Una temperatura adecuada nos ayuda a pensar mejor

0
327

Según una nueva investigación publicada en la revista Psychological Research, uno piensa mejor cuando se siente cómodo con la temperatura del ambiente en el que se encuentra. El estudio hizo dos grupos y reveló que los participantes que se sentían a gusto con la temperatura tenían mejores resultados.

temperatura

Los investigadores afirman que “los resultados confirman la idea de que las temperaturas influyen sobre la capacidad de pensar. Trabajar en la temperatura ideal de una persona puede fomentar la eficiencia y la productividad”.

Para el estudio se hicieron dos grupos según la temperatura ambiental que prefirieran las personas: cálida o fresca. En función a esta división se pidió a los grupos que realizaran las tareas de pensamiento en tres habitaciones con distintas temperaturas: 25, 20 o 15 grados.Cuando los participantes se encontraban cómodos con la temperatura de una habitación, tenían más éxito en las tareas. “Se cree que trabajar en una temperatura en que uno se halla agusto ralentiza el uso de energía mental”, señalaron las autoras del estudio, Lorenza Colzato y Roberta Sellaron. Sin embargo, estudios anteriores han relacionado una mejora del pensamiento con ambientes más frescos.

Una temperatura adecuada supone el bienstar de la salud mental, la cual hace referencia a nuestro estado emocional, psíquico y social. Por tanto, tiene consecuencias en la forma en que actuamos, pensamos y sentimos en la vida cotidiana. Un bienestar emocional supone el control de estrés y permite una mejor toma de decisiones, lo que puede suponer resolver tareas de manera adecuada, permitiendo al individuo concentrarse mejor.

 

Dejar respuesta