Un paseo de cantautor. Entrevista en profundidad con Marwan (Parte I)

0
514

“Dicen por ahí que la felicidad depende de la capacidad que uno tiene de controlar su vida y yo estoy feliz así, yo controlo mi obra, controlo mi carrera y si de repente firmase con una discográfica, en cierto modo, o me ofrecen algo muy claro y que me siga dando libertad o no firmaría porque dejaría de controlar lo mío, y es que eso es una fuente de ansiedad. (…) Lo que es mi disco, es lo que yo he querido”

Junto al metro de Campamento, perteneciente al madrileño barrio de Aluche, los minutos pasan deprisa esperando a Marwan, una de las grandes promesas de la actual música de autor de Madrid, que bajo la compañía de sus letras y su guitarra, inunda el ambiente de bares y salas invitando a comprender, a enamorarse y a reaccionar ante el mundo que vivimos. Como él dice, canta sobre aquello que le emociona y le hace llevar el mensaje un poco más allá, un mensaje que cada vez más gente escucha en esos bares, pero que durante la realización de esta entrevista, tuvo que luchar frente al ruido de los andenes, anuncios de próximas paradas y pasos de vagones dentro del metro de Madrid mientras llegaba a su próximo compromiso.

Y es que, las prisas son iguales para todos, y las citas imprevistas ante la promoción de nuevos conciertos no saben esperar, aprietan y hay que acudir a ellas. Mejor una entrevista curiosa y con giros bruscos que dejar pasar la oportunidad de escuchar opiniones tan interesantes como las de Marwan y, por que no, dar un poco más a conocer una música que alguna vez todos deberíamos llegar a escuchar.

Pregunta: Teniendo en cuenta cómo está la situación en la industria de la música hay quien ve la autoedición como un acierto y otros como algo completamente arriesgado, e incluso, como una especie de suicidio profesional. En tu caso, la postura está clara: has apostado por la autoedición y ya van tres discos. ¿Crees que tu carrera, tu música y tus discos presentan rasgos definitorios y diferentes al no depender de una discográfica?
Respuesta: Por ejemplo, de cara al público, yo creo que todo artista que se autoedita tiene un cierto sello de autenticidad, un… no sé, un halo de ser más auténtico, que en general, los que trabajan con multinacionales no lo tienen porque, principalmente los que estamos de un modo independiente, pues es “yo me lo guiso, yo me lo como”, entonces la gente lo ve. No hay trampa ni cartón, sino que es todo muy autentico, es todo lo que uno ha podido conseguir con su esfuerzo y no le han regalado nada. Yo creo que eso si le da un punto de autenticidad a lo que hace uno.

P.: Entonces, ¿con qué ventajas e inconvenientes te has encontrado al seguir esta línea? Porque en tus conciertos sí que pides que no se descarguen tu música, pues su grabación y edición sale de tu bolsillo.
R.: Bueno, primero decir que para mí la autoedición primero fue una solución porque no tenía otro medio para publicar, pero ahora en cierto modo me parece un poco una bendición porque tengo muchos amigos que han sacado disco con una discográfica, y la discográfica o apuesta fuerte por ti o no sirve absolutamente para nada porque se queda tu carrera bastante paralizada; con lo cual en ese sentido, mucho mejor la autoedición.

Lo que es mi disco, es lo que yo he querido. Hemos intervenido mi productor y yo, mi productor es amigo mío y los dos queríamos lo mismo, o sea que nadie ha toqueteado nada

P.: ¿Cuáles serían las condiciones que tendría que presentar una discográfica para que le confiaras tu música? Te lo preguntamos ya que no sería ni la primera ni la última vez que una discográfica o un productor intentan cambiar a un cantante.
R.: Hombre, pues para empezar, honestidad, y eso es difícil hoy en día porque yo entiendo que el tema de las multinacionales es un negocio, lo que quieren son resultados, como es normal, entonces a veces te prometen ciertas cosas que luego no se cumplen. Yo lo primero que exigiría sería un contrato donde apareciese lo que me ofrecen detalladito, y eso también es algo muy difícil de conseguir porque te dicen “más o menos tiraremos por aquí”, pero luego nunca se sabe. Me tendrían que ofrecer muchísima promoción y todo detallado dentro de un contrato para que eso se pudiera cumplir; y luego, a partir de ahí, si va mejor, mayores inversiones. Pero es que en general, yo soy feliz siendo libre.

Dicen por ahí que la felicidad depende de la capacidad que uno tiene de controlar su vida y yo estoy feliz así, yo controlo mi obra, controlo mi carrera y si de repente firmase con una discográfica, en cierto modo, o me ofrecen algo muy claro y que me siga dando libertad o no firmaría porque dejaría de controlar lo mío, y es que eso es una fuente de ansiedad. Así de claro, te lo digo porque tengo muchos amigos que están en esa situación. A Luís le pasó -refiriéndose a Luis Ramiro, amigo y compañero cantautor- y lo pasó fatal. Te digo Luis y te podría decir muchos más nombres del circuito que les ha pasado. Pero bueno, el caso de Luís es muy cercano porque más o menos vamos a  la par en cuanto a movimiento y en su momento se vio frenado.

P.: Como cantautor y Licenciado en Educación Física, ¿crees que hoy en día un cantante que empieza puede vivir exclusivamente de su música?
R.: Yo vivo de la música -afirma con una gran sonrisa de satisfacción-, a mi no me parece tan complicado, pero realmente es complicadísimo. No me parece porque lo estoy consiguiendo y más o menos bien, voy viendo por dónde tirar, por dónde es mejor para mí, voy tomando mis decisiones y no me parece muy complicado; lo que si, es que a veces el esfuerzo es muy grande porque sin tener apoyo de nadie, conseguir lo que hemos conseguido ha sido duro. Yo llevo ocho años tocando por Madrid, han hecho falta ocho años llenando salas para que esté viviendo de esto bien.

Sí, es difícil, pero a la vez, como a mí me gusta tanto, le hecho todas las horas que haga falta y da igual. Pero sí, la verdad es que es muy difícil.

P.: Parece que le has puesto rumbo sin frenos a tu carrera y prueba de ello fue el último concierto junto a Luís Ramiro, otro buen cantautor donde los haya, en el Teatro Joy Eslava de Madrid, una sala que queda muy lejos de aquellas en las que tocas habitualmente como el Libertad 8 o Galileo Galilei; y no lo decimos por la calidad o el ambiente, sino por el espectacular aforo que llenásteis: novecientas personas dispuestas a escuchar vuestra música.  Este concierto ¿lo afrontaste como una oportunidad para impulsar tu carrera o más bien como un reto difícil pero con el que disfrutar? Conseguir reunir a novecientas personas ya es una señal de que algo grande ocurre.
R.: Las dos cosas, para Luís y para mi fue un disfrute. Conseguir reunir a novecientas personas fue brutal. Tocar delante de tanta gente cada uno con su banda, luego los dos juntos porque fue un concierto muy compartido, fue muy especial tocar en un recinto tan mítico ¿no? Pero también lo hicimos en cierto modo como un impulso, para dar un golpe en la mesa. No para demostrar nada a nadie, pero queremos que nuestro nombre vaya creciendo, hemos ido pasito a pasito, cada vez un poquito más y después de lo que hemos ido consiguiendo en los últimos tiempos, que ya hemos llenado Galileo muchas veces, pues nos apetecía pasar a un sitio más grande.

P.: Esta claro que tocar en salas como esta es algo especial, ¿pero qué sientes y que ventajas encuentras al tocar en salas más pequeñas o en cafés-teatro como los que hemos nombrado anteriormente?
R.: Tolo lo que sea un pequeño recinto hace que aumente la complicidad con el público, que sea algo más íntimo, más cercano con el público. Pero yo tengo un reto, es algo que dijo una vez Ismael Serrano y yo lo he conseguido unas cuantas veces, o por lo menos he tenido la suerte de que pasara. Yo creo que el reto es conseguir que en los grandes recintos se pueda llegar a crear la complicidad que se crea en un garito como el Libertad 8 de cien personas. Por ejemplo, esto me pasó una vez en las fiestas de El Escorial, que había dos mil personas, y empecé hablando poco para ir metiendo a la gente en las canciones, y cuando ya vi que la gente estaba atenta me puse a hablar, con mis monólogos y con mis cosas y con las presentaciones de mis canciones características que igual te hago en el Libertad 8, y funcionó. Igual me ha pasado en otros sitios, incluso en las fiestas de Aluche al aire libre -barrio donde nació Marwan y donde todavía reside-.

Yo creo que el reto es ese, conseguir, siempre que se pueda, un ambiente íntimo aunque sea un recinto brutal. Pero bueno, todavía no he tocado en ningún recinto brutal, ¿eh? Poco a poco -y sus risas dan paso a la siguiente pregunta-.

P.: En los últimos tiempos has realizado un amplio número de conciertos, tanto en la capital como en otras ciudades de España y del extranjero ¿Cómo lo definirías desde el punto de vista profesional y personal?
R.: A nivel personal ha sido un poco caótico emocionalmente, pero bien. Ha sido un año de mucho aprendizaje personal. Y musicalmente la verdad que muy sorprendido porque en todas las ciudades a las que vamos, sobre todo desde Madrid hacia el sur, se están llenando los conciertos. De Madrid hacia el norte un poco menos, Barcelona va muy, muy bien, pero bueno, Salamanca, Valladolid van más poco a poco; pero de Madrid hacia el sur increíble, en Las Palmas mejor que en ningún lado. Esta yendo muy bien la cosa con casi tanto público como en Madrid en algunos sitios.

P.: Nos gustaría repasar contigo alguno de los acontecimientos importantes. Para empezar este repaso, hemos escogido el que quizás guardes con más cariño: la celebración de un concierto en la sala Galileo Galilei al haberse cumplido diez años desde que tocaste allí por primera vez. Háblanos de esa experiencia.
R.: Estaba muy contento ese día porque busqué que coincidiera y la verdad que fue muy bonito. Además, hacia cinco años que había sacado el disco Los hijos de las piedras justamente ese día, así que coincidió ahí prácticamente todo. Era el quinto aniversario de Los hijos de las piedras y el décimo de mi primera actuación y la verdad que salió muy bonito el concierto, y yo estaba muy emocionado por pensar que llevaba diez años tocando. Es que me acuerdo del primer concierto y me parece que fue ayer, como quien dice, pero la verdad es que he tocado mucho desde entonces, han pasado muchas cosas.

P.: Fuiste invitado a participar en un concierto a modo de homenaje a Pablo Guerrero, de nuevo en la sala Galileo Galilei de Madrid; pero en este no sólo tocabas tú, sino que te rodeaban grandes de la música como Ismael Serrano, Pedro Guerra, Javier Bergia, Lucas, Moncho Otero, Rafa Mora o Esmeralda Grao entre muchos otros. Suponemos que ésta invitación fue un honor para ti, pero seguramente amplificado por el hecho de poder cantar junto a uno de tus referentes musicales como lo es Ismael Serrano ¿Qué sentiste es esta situación?
R.: Con Ismael, por suerte, habíamos cantado juntos por primera vez el 3 de enero del 2009 en Galileo y eso sí que fue apoteósico. Volver a compartir escenario con él la verdad que es un placer. Además, Ismael y yo nos llevamos muy bien y me encanta verle porque, por los calendarios que tenemos uno y otro, vamos cada uno para un lado y fue muy bonito.

Y también poder cantar para Pablo Guerrero, que estaba presente en la sala, que es un referente para todos los que estábamos allí. Yo he leído, sobretodo más que escuchar su música que también la he escuchado, he leído su poesía y me encanta. Poder estar ahí con él y hacerle un homenaje fue muy bonito.

P.: Pero también ha colaborado en tu último disco Trapecista, cantando una bella canción llamada “El próximo verano”, que de cierta manera recuerda al estilo y canciones de este cantautor. ¿Enriqueces tu música de forma consciente con las creaciones de tus referentes y con las de aquellos con los que colaboras?
R.: Por eso elegí que fuese esa canción la que interpretase Ismael, porque era la más parecida de sonido y de melodía, porque yo antes era igual que Ismael Serrano hace unos años, ahora ya, creo que no me parezco tanto y no es que me importe, es simplemente que me va saliendo así la música. Pero vamos, la elegí precisamente por eso.

Por su puesto que me enriquezco, claro. Por ejemplo, ahora saco la reedición de Trapecista y en una de las canciones canto con Luis Ramiro. Voy a sacar el disco tal cual más unas rarezas, unas “caras b” y una la hago con Luis Ramiro, no voy a decir ni qué canción es, pero de repente Luis le da un toque brutal y me encanta; un toque que yo no puedo darle con mi voz porque es su voz, su forma de cantar y su forma de sentir la canción.

P.: Volviendo de nuevo a tus viajes y conciertos, no solo viajaste dentro del territorio nacional, pues tu carrera te a llevado ha realizar una gira por Uruguay, Chile y Argentina. ¿Cómo surgió esta oportunidad de cruzar el charco?
R.: Es que en Argentina habíamos estado hace dos años ya. Surgió porque un manager de allá -realmente parece haber interiorizado en ambiente y las expresiones de Bueno Aires- quería hacer un ciclo con cantautores españoles y contactó hace cinco o seis años con muchos de nosotros, pero al final sólo mantuve yo el contacto con él. Seguíamos hablando y el siempre me decía que fuese para allí a cantar, que me iba a ir muy bien. Al final me decidí, me fui hace dos años y fue muy bien. En el 2009 volvimos y fue mejor todavía. La verdad es que en algunas ciudades de Argentina llenábamos teatros y cosas así porque sienten muchísimo todo el arte pero, concretamente, el rock argentino y la canción de autor española, yo creo que tiene verdadera devoción por esos géneros; y claro, nosotros aunque seamos desconocidos en cierto modo, nos iba muy bien.

P.: Imaginamos que guardas un buen recuerdo de Argentina y de su capital, Buenos Aires, pues fue la ciudad escogida para grabar el videoclip de tu primer single de Trapecista, me refiero a la canción “Mi paracaídas”. Para ello te pusiste bajo las órdenes del director Juan Pablo Martínez, artífice de películas como El hombre que corría tras el viento, protagonizada por Ismael Serrano. ¿Cómo fue la experiencia de grabar el videoclip en Argentina y bajo la batuta de un profesional como Juan Pablo?
R.: Fui yo el que le busqué. Le había conocido en una comida, me lo presentó Ismael Serrano cuando estaban preparando la banda sonora de la película que protagoniza Ismael, vi trozos del trailer de la película y me gustó mucho la sensibilidad que tenía Juan Pablo para las imágenes, para la interpretación y lo llamé. Inmediatamente aceptó y una maravilla. Fue una experiencia el ponerme delante de una cámara y tener que interpretar, porque yo hago de actor, no canto en todo el video, y la verdad que a mí me gustó mucho. Lo saco ahora, he tardado pero bueno, está bien hecho.

Marwan – “Mi paracaídas”
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=JAkE9caPsLk[/youtube]

P.: También los argentinos pudieron disfrutar de la edición de Trapecista por el sello Capear Records, el mismo disco que editó en España Relocos Records y que incluía nuevas canciones y versiones tan atrevidas como un “Meninos da rua” en catalán o “Ángeles” en forma instrumental. ¿Te gusta arriesgar renovando tus canciones y cantando en otros idiomas?, porque ya existe una versión de “Meninos” en la que cantas su última estrofa en portugués.
R.: Esto surge por un cantautor catalán que tradujo la canción al catalán y quedó muy bien, me gustó mucho cómo quedo y la cantamos un par de veces, y en Barcelona siempre que la cantamos a sido muy bien acogida, por eso decidí grabarla como un regalo o como una rareza y también, porque es posible que la puedan poner en la radio en Cataluña. Yo mi arte lo hago en castellano, pero de repente ahí surgió esto, me gustaba como quedaba porque me parece que no pierde la naturaleza de la canción, y la grabé así. Yo creo que ha quedado bien.

+ Info Marwan:
Página web oficial.
MySpace.
Blog oficial.

+ Info Gira Marwan 2011:
12 de febrero – Sala La Estación – Sevilla.
13 de febrero – Sala La Estación – Sevilla.
18 de febrero – Sala Galileo Galilei (Ciclo Madrid Presenta) – Madrid.
19 de febrero – Teatro Amaia – Irún, Guipúzcoa.
25 de febrero – Mira Teatro – Pozuelo de Alarcón, Madrid.
27 de febrero – Els Jardins de la Mercé – Girona.
03 de marzo – Sala La Botica – Málaga.
10 de marzo – Pub Sonar – Santiago de Compostela.
13 de marzo – Sala Luz de Gas (Festival Barnasants) – Barcelona.
17 de marzo – Café España – Valladolid.
26 de marzo – Café de las Artes – Santander.

Fotografías: Página oficial Marwan.

Dejar respuesta