Una pica en Gales

1
223

La celebración, el pasado domingo, del primer derbi de la historia en la Premier League inglesa entre dos equipos locales, el Cardiff City y el Swansea City, y la consagración de Gareth Bale como icono mundial del balompié tras su multimillonario fichaje por el Real Madrid, han revitalizado el fútbol en el País de Gales. El deporte del esférico, rey en casi cualquier latitud del planeta, mejora su visibilidad al oeste de la isla de Gran Bretaña, un peculiar rincón de Europa donde la disciplina nacional se juega con una pelota ovalada.

La afición de Gales reunida en el estadio Millenium de Cardiff, sede de las selecciones de fútbol y rugby. Foto: visitwales.es
La afición de Gales reunida en el estadio Millenium de Cardiff, sede de las selecciones de fútbol y rugby. Foto: visitwales.es

Cardiff, capital de Gales, incorporó a su estructura urbana una solemne joya arquitectónica en el ocaso del siglo pasado. El estadio Millenium, finalizado en 1999, se convirtió en la casa del deporte del país británico. La pequeña nación edificó un recinto idóneo para la práctica tanto de rugby como de fútbol. Ryan Giggs, Craig Bellamy o el propio Gareth Bale han pisado su hierba. Mientras el combinado de fútbol fracasa una y otra vez en su intento de acceder a alguna fase final de Eurocopa o Mundial, el equipo de rugby conquista el continente y varios VI Naciones, derrotando a la poderosa Francia o a la denostada vecina Inglaterra.

Ian Rush, Mark Hughes o John Benjamin Toshack son figuras indiscutibles de distintas décadas que han vestido la elástica roja. Un ramillete jugoso de futbolistas importantes, con un amplio bagaje internacional y triunfos en clubes extranjeros, que no pudieron saborear gloria alguna con la selección celta. Gales no disputa un Mundial desde la edición de Suecia en 1958 y aún no ha alcanzado las rondas decisivas de ninguna Eurocopa. El fútbol galés trata de franquear la barrera que lo separa de la élite. Pero no es posible la comparación con el rugby. El nivel del dragón con la pelota en la mano se acerca al de las mejores del mundo; con ella en el pie asume su inferioridad histórica, también frente a Inglaterra, Escocia e incluso la minúscula Irlanda del Norte, sus compañeras en el Reino Unido.

Tanto el españolizado Swansea City, que ha disputado las últimas ediciones de la liga inglesa, como el recién llegado esta misma campaña Cardiff City, ponen de nuevo al país celta en el mapa del fútbol mundial. Despierta la afición galesa y vuelve a mirar hacia el deporte más popularizado. Mientras que los equipos escoceses siguen concurriendo en un campeonato propio, los vecinos del occidente británico optaron por sumarse al torneo inglés, modélico en la gestión de su imagen y la expansión por todo el orbe. Amén de la pareja de clubes que protagonizó el derbi, la llegada de Gareth Bale al Real Madrid en septiembre es el otro puntal sobre el que se asienta la nueva era del fútbol del dragón rojo.

Florentino Pérez saltó la banca y pagó alrededor de 100 millones de euros al Tottenham por el poderoso extremo de Cardiff. El veloz zurdo se convirtió en el nuevo galáctico del Madrid y su incorporación a la disciplina blanca, no exenta de dificultades e impedimentos, supone un salto cualitativo para el jugador de 24 años. En la capital de España aterrizó el mejor jugador del campeonato inglés en su última edición, un deportista con grandes capacidades que dispondrá de uno de los mejores escaparates para brillar. El equipo nacional edificará su futuro alrededor de la figura de Bale.

Gales redescubre el fútbol. El país del aroma bucólico, las praderas verdes y la decadencia fabril retoma el contacto entusiasta con el balompié. La más menuda de las naciones que componen el Reino Unido, un territorio poco poblado, sin grandes recursos y escasa vocación soberanista disfruta con sus equipos y jugadores. La esquina de rugby mayoritariamente rural abraza la esfera con bríos renovados. La reserva oval del hemisferio norte se mira en el espejo del deporte rey.

1 Comentario

  1. Gran artículo, ya hace un tiempo sigo al fútbol galés a nivel de selecciones (mayor y juveniles), a sus clubes en Premier League y creo que actualmente están en su punto más alto, o al menos cerca de eso, espero que puedan aprovecharlo y logren ingresar en la próxima Eurocopa o al Mundial 2018, soy optimista en cuanto a la clasificación a la Euro. ¡Saludos desde Uruguay!

Dejar respuesta