Una versión deliciosa y edulcorada de un Alex Turner muy personal

0
245

¿Las películas independientes deben tener una banda sonora de música independiente? El caso de la película Submarine -para la que todavía no hay fecha de estreno en España- es uno de los más ilustradores acerca de cómo combinar la triple dimensión de la expresión de la cultura independiente.

Por un lado, el trasfondo que aporta la novela homónima de Joe Dunthorne, publicada en 2008 y de la que la película está adaptada; por otro la dirección del debutante como cineasta Richard Ayoade, y en último lugar la aportación sonora del cantante de los Arctic Monkeys, Alex Turner.

En este caso, el que nos importa es el último de los nombres. Richard Ayoade ya conocía a Turner, ya que dirigió tres de los videoclips de Arctic Monkeys: “Fluorescent adolescent”, “Crying lightning” y el genial “Cornerstone”. Así que no le debió suponer ningún problema contactar con el de Sheffield para que participara en su proyecto.

Seis son las canciones que utiliza Alex Turner para dar rienda suelta en este Submarine a su característica forma de entender la música. Por un lado estaría su peculiar forma de utilizar los ‘chorus’ y ‘delays’ que ya habíamos escuchado en algunas de las primeras baladas de Arctic Monkeys, pero que llevó a su perfección en el Age of the understatement de The Last Shadow Puppets -su primer proyecto paralelo al de los Arctic que hizo con Miles Kane de The Rascals y el productor James Ford- y algunas de las canciones del Humbug como son “Cornerstone” o “Secret door”. Así combina la incisión delimitada y definida de un sonido acústico con la diluida sensación de ingravidez de la manipulación eléctrica del ‘chorus’. Por otro lado, también introduce de la mano de un inglés marcadamente británico un texto suave y tranquilo, pero a la vez enmarañado y juguetón marca de la casa.

La banda sonora de Turner comienza con una suave introducción y termina con la colosal “Piledriver waltz”, un falso vals que resume toda la aportación del disco de una forma genial. Se compone tanto de los momentos de estribillo hecho a golpe de clímax que ya utiliza en “Stuck on the puzzle”, como de la ensoñada edulcoración de “Glass in the park”.

Es, en conclusión, un producto suave y dulce hasta el extremo con pinceladas de ensoñación romántica y melancólica muy en la línea setentera de Nick Drake, que ha influido en cantantes ingleses hasta no hace mucho, pero con un carácter propio inimitable. Está claro que cuando canta Alex Turner no hace falta leer la carátula del disco para saber que es él. Deja muy clara la impronta de alguien que ha tenido tiempo de madurar un estilo, de quien ha sido capaz de explorar sus posibilidades y ampliar sus límites.

Eso es Submarine, un paso más dentro de las capacidades de un artista de talla mundial. El primer paso adelante en solitario y que seguramente no será el último.

Valoración: 9/10.
Título: Submarine.
Género: Banda sonora / Rock Alternativo / Post Punk.
Discográfica: Domino Records.
Fecha de publicación: 14 de marzo de 2011.

Imagen: Domino Records.

Dejar respuesta