Un periodista es condenado por destapar los escándalos del gobierno

0
167

Un tribunal de Níger condenó el pasado enero a un periodista a tres meses de cárcel por publicar una presunta información falsa sobre un trato de negocio entre una empresa china y la nación de África occidental.
Soussada Ben Ali, redactor de L’Action, un periódico independiente semanal, fue detenido después de que el 13 de enero publicara un artículo en el que acusó el Ministerio de Finanzas de irregularidades en la concesión de un contrato valorado en más de 800 millones de francos CFA (1.56 millones de dólares) a una firma china.

El ministerio negó las alegaciones sobre su trato con SMI, una empresa china pública que suministra bienes y elementos médicos, y pidió para Ben Ali una condena de seis meses de cárcel.

“Esto es una decisión lamentable y vamos a apelar contra ello”, dijo Mani Yahouza, el abogado del periodista. “En este caso, no había ninguna perturbación de orden público, y por ello no es justo hablar de la extensión de la información falsa”, recalcó. El hecho es que Níger, uno de los países líderes mundiales más pobres, mantiene lazos muy estrechos con China.

La Empresa pública Nacional de China De petróleo ha firmado un contrato de 5 mil millones de dólares para producir petróleo crudo en Níger y construirá una refinería y una tubería de 2,000 kilómetros de exportación.

Los grupos de derechos humanos en Níger han criticado el pacto entre el gobierno y la empresa petrolífera diciendo que es muy confusa la forma en que se gastará el dinero cedido, incluyendo los 127 mil millones de francos CFA (248 millones de dólares).

El gobierno de Níger, sumamente sensible a los comentarios de la prensa, decidió atajar el problema con la censura y la libertad de expresión en el país.

Antes, un reportero para la Radio Francia Internacional (RFI) fue liberado en octubre del año pasado después de cumplir más de un año en la cárcel. El reporterol fue acusado de colaboración con los rebeldes Tuareg-conducidos que luchan por la autonomía mayor en Níger del norte. RFI dijo que su reportero local simplemente hacía su trabajo.

Es indignante comprobar que, aunque la historia debería ser eso, historia, en muchos lugares del planeta todavía siguen vigentes sistemas propios de la Edad Media, de los gobiernos absolutistas o de los grandes manipuladores de la prensa. Todavía existen muchos lugares en el mundo donde la censura y la falta de libertad de expresión brillan por su ausencia.

Personajes como el dictador Cromwell, o el Cardenal Richelieu, parecen haber legado sus “preciados” ideales, puestos en práctica todavía en el siglo XXI.

Nosotros debemos sentirnos avergonzados por la falta de respeto y de cumplimiento hacia los Derechos Fundamentales de los Ciudadanos y por consentir que, a día de hoy, nuestro trabajo, informar, sea considerado un delito sancionable con meses de cárcel.

Fuente del texto:
Agencia Reuters
Fuentes de las imágenes:
www.google.es

Dejar respuesta