Una sociedad que genera más desechos que árboles planta

0
147

Cada año son más las toneladas de residuos que producimos, el 70% del total se generan en el entorno doméstico.

basura¿Qué pasa con toda la basura que producimos en casa? Ésta es una pregunta que nuestra sociedad no está acostumbrada a plantearse. Tiramos el envase del yogur, la servilleta usada o el brik de leche terminado a la basura y creemos que nuestra labor acaba cuando bajamos nuestra bolsa de basura al contenedor. Como si después esos residuos desaparecieran o dejaran de ser problema nuestro cuando en realidad es un problema que debería importarnos a todos.

Cada uno de los ciudadanos españoles genera 535 kg de residuos al año, en total aproximadamente 24 millones de toneladas. Y lo peor de todo esto es que el 70% de esta materia termina enterrada en lugar de ser reciclada.

Hace apenas unos días los madrileños pudieron constatar en primera persona los problemas que puede traer la basura mal tratada. Eso fue cuando los basureros de la ciudad decidieron empezar una huelga que llenó las calles de porquería e impregnó el ambiente con su aroma.

Las instalaciones y empresas que se encargan de la gestión de las basuras ofrecen datos contradictorios, que casualmente siempre son favorables a sus intereses. El negocio de la recogida de basuras mueve al año 4.500 millones de euros y si a esto añadimos la limpieza urbana, la cifra asciende a 5.250 millones de euros. Otro gran negocio dentro del sector es la incineración, donde de cara al 2020 se plantean doblar el número de incineradoras existentes, para poder quemar hasta ocho millones de toneladas.

Esto sería una buena opción si no fuera por lo contaminante que es esta práctica, ya que surgen productos tóxicos que contaminan aire, agua y suelo, siendo una de las fuentes principales de emisión de dioxinas, sustancias tóxicas, persistentes y bioacumulativas. Por cada tres toneladas de residuos incinerados se produce una tonelada de cenizas y escorias que se consideran residuos tóxicos y peligrosos, obligando a su almacenamiento en depósitos de seguridad. Por todo esto, se manifiestan las asociaciones ecologistas, un ejemplo es que el pasado mes de julio Ecologistas en Acción pidió al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León suspender la incineración de 200.000 toneladas de residuos. Estos grupos a favor del medio ambiente critican el despilfarro que a su entender supone la incineración de residuos.

A falta de soluciones más efectivas, tenemos las tres famosas R: reciclar, reutilizar y recuperar. Y a pesar de que no solucionan el problema, es una opción más que recomendable, no sólo por el poco trabajo que conlleva, sino también porque supone un ahorro de materias primas muy importante, ya que algunas de ésas solo se pueden obtener mediante procesos extractivos muy costosos y contaminantes.

La simple reutilización de elementos y objetos contribuye a la disminución de basura para ayudar a nuestro planeta y al mismo tiempo nos permite ahorrar energía reduciendo la contaminación.

El problema es que cada día se generan toneladas y toneladas de basura que mandamos a los más de 200 vertederos legales y los cientos de miles de basureros ilegales dispersos por toda la geografía española. ¿Por qué no pensamos en el mañana? ¿Queremos destruir nuestro entorno a base de kilos y kilos de basura? En definitiva, un debate sin una solución clara. Aunque deberían educar y concienciar a las nuevas generaciones en la importancia del reciclaje. Ya basta de despreocupación, solo poniendo un poco de interés de nuestra parte, podemos conseguir un resultado diferente.

Fotografía: María Candel Ramis De Ayreflor

Dejar respuesta