Un paso más cerca del diagnóstico de trastornos neuronales en fetos

0
219

El grupo de investigadores de la Wayne State University (Detroit) ha registrado por primera vez el desarrollo de la actividad cerebral del feto en el útero. La directora del grupo, Moriah Thomason, y su equipo demostraron que se puede medir el desarrollo de la función del bebé a través de una resonancia magnética funcional. El estudio, que fue publicado en la revista Science Translational Medicine, podría ayudar a detectar trastornos neurológicos como el autismo.

Fuente GoogleUn equipo de investigadores estadounidenses ha logrado registrar por primera vez el desarrollo de la actividad cerebral del feto en el útero. Moriah Thomason y su equipo, de la Wayne State University, en Detroit, ha conseguido demostrar que se puede medir el desarrollo de la función cerebral que tiene lugar durante los meses de gestación del bebé a través de una técnica conocida como imagen por resonancia magnética funcional (IRMf) que permite visualizar en tiempo real los signos de comunicación entre las diferentes partes del cerebro del feto. Según explicó la responsable de la investigación, este método supera las limitaciones en el análisis de la actividad cerebral por medio de fotografías.

El estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, podría servir en un futuro para la detección de trastornos neurológicos como el autismo, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o la dislexia, que se cree que surgen a partir de una interrupción en la comunicación del sistema del cerebro. Thomason ha declarado que esta herramienta será más útil para diagnosticar trastornos que para predecir si un niño es más inteligente que otro: “Lo que estamos presentando ahora es una nueva herramienta y ahora queda en manos de la comunidad científica utilizarla para investigaciones subsiguientes”.

Hasta el momento, el equipo de especialistas ha observado a 110 mujeres embarazadas entre las 24 y 38 semanas. No obstante, siguen reclutando pacientes para profundizar en su estudio.”La mayoría de los fetos que hemos escaneado son sanos y les hemos hecho un seguimiento después de nacer”, señaló la experta. “El objetivo es relacionar los progresos una vez nacidos con los que observamos en el útero”.

El estudio también puso de manifiesto que las áreas del cerebro que están en la misma zona pero en lados opuestos tenían conexiones más fuertes cuando la distancia entre ellos era menor. En la medida en que transcurre el desarrollo cerebral, las conexiones del cerebro viajan distancias más largas. La investigación determinó además que las conexiones cerebrales en los fetos cubren primero distancias cortas.

Aunque todavía queda mucho trabajo por delante para poder comparar enfermedades o desarrollos anormales con desarrollos, tal y como explicó Thomason, el siguiente paso aspira a definir mejor cómo se forma la red neuronal en el cerebro.

 

Imagen: Google

Dejar respuesta