Una tacita de realidad

2
196

No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no y dieciséis mil veces más: ¡NO! Al primero que diga que el Madrid ha jugado un gran partido le…no sé…le saldrá un grano en el culo, ¡hala! Ver una partida de futbolín jugada por mancos, ciegos y sordos es más emocionante que este partido de Champions. Lo vengo anunciando, desde el año pasado, desde que escribo para todos ustedes, este Real Madrid no es ni sombra de lo que fue. Este Madrid de tanta estrella y tanto niño enrabietado es más leve que un pellizco: no asusta, no duele, no atemoriza, no vence y tampoco convence. Que Mou venía para hacer una fortaleza e intentar defenderse como gato panza arriba, lo sabíamos todos, que lo iba a hacer tan mal, lo pensábamos algunos.

Ciudad de la Borgoña francesa, un equipo humilde sin grandes nombres, un entrenador desconocido para muchos (para la mayoría) y un estadio bastante más pequeño que el grandioso Bernabéu. Un equipo de grandes estrellas, que cobran millonadas y cuestan unas cuantas, se enfrentan a jugadores que no van a ser, lo más probable, nominados al Balón de Oro. Y lo sorprendente no es que el pequeño ponga a nueve a defender cuando te vienen un CR7, un Higuaín (debe ser uno de los delanteros de Primera división con más fallos por partido que aciertos, malo, malísmo), Benzemalo, ¡ups!, perdón, Benzema, Sergio Ramos, Casillas, etc. Lo acojonante, perdonen la expresión, es que el grande, el glorioso, el Mejor Club del Siglo XX, salga también a defender. Lo extraordinario es que en el minuto 36 de la primera parte en el equipo de renombre no corra nadie, nadie se desmarque, nadie haga una jugada que cause un olé.

Lo insultante del tema es que hasta el último cuarto de hora esa hornada de Dioses no hayan sido capaces de: hacer un contraataque (en los blancos esta palabra dejó de existir hace mucho tiempo), una jugada elaborada, un remate a puerta que merezca un “¡uy!“, una presión digna de mención, un desmarque genial que provoque una ocasión de gol, una jugada que no requiera diez pases y a los once para que el balón pase del centro del campo, un saque de córner o una falta que haga que el portero contrario tenga que hacer una gran estirada (porque ésa es otra, este Madrid va a dar a conocer grandes porteros, dado que siempre tiran al muñeco), un control del juego y del rival. Vaya, no sé, algo.

Y ahora iría, uno por uno, repasándole la cartilla a cada uno de los caraduras que han saltado al campo, pero creo que merece más la pena hablar de Don Mou: que mal lo has hecho, macho. Mal planteado, mal los cambios, tarde los cambios, mal tu actitud y muy mal tu futuro. Sergio Ramos es más lateral que central, lo sé yo, lo sabe él, lo sabe Pepe, lo sabe todo el mundo, menos tú. Khedira no está haciendo nada, no lo hizo con el Levante y hoy tampoco. Tiene usted que rezar para dar gracias de tener a Xabi Alonso, y de que aún no se lo hayan cargado. CR7, perdón, Cristiano, hoy el siete habría que retirárselo, no sé si está o no angustiado, sí le puedo decir que me da igual, no está en forma, no da una a derechas, es un criajo que protesta más de lo que se esfuerza. Que Higuaín no merece ser titular, que le tenía que haber cambiado antes. Que si un equipo te sale a defender no puedes sacar un plantel sin bandas, sin un extremo y sin un delantero. Sí, como me ha oído (bueno, leído), un delantero, porque Benzemalo no ha podido e Higuancito, a parte de fallar lo indecible, ya ni corre, no solo para defender, tampoco para atacar. Y el famoso tridente, formado por estos tres antes mencionados, no saben que significa desmarque. Creo que usted tampoco. Este Madrid es el equipo que juega pa’ tras. Y es que la tontería se pega, porque el pobre Ramos estaba sin estar e Iker ha tenido dos intervenciones que podrían haberle convertido en diablillo.

Han acabado pidiendo la hora, “achicando balones” como decía el comentarista, suplicando el fin de la agonía, chillando cual cerdo en su San Martín. Jugarón mal con el Ajax, con la Real, con el Levante y hoy, han jugado aun peor, a pesar de que parecía imposible. Y seguirán así. Y usted terminará dimitiendo si tiene vergüenza, y si no le tendremos que aguantar y su renombre caerá en renombrillo. Porque no le despedirán, vaya, que les costaría un pastón echarle, pero usted saldrá como muchos entrenadores del Madrid: con pena y sin gloria. Y este equipo, por decir alguna cosa, no ganará ni a las chapas. Ya se lo decía Iker al árbitro de portería: “Jesús, Jesús, que este año no ganamos ni un chupachús”.

Sinceramente yo estoy cansada, como aficionada al buen fútbol y como seguidora del Madrid. He de admitir que como “periodista” (aun me queda para ponerme el título) también. Me aburro viéndoles jugar, me aburro viéndoles fallar y me aburro escribiendo lo mal que han jugado. Una y otra vez el artículo es lo mismo. Que ustedes no corren y sin correr no se puede ganar. Que no se merecen el sueldo ni el apoyo de los “tontos” que los vemos. Y ojalá a media temporada pueda cambiar mi discurso y pueda escribir algo bueno de este equipo, me alegrará como aficionada al buen juego, al equipo y a la variedad en los artículos. Vamos, que no me dará pereza y sueño sentarme en el sofá. Ojalá pueda cambiar yo mi discurso y ustedes su fútbol. Ojalá. De momento, y en mi humilde opinión, creo y estoy segura de que los de Chamartín nos van a regalar cada semana otra taza de realidad: que este Madrid va muy mal.

Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuente de la imagen:
www.as.com

2 Comentarios

  1. Entre que los jugadores no tienen punteria y que jugando con un sistema 7-3 no se va a ninguna parte…
    ¿donde estan todos aquellos mediocres envidiosos que tanto se llenaban la boca diciendo cosas como : “los goles de Raul los meto hasta yo” o “Para dos cositas que hace Guti mejor que se largue”?
    Eso si, este año Casillas se lleva el Zamora de calle. Y por supuesto ¿que le ha ocurrido al inclito Eduardo Inda (director de Marca)? Hizo una campaña brutal de acoso y derribo a Pelegrini desde el primer dia exigiendo buen juego…y ahora se le cae la baba defendiendo a capa y espada el resultado. Para que queremos memoria historica si no queremos acordarnos de lo que deciamos ayer…

  2. perdona, pero “Glorioso” no hay más que uno y es el Atlético de Madrid. A cada uno sus apelativos. Ustedes “merengues” y “galácticos”, nosotros “colchoneros” y “sufridores”, pero “gloriosos”

Dejar respuesta