretende faenar en aguas del Sáhara Occidental ocupado, una vez más, violando la legalidad internacional. Ningún país ha reconocido la anexión ilegal que Marruecos ha hecho sobre el Sáhara Occidental. Sin embargo, la Unión Europea considera pagar a Marruecos millones de euros al año a partir de 2013 para que permitan a barcos europeos que pesquen en aguas del territorio.

Marruecos se niega a la descolonización del Sáhara Occidental, aunque más de 100 resoluciones de Naciones Unidas (NN.UU.) insistan en el derecho de autodeterminación que este país merece sobre su territorio. El enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, ha incluido específicamente la gestión de los recursos naturales en la mesa de negociaciones para encontrar una solución pacífica al conflicto.

Dejar respuesta