Una muñeca rota por la fama

1
390

Como la noticia ya está dada, y más que difundida, no hace falta repetirla. Pero para los que aún no estén muy enterados, Amy Winehouse, fue hallada muerta en su domicilio en el norte de Londres, el pasado 23 de julio. La autopsia según dicen, no aclara las causas de la muerte (en fin, yo también entiendo que no quieran hacerlo público) y que habría que esperar varias semanas para conseguir los resultados de más pruebas toxicológicas.

No entiendo cómo ha podido sorprender tantísimo una noticia que ya anticipó su doctor en 2008, cuando detectó a Amy un enfisema pulmonar por fumar crack, entre alguna que otras cosas. 

“Amy Winehouse deberá dejar las drogas, si quiere seguir viviendo”. Eso es lo que sugirieron los médicos que la trataron en el Centro de Londres, donde ingresó en dicho año 2008 tras sufrir una fuerte descompensación.

Sin embargo, a pesar de lo que digan muchos, Amy Winehouse, sufría. ¿Carencia de afecto, problemas amorosos, falta de autoestima…? Era adicta a todo, eso es cierto, pero ése era el reflejo de su sufrimiento, la forma de hacerlo patente, autodestruyéndose. Y es que parece que ella ya sabía que moriría joven, cuando en su famoso videoclip “Back to Black” simuló el entierro de su propio corazón.

A pesar de contar solo con dos álbumes, las letras de las canciones de ambos parecen (y lo hacen) destilar sentimientos verdaderos, dolor real, y autenticidad. Su evolución física lo confirma. 

Muchos la tacharon de excéntrica al oír su famoso ‘They tried to make me go to rehab, I said no, no, no. (Intentaron que fuera a rehabilitación, pero yo dije no, no, no)’

Pero lo cierto es que sí estuvo varias veces en rehabilitación, aunque finalmente fuera todo en vano. Quizá sus intentos por recuperarse no fueron suficientes, a pesar de la fuerza que la caracterizaba. Fuerza tanto para conseguir el éxito como para acabar con su vida.

Pero a mí me apena. He leído comentarios de gente tan ‘nosécómocalificarla’  tales como “se lo merecía”, “no me extraña que acabara así con ese apellido” “ella no quiso dejar las drogas”

Parece que me topo con gente a la que la vida le ha ido de maravilla y nunca se les ha presentado ningún problema.

Nunca he sentido demasiada empatía por la música de esta mujer, ni tampoco por ella, si bien tampoco me desagradaban sus temas. 

Es cierto que no llegué nunca a entender ciertos looks suyos, como ese kilométrico moño, esa larga y abundante raya negra encima de sus ojos, y sus continuas bailarinas rosas. Pero jamás la critiqué, porque entiendo que la forma de vestir de cada persona es un integrante más de la personalidad. 

Tras su muerte me he puesto a indagar, y tras varios días, escuchando todas sus canciones, leyendo todas las noticias, viendo muchas imágenes y pensando, a mí me da la sensación de que la Voz del Soul se ha apagado al igual que se va rompiendo una muñeca de trapo. Poco a poco. Apenas sin darnos cuenta, pero siendo testigos al mismo tiempo de cómo iba consumiéndose cada día un poco más. 

Y de pronto ‘Oh, Amy Winehouse ha muerto’ ‘La noticia del año’… no. No es algo que debiera sorprender tanto. Hemos sido testigos de su degradación, e incluso mientras ella bebía y desentonaba, en los escenarios de la que iba a ser su última gira, que por cierto, fue cancelada por algún alma caritativa que comprendió que no estaba en condiciones de actuar.

¿Es que alguien hasta ese momento había pensado en ella, en cómo estaba, para hacer frente a una gira? El público le reía las tonterías que hacía, y por desgracia, esas tonterías eran el producto resultante de una mujer muy enferma. Y cuando no le seguían el rollo, le abucheaban y le lanzaban cosas al escenario… 

Mientras tanto, la música sonando, y los que deberían haber hecho que el espectáculo terminase cuanto antes, seguramente estarían también partiéndose de risa, a la espera de ver qué más pasaba.

Pero el espectáculo se terminó. Seguramente los fans habrán comprendido que su actitud no era un chiste, o por lo menos estarán intentando comprenderlo. Las drogas son una adicción. Una forma de adicción. Como tal, una vez entras en ellas, salir es un milagro. Ella no lo consiguió.

Pero como de todo se obtiene beneficio, ya hay gente hablando de lo que hacía o dejaba de hacer, hasta el peluquero ha tenido que abrir la boca. Y por supuesto, se sacará aún más dinero, ahora que se sabe que habrá un disco póstumo de la cantante, porque según su discográfica “tenía temas inéditos grabados pendientes”

Mientras, otra estrella se suma al ya famoso ‘Club de los 27’: Como Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain, Amy Winehouse ha fallecido a la edad de los 27 años, y por uno de los motivos que son propios del club: las drogas y el suicidio.

Fuente de la imagen
http://www.lafrecuencia.com/2008/01/filman-winehouse-drogandose.php

1 Comentario

  1. echarle la culpa a las drogas demuetra la ignorancia del mundo popular.las drogas son “espiritus neutros”.su problema no eran las drogas sino probablemente su alrededor y la presion mediatica

Dejar respuesta