UPyD, o la necesidad de formar grupo propio en el Congreso

0
106

UPyD necesitó a Enrique Álvarez Sostres, diputado del Foro Asturias Ciudadanos (FAC), para formar grupo propio durante esta legislatura y no tener que engrosar las filas del grupo mixto como en los últimos cuatro años. La Mesa del Congreso no permitió que la plataforma de Rosa Díez formara grupo por sí sola al no haber alcanzado el cinco por ciento de los votos en las pasadas elecciones generales.

Rosa Díez

Se trata de una incongruencia más del sistema político: un diputado que formará parte del grupo mixto ha hecho posible la creación del grupo parlamentario de otra formación. “Ha venido para facilitarnos la tarea que el Partido Popular no ha querido facilitarnos, para hacer posible que los ciudadanos que votaron a UPyD tengan en la cámara un grupo político que defienda el interés del conjunto de los ciudadanos españoles”, afirmó Rosa Díez en relación al diputado de FAC. Se debe recordar que UPyD obtuvo 1.140.000 votos, cien mil más que CiU. Pero mientras los catalanes cuentan con 16 diputados, UPyD sólo tiene cinco, lo que hace imposible la formación de su propio grupo parlamentario.

La presencia de Álvarez Sostres ha sido fundamental, ya que, a pesar de que en anteriores legislaturas se vio una interpretación flexible del reglamento, todo hacía indicar que UPyD se quedaría en el grupo mixto. Una lectura más abierta de la norma permitiría el grupo a UPyD, pero también a la formación independentista vasca Amaiur, y eso es algo a lo que el PP no estaba dispuesto a consentir. Así, UPyD sufrió los daños colaterales del veto a Amaiur.

Díez ya se olía lo que iba a pasar y quiso cubrirse las espaldas pactando con FAC antes de la reunión de la Mesa del Congreso. Alfonso Alonso, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, ya había advertido que el PP “no se va a saltar el reglamento para favorecer a Amaiur”. Sin embargo, esta interpretación estricta de la regla también deja fuera de juego a UPyD. En consecuencia, Díez se quejó de que su grupo estaba recibiendo el mismo trato que Amaiur, cuando las circunstancias son totalmente diferentes para ambos partidos: por un lado, el Tribunal Supremo ya dictaminó que Amaiur debería ser ilegalizado, por lo que su presencia en las Cortes es discutible; por otra parte, Amaiur está sobrerrepresentado en las Cortes en relación a su número de votos, justo al contrario que UPyD, desfavorecido por una Ley Electoral cada vez más anticuada e injusta.

En la comparecencia donde anunció la alianza con FAC, Díez instó al PP a ilegalizar a Amaiur por considerarlo el brazo político de ETA. La portavoz de UPyD consideró un “fraude de ley” que se dé continuidad a formaciones como Batasuna, “que ya ha sido ilegalizada”. Díez esperaba, como muchos, que el PP diera luz verde a su partido y parara los pies a Amaiur. Podría haberlo hecho, pero los populares sólo se han opuesto a Amaiur “con la boca pequeña”.

En todo caso, el PP debería aclarar de una vez por todas su posición con respecto al grupo vasco, para el que nunca ha reclamado la ilegalización. Parece que UPyD no será tan tibio en asuntos relacionados con ETA. Una buena noticia para todos los ciudadanos.

Fotografía: Corbis Images

Dejar respuesta