Una comunión coral que hipnotiza

0
217

A pesar de coincidir con varios conciertos en la capital tan seductores como el de Vampire Weekend, la sala Neu! Club se llenó por completo antes de las nueve y media de la noche del viernes para recibir a una banda madrileña que está conquistando desde la honestidad a un público muy heterogéneo. Ese conjunto aún inexplorado es Hola a Todo el Mundo.

Desplegaron un escenario de solemnidad neo-hippie, engalanado con un aire más teatral que de habitual aspecto musical, ambientado con flores, minimalistas objetos, lámparas caseras, telas y banderas de identidad. Entre todo aquel despliegue decorativo quedaron desperdigados acordeones, castañuelas, violines, tambores o campanillas multicolores; aquellos protagonistas que poco después se maridaron con los tradicionales instrumentos de batería, bajos, guitarras y pianos eléctricos. Una unión perfecta que da lugar a canciones agraciadas, sosegadas y tranquilas composiciones repletas de matices infinitos de una profundidad virtuosa.

Con su productor Luca Petricca a los mandos del sonido, las suaves campanillas de “Choose your own adventure part I” dieron introducción a un nuevo concierto de Hola a Todo el Mundo en Madrid, en una majestuosa carta de presentación que dio paso a dulces voces indias y tambores cherokees. Aquellos que enraízan en un cromatismo musical de raíz americana y folk de aromas psicodélicos.

Voces de cuidada interpretación consienten una festividad que contagia a su público de forma relajada, en una camaradería que suena chocante para cualquier profano. Se suman toques countries que se empastan con armonías neo-psicodélicas omnipresentes en todo el repertorio que esta banda atesora en su primer disco homónimo, aquel que interpretaron durante una hora y media escasa la noche del viernes.

Temas como “Making your mum your best friend”, “Hatem prayer team” o la deliciosa “Amor fati” desfilaron con lentitud por aquella atmósfera intimista y desnuda, más algún tema nuevo que presentaron por sorpresa del que será su nuevo trabajo discográfico, que según comentaron los madrileños en directo se pondrán a grabar a partir del próximo mes de diciembre.

Y llegó el final. Arribó con su nuevo single “A moment between these two”, y con él la psicodelia más pura en manos de Hola a Todo el Mundo. No quisieron desaprovechar la ocasión para invitar a los asistentes a subir al escenario para compartir y tocar este excelente tema. La respuesta fue inmediata y se subieron más de uno y más de dos en una gran comuna hippie. Lejos de resultar un desaliñado griterío, funcionó la conexión en el escenario y entre el graderío, en el que se encontraban artistas invitados como La Bien Querida, para dar lugar a una comunión coral muy espiritual que hipnotiza sin quererlo.

Un concierto que se mostró tímido, glacial y distante fuera de los multitudinarios festivales en los que han estado presentes este verano por toda la geografía nacional, y más aún del sonido que adorna su álbum debut. No obstante, hay que tener en cuenta que Hola a Todo el Mundo, una banda multi-instrumentista que rezuma calidad sonora a raudales, despacha aires musicales muy relajados de origen celta indoeuropeo. Son de esos grupos que hay que ver desde el sosiego, sin esperar grandilocuencias ni estridencias pop, y mucho menos rock.

Crónica y fotografías: Óliver Yuste.

Compartir
Artículo anteriorA las puertas de la carrera más emocionante
Artículo siguienteEl Monstruo del Armario (II)

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta