Una crítica a la intolerancia sobre el escenario

0
153

“Hay mucha gente que cree que en el nombre de algo supremo cualquier cosa puede ser justificable”. Así explica Manuel Martinez, autor de la obra, el título de “EN EL NOMBRE DE ALÁ”,un texto en el que pretende proyectar cómo la intolerancia, bien política, religiosa o de cualquier otra índole puede acabar con todo lo que se ha construido a través de generaciones.
Con un reparto excepcional entre los que encontramos a Ruth Gabriel, Maria Isasi o José Linfante se presenta la obra más polémica de la temporada que permanecerá en el Teatro Amaya hasta el próximo 11 de Diciembre.

Nostradamus, la numerología y una profecía aun no interpretada. Ese es el punto de partida de una obra que, tras unas demostraciones impactantes, comienza adentrándote en “el poder de los números”, porque ¿acaso está nuestro destino marcado por ellos?

Desde un universo paralelo, Nostradamus nos muestra esa profecía. Cataluña se separa de España. La gente adinerada se marcha sin soportar la nueva situación y la creciente inmigración musulmana que sumirá a Cataluña en una decadencia. Finalmente se convierte en una República Islámica con la conquista musulmana y su deseo por recuperar Al-Andalus. Las guerras civiles acosan a la nueva Al-Cataluña durante más de 20 años hasta que España consigue derrotarlos y se ordena bajo la figura de un rey católico, todo ello marcado imperiosamente por el número 11 y en ocasiones por el mes de Septiembre. Es entonces donde comienza la historia.

Un grupo islámico de mujeres terroristas, no contentas con el nuevo orden y guiadas por motivos religiosos planean un atentado para matar al Rey y así poder restaurar su ansiada república. Ávidas de venganza y cegadas por la fe van a dar su vida en nombre de Alá, se van a convertir en mártires, pero se les ha olvidado que también se van a convertir en asesinas.

Debatidas entre su fe y los sentimientos, el odio y la filosofía, entre la razón y su razón un hecho inesperado cambia el curso de sus acontecimientos y les permite ir descubriendo a sus opuestos, sus pensamientos, sus sufrimientos, y cómo no es tan diferente del que ellas vivieron. Solo cambia el nombre del dios.

Las luchas ideológicas entre el Cristianismo y el Islam se hacen patentes durante toda la obra, la intransigencia entre nacionalismos, la intolerancia de unos con otros, en una dura crítica en la que se muestra que toda postura llevada al extremo es igual de dañina, que la radicalización destruye cualquier ápice de progreso y mejoría, que no se puede justificar la violencia bajo una interpretación caprichosa de ningún libro sagrado. Una reflexión en la que la polémica esta servida. No dejará indiferente a nadie.

Fuentes:
Dossier de prensa
Imágenes:
http://www.kissfm.es/es/subimos_el_telon/en-el-nombre-de-al%C3%A1
http://comunicaciontriadaeventos.blogspot.com/

1 Comentario

Dejar respuesta