Una fiscalía francesa investiga la posibilidad de que Arafat fuese asesinado

0
66

Yasser Arafat en una fotografía del World Economic Forum.La ANP colabora con un equipo de investigadores franceses, suizos y rusos para analizar los restos del líder palestino y asegura que acudirá al Tribunal Penal Internacional si se demuestra que el líder palestino fue envenenado con polonio. Los resultados se publicarán en tres meses.

El proceso de investigación que trata de descubrir las causas de la muerte del mítico líder palestino Yasser Arafat ha comenzado. El cuerpo del antiguo dirigente palestino ha sido desenterrado para que un equipo de expertos suizos y franceses aclaren las causas de su muerte, considerando la posibilidad de que fuese envenenado. Los expertos publicarán los resultados en tres meses. Además de exhumar el cadáver, los investigadores franceses recuperarán ropa del difunto e interrogarán a las personas que trabajaron y estuvieron en contacto con Arafat entre el 1 de enero y el 28 de octubre de 2004, entre ellas sus médicos. Por otro lado, una delegación rusa supervisará la labor de los expertos.

Además, la Autoridad Palestina ha anunciado recientemente que iniciará un proceso legal contra Israel ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) en caso de que las pruebas forenses que se realizarán a los restos del expresidente demuestren que fue asesinado, según ha anunciado el director del comité de investigación palestino, Tawfiq Tirawi, quien también aseguraba poseer “pruebas e indicaciones” de su asesinato, incluyendo las supuestas declaraciones de líderes israelíes sobre la necesidad de deshacerse de Arafat.

La apertura de esta instrucción se produjo después de que su viuda, Suha Arafat, presentase una denuncia en Francia por la muerte de su marido, que tuvo lugar el 11 de noviembre de 2004 en el hospital militar francés de Percy de Clamart, próximo a París. Después de que el canal Al Jazeera atribuyese la muerte del antiguo dirigente de la ANP a un envenenamiento con Polonio 210, y tras un análisis realizado por el Instituto de Radiofísica del Hospital Universitario de Lausana (Suiza), encargado por la propia cadena catarí, la fiscalía de Nanterre abrió el pasado agosto una investigación judicial por asesinato. Con esta información, la Autoridad Nacional Palestina aceptó exhumar los restos de Arafat, tal y como había solicitado su viuda anteriormente.

Las hipótesis sobre el fallecimiento del emblemático líder han sido muy variadas, envolviendo todo el caso en un cerco de misterio, con teorías que van desde el envenenamiento (alimentario, por contacto físico o incluso a través de los oídos) hasta el sida, pasando por una cirrosis no vinculada al alcohol. En noviembre de 2010, uno de sus guardaespaldas, Imad Abu Zaki, que escoltó al líder palestino desde 1988 hasta su fallecimiento, afirmó en una entrevista que este murió envenenado, pero no por una sustancia letal colocada en su comida.

Tras varias semanas de agonía en Ramallah, cercado y arrinconado por el ejército israilí, el entonces primer ministro Ariel Sharón, le acusaba de haber alentado la segunda Intifada y lo declaraba “irrelevantente” como socio para la paz en 2001. El deterioro de la salud del dirigente palestino y las acusaciones en esta línea, agudizaron la situación y dio lugar a todo tipo de teorías conspiratorias sobre un envenenamiento, que se han visto reforzadas gracias al descubrimiento del polonio.

Dejar respuesta